COMENTARIOS

“Los obesos son grandes desertores"

Revista Fucsia

“Los obesos son grandes desertores" El estrés, la tristeza, la ansiedad y la soledad producen ganas de comer. En este caso hacerlo “llena” el vacío emocional, lo que genera aumento de peso. / Foto: Istock

Esta es la principal razón por la que quienes están muy por encima de su peso no logren bajar, según el experto Pedro Nel bautista. ¿Qué otras causas existen?

No tener el deseo real de bajar de peso. Esto es lo que, según el doctor Pedro Nel Bautista, cirujano general de la Universidad Nacional y especialista en obesidad con experiencia de más de 25 años, ocurre cuando personas con sobrepeso y gran adiposidad aducen que han realizado todo tipo de tratamientos sin éxito. “Todos se inventan excusas y se engañan a sí mismos con tal de comer lo que desean. El paciente obeso es ciento por ciento desertor y renuncia al tratamiento porque no es lo que quería, no se ajusta a sus antojos; carece de fuerza de voluntad”, afirma.

Esta es la principal razón por la que nunca logran bajar de peso o lo recuperan fácilmente. Pero para él también hay otras, entre fisiológicas, psicológicas y alimentarias, que inciden en esta situación:

1- Se conforman con la poca pérdida de peso. En este caso el problema está en que el metabolismo tiene memoria. Si el paciente baja cinco kilos, pero no ha llegado al peso ideal, cuando vuelve a comer lo mismo de antes, los recupera. Esto ocurre debido a que tiende a reponer lo que ha perdido; bloquea la eliminación de líquidos para generar incremento de agua y al hacerlo crea una célula grasa más grande.

2- Ingesta indiscriminada de harinas y azúcares. Cuando un paciente come este tipo de alimentos de manera desmedida, el estómago tiene que trabajar el doble. Lo anterior ocasiona usualmente una dislipidemia mixta (anomalía de los lípidos contenidos en la sangre), es decir, aumento anormal de los niveles de triglicéridos y colesterol, y esto incrementa necesariamente el peso. Cuando un paciente logra llegar a su talla ideal, luego de un tratamiento reductor que incluye la eliminación temporal de harinas y azúcares, el médico debe enseñar a comer nuevamente estos alimentos para que el metabolismo empiece a reconocerlos sin que se produzca una subida de peso.

Lee también: Erores que estás cometiendo que no te dejan adelgazar

3- Consumo de grandes porciones de alimentos. Aunque el estómago es un órgano, actúa como un músculo que aumenta o disminuye su tamaño según la cantidad de comida que recibe. Si la porción es mayor a su capacidad, este se irá acomodando para albergar lo que se le dé y viceversa, si se disminuye la porción, el estómago se irá reduciendo.

4- Pacientes con obesidad ginecoide. Esta obesidad, en la que hay una gran incidencia hormonal, es difícil de tratar si los especialistas que medican a las pacientes por problemas de ovarios o senos no tienen en cuenta que los medicamentos generan incremento de peso. De ahí que muchas en este caso recuperen los kilos perdidos.

Lee también

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.