COMENTARIOS

El mal uso de la fecundación in vitro

Fucsia.co

El mal uso de la fecundación in vitro Foto: Ingimage

El caso de una alemana de 65 años que dio a luz a finales de mayo a cuatrillizos, abrió de nuevo el debate sobre el uso abusivo de la fecundación in vitro. El retraso cada vez mayor de las mujeres para formar una familia podría ser un factor para los embarazos tardíos que ponen en riesgo a madres e hijos.

El caso de una alemana de 65 años, madre de 13 hijos y que dio a luz a finales de mayo a cuatrillizos, preocupa a los especialistas de la fertilidad, que alertan de una utilización abusiva de las técnicas de fecundación in vitro.

Annegret Raunigk dio a luz en Berlín a tres niños y una niña prematuros, que pesaron solo entre 665 y 960 gramos, después de que la madre se hiciera una fecundación in vitro de dos donantes anónimos en Ucrania.

"El problema principal, independientemente de la edad de la madre, es la transferencia de múltiples embriones", indicó el doctor Adam Balen en Lisboa durante una conferencia de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología.

Lee el artículo: 'Fecundación in vitro, mitos y realidades'

Entre los múltiples riesgos se encuentran los nacimientos prematuros, el bajo peso del bebé o los retrasos cognitivos.

Desde hace algunos años, varios países intentan reducir el número de embarazos múltiples. Es el caso de Reino Unido, Estados Unidos o Francia, donde la Agencia de la Biomedicina ha establecido ciertas recomendaciones.


¿Demasiado mayores?


Los especialistas hablan a menudo de una edad límite para la reproducción asistida, que podría situarse en torno a los 50 años, cerca de la media de edad de la menopausia, relanzando el debate sobre los embarazos tardíos.

Según el doctor Balen, esta limitación es necesaria desde un punto de vista médico, pero desde una perspectiva ética "se podría considerar que una mujer de 65 años tiene aún 20 años por delante y puede ver crecer a sus hijos hasta la edad adulta".

Lee el artículo 'Maternidad aplazada'

Janeth*, es profesional con varias maestría y retrasó por algunos años tener bebés. Cuando se decidió tuvo problemas para quedar de nuevo en embarazo y acudió a una técnicas de fecundación in vitro, ¿el resultado? Un embarazo de trillizos.


foto: Ingimage

No me arrepiento para nada. Ellos son mis hijos y los amo, pero es cierto que mi situación cambió por completo. Debí contratar a alguien para que me ayudara y por un tiempo largo dejé de trabajar. Quizás esperé mucho, pero la mujer debería poder decidir cuándo y cómo quiere tener hijos. La ciencia debería probar mejor sus métodos”, cuenta Janeth a Fucsia.co

"Uno de los problemas de los países desarrollados es que las mujeres retrasan el momento de formar una familia, siendo cada vez más mayores y menos fértiles", analiza el facultativo, que critica severamente a los médicos que abusan de esta práctica.


La fertilidad en Colombia


Según la Organización Mundial de la Salud, alrededor del 15% de las parejas en edad de concebir consulta al médico por infertilidad. Estos casos se presentan después de haber intentado tener un hijo durante dos años sin ningún resultado.

Según Profamilia “cada caso de infertilidad es singular por sus causas, consecuencias y resultado, cada pareja o persona requiere un tratamiento específico de acuerdo con su historia clínica y sus antecedentes personales, familiares y de pareja”.

Lee el artículo 'El baby boom in vitro'


Esta organización prevé tres tipos de tratamientos que pueden ser médicos, quirúrgicos o asistidos. El primero, por ejemplo, corrige desórdenes hormonales; las segundas son para corregir una situación predeterminada del paciente, como ligaduras de trompas, quistes ováricos o miomas, y la tercera son técnicas de reproducción asistida que pueden ser*:

Inseminación artificial: “Por lo general, este procedimiento se practica en pacientes con baja movilidad espermática. El objetivo de esta técnica, es depositar dentro de la cavidad uterina de la mujer, una cantidad de espermatozoides seleccionados, para lograr una  fecundación de forma natural en las trompas uterinaa”.


foto: Ingimage

Fertilización In Vitro convencional: Consiste en hacer que el óvulo y el espermatozoide de una pareja se unan fuera del cuerpo de la mujer, en condiciones ideales de laboratorio que permiten un óptimo seguimiento del proceso. Este procedimiento de reproducción asistida se realiza desde 1978 y es uno de los más reconocidos a nivel mundial.

Fertilización In Vitro con Microinyección (ICSI): ICSI significa inyección intracitoplasmática de un espermatozoide, es decir, introducir directamente un espermatozoide dentro de un óvulo. En sus inicios esta técnica fue implementada para parejas con alteraciones masculinas severas, pero con el tiempo se amplió su uso, para casos con ciclos previos de fertilización in Vitro convencional con falla de fecundación o casos en los que el hombre no produce espermatozoides pero que con una biopsia testicular o aspiración del epidídimo se puedan obtener.

*Fuente: Profamilia

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.