COMENTARIOS

Filosofías de distintas culturas para ser feliz

Fucsia.co

Filosofías de distintas culturas para ser feliz Foto vía Getty

Recurrimos a otros países para aprender cómo hacer nuestras vidas más bellas y simples.

Si algo tenemos todas en común es la búsqueda de la felicidad. Existen incontables movimientos y filosofías que prometen conseguir la ansiada felicidad. Los has visto en las redes sociales, libros y tendencias de decoración, pero ¿sabes realmente qué hay detrás de ellas? 

Estos son las formas de vida que persiguen el bienestar más populares a nivel mundial.

Hygge

Hygge, la filosofía de vida de los daneses, es el arte de disfrutar de los placeres simples y la calma, es acurrucarse en mantas tejidas a mano, encender velas con aroma a pino, comer avena y beber chocolate caliente.

Aunque para nosotras sea un estilo de vida completamente nuevo, la sabiduría danesa lleva rigiendo de generación en generación: pasar el tiempo con amigos y familiares, tomando café con pastel o cerveza, relajarse, sonreír y todo lo demás que sea bueno para el alma. Es decir, el Hygge tiene que ver con ser buena contigo misma: consentirte, pasar un rato agradable, sin castigarte o negarte nada.

Aunque es algo muy difícil de describir por ser tan abstracto y aunque la palabra no pueda ser traducida a ningún otro idioma, lo cierto es que cada vez son más los que empiezan a resonar con esta filosofía.

Lagom

Esta filosofía sueca acerca de cómo enfrentarnos a la vida pretende que seamos capaces de encontrar el equilibrio, o como lo llamarían las abuelas “ni muy muy, ni tan tan”.

El Lagom dicta que debemos ser felices con lo que tenemos. Ojo, no se trata de ser mediocres y conformarnos con todo, sino de aprender a disfrutar la vida tal cual se nos presenta. El secreto es cuidar los hábitos de compra, vivir un estilo de vida sin excesos y no dejar que el trabajo se apodere de nuestras vidas. La teoría es que al optar por vivir sin los extras, tendrás más de lo que necesitas y amas. Todo en una medida justa.

Wabi-sabi

El Wabi-sabi es la filosofía japonesa de encontrar el atractivo en la imperfección. Cualquier objeto que se desgaste por el uso se considera más valioso e interesante, especialmente cuando revela nuevas capas de color y textura.

Es decir, piensa en tus tablas de cocina desgastadas y llenas de marcas de cuchillos o quemones y tienes wabi-sabi. O si te decantas más por lo romántico, piensa en la apreciación de una taza de porcelana despicada, en las arrugas de tus cobijas y en las almohadas que amoldan la forma de tu cabeza, es aprender a amar un jarrón roto o un día lluvioso.

Wabi-sabi es el arte budista zen de apreciar la belleza simple en un mundo naturalmente imperfecto. Tomado de las palabras japonesas wabi, que se traduce como "menos es más", y sabi, que significa "melancolía atenta", wabi-sabi nos llama a reducir la velocidad, vivir modestamente, disfrutar de lo impermanente y aprender a estar satisfecho con nuestras vidas una vez que nos deshacemos de lo innecesario.

El cantante will.i.am, la actriz de Hollywood Jessica Alba, y el fundador de Twitter, Jack Dorsey, son fieles seguidores de esta filosofía.

Kondo-ing

La japonesa Marie Kondo se ha convertido en una tendencia de autoayuda evangélica desde que publicó su libro sobre eliminar los elementos físicos innecesarios que te rodean. Para miles de personas Kondo se ha convertido en la Mesías del orden.

Primero, debes preguntarte acerca de cada objeto que posees si te genera alegría, si no lo hace agradecele por haberlo hecho en algún momento y deshazte de él. En segundo lugar, una vez que quedan sólo tus más preciadas pertenencias, ponlas en un  lugar visible, accesible y fácil de agarrar. Solo entonces, según el kondo-ing, habrás alcanzado el nirvana y la felicidad total, o al menos míralo así, nunca más tendrás que volver a organizar.

Ikigai

De alguna manera, Ikigai es la antítesis de hygge. La palabra está compuesta en japonés con los caracteres iki, o vida, y kai, que significa el resultado de una determinada acción. En lugar de alentarnos a reducir la velocidad, se trata de buscar un propósito en la vida, o una razón de ser.

Como tal, tu Ikigai está en el punto medio entre lo que te gusta hacer y para lo que eres buena. Es encontrar tu flow, o entrar en un trance en el que pierdas la noción del tiempo. ¿Alguna vez has estado tan absorta en una tarea que te olvidas de comer? ¿Qué tipo de tarea fue? Fíjate en esos momentos, en los que encuentras tu flow, y darás con tu su ikigai.

Gemütlichkeit

Para esta palabra alemana no existe una traducción directa y el término puede significar varias cosas diferentes, pero, en general, gemütlich se trata de estar a gusto con tu entorno. Se puede utilizar para describir un ambiente agradable y confortable, una situación relajante, estar en compañía de tu familia o acurrucarse en un mueble acogedor.

El gemütlichkeit describe un ritmo de vida lento, relajado y sin prisa, que incorpora la sensación de slow life y tiempo de inactividad. Cafeterías acogedoras, muebles cómodos, compartir una botella de vino con amigos, tomarse un tiempo para cenar, darse un baño caliente ... todas estas actividades son formas sencillas de llevar el concepto alemán de gemütlichkeit a nuestra vida diaria. La clave es invertir tiempo en sentir la comodidad en su máxima expresión.

Friluftsliv

Para adoptar la filosofía noruega friluftsliv en nuestras vidas, simplemente tenemos que pasar tiempo al aire libre, apreciar la naturaleza y explorar su entorno. Bien sabemos que respirar aire fresco y pasar el tiempo rodeado de naturaleza te ayuda a relajarte y a aliviar el estrés. Así que entre más tiempo pases al aire libre, mejor te estarás adaptando a esta sensibilidad noruega.

Tal vez es por eso que no tenemos traducción directa para muchas de estas filosofías, porque a menudo nuestras vidas pueden ser completamente agitadas y apresuradas, y es una lucha lograr tomarnos un descanso. Por eso, sin duda podemos aprender de estos conceptos: la clave para la felicidad es dedicarnos más tiempo.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.