COMENTARIOS

10 Preguntas que nos da pena hacerle al ginecólogo resueltas

Revista Fucsia

10 Preguntas que nos da pena hacerle al ginecólogo resueltas Foto: IStock

Aunque es la persona idónea para resolver nuestras dudas, no podemos negar que nos da vergüenza preguntarle ciertas cosas al ginecologo. Hasta ahora.

Todas hemos estado ahí. Sabemos que el o la ginecóloga sabe más sobre nuestro cuerpo que nadie, conoce nuestros secretos, sabe cuándo mentimos. Y, sin embargo, nos da pena hacerle preguntas que son completamente normales. Estas son las más comunes

1. ¿Mi vagina huele mal?

A menos que exista alguna condición médica, ninguna vagina debería oler mal. Es normal que huela, y este olor varía de acuerdo con el ciclo menstrual y la dieta. Señales de alerta: si algún mal olor viene acompañado de exceso de flujo, picazón o dolor al momento de tener relaciones sexuales.

2. ¿Cuánto flujo es normal?

Las mujeres producen unos 5 mililitros de flujo en 24 horas, pero esta cantidad puede variar de acuerdo con el ciclo de ovulación y el método de planificación. Las vaginas son húmedas por naturaleza y el flujo es normal, pero es clave prestar atención si cambia de color, si de repente aumenta la cantidad o si viene acompañado de picazón o dolor.

3. ¿Realmente es malo afeitarse?

Aunque los expertos coinciden en que es un factor de riesgo, depende de cada mujer. Aquellas con una dermis delicada deberían mantenerse alejadas de métodos extremos como la depilación con cera, las cuchillas de afeitar o las depiladoras eléctricas, a riesgo de que las heridas favorezcan el ingreso de infecciones o ETS al sistema, o que los vellos se entierren: una causa común de las bolas vaginales.

4. ¿Es normal lubricar poco (o en exceso) durante el sexo?

Sí. De nuevo, no todos los cuerpos son iguales, y así como algunas mujeres pueden sentirse avergonzadas porque lubrican en exceso, otras deben recurrir a la ayuda de lubricantes químicos como coadyuvante sexual. Tanto los cambios hormonales como los medicamentos, la edad o incluso el estrés pueden causar modificaciones en los niveles de lubricación.

5. ¿Es verdad que las mujeres podemos eyacular?

Sí. No es un mito. Aunque es poca la información científica que existe, los especialistas coinciden en que todas las mujeres están físicamente capacitadas para hacerlo. Sin embargo, no está aún confirmado el vínculo entre el punto G y la eyaculación femenina; un bajo porcentaje de mujeres afirma haberlo hecho alguna vez en su vida y, lamentablemente, no existe todavía un manual.

6. ¿Qué pasaría con mi vida sexual durante un embarazo?

Continúa. Mujeres que tengan un embarazo normal pueden tener relaciones sexuales incluso hasta que rompen fuente. Hay, eso sí, circunstancias que obligan a modificar las rutinas sexuales, pero la recomendación dependerá de cada ginecólogo. De todas formas, es clave saber que normalmente los bebés no sufren ningún daño: cuentan con suficiente protección del útero y del saco amniótico.

7. Tengo una bola, ¿qué debo hacer?

Muchos factores pueden causar una bola en la vagina: un pelo enterrado, una forunculosis, una inflamación en las glándulas de Bartolino o, en otros casos, una ETS. La recomendación es que si aparece alguna irregularidad en la zona, y esta continúa creciendo, cambia de forma o apariencia o genera dolor e incomodidad excesivas, se debe visitar de inmediato al ginecólogo.

8. Nunca he tenido un orgasmo, ¿es natural?

No. A menos que exista una condición médica o física que lo impida; en este caso la persona deberá recurrir a la ayuda de un experto. La masturbación, el uso de juguetes sexuales, la terapia psicológica o con un sexólogo, o hablar con honestidad con la pareja pueden ser determinantes para que esto no suceda.

9. Me duele cuando tengo relaciones sexuales, ¿es normal?

No. Si alguna mujer siente demasiado dolor o incomodidad durante sus relaciones sexuales, es posible que sufra de alguna alteración: falta de lubricación, miedo, falta de excitación o incluso alguna condición médica. Si es recurrente, y preocupante, una visita al ginecólogo podrá resolver este inconveniente.

10. Doctor, ¿podemos hablar de sexo anal?

Todas las mujeres deberían estar en capacidad de hablar directamente con su ginecólogo sobre su vida sexual, incluso si esta conversación no gira alrededor de la vagina.

* Asesoría de la médico familiar Diana Sánchez y del ginecólogo Néstor Ariza.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.