COMENTARIOS

Reaviva el fuego de tu relación

Reaviva el fuego de tu relación Si bien la rutina y tus conflictos laborales hacen parte de tu cotidianidad, evita siempre recibir a tu pareja llena de problemas.

¿Te gustaría que esos días de caricias y ternura de los primeros meses de matrimonio volvieran? Entonces pon en práctica estos sencillos consejos.

El matrimonio, los hijos, la convivencia, el tiempo, el dinero, las responsabilidades, las crisis y en general, todos esos aspectos tensionantes del día a día pueden llegar a desgastar tu relación por más fuerte que esta sea. Sin embargo, esto no es razón para permitir que la rutina y el aburrimiento se apoderen de ese espacio que has construido con tanto esmero y paciencia. Ten presente que desde que haya amor, todo se puede transformar a tu favor.

Así que es hora de dejar de recordar con nostalgia esos momentos de pasión, aventura y amor por doquier que llenaban tus días de recién casada. Tienes la solución en tus manos para traer de nuevo a tu relación ese fuego que crees haber perdido y que definitivamente le hace falta a tu vida de pareja.

Segura de ti misma
Quiérete y acéptate como eres pues este es el primer paso para lograr una transformación real. Ese ‘quererte’ incluye que inviertas en ti, en lo que te gusta: tal vez en un nuevo look, tal vez en ropa con nuevos colores y estilos, tal vez en una tarde de belleza de pies a cabeza, o tal vez y sencillamente, en un poco de tiempo extra para dormir o para dedicar a tu pareja.

Los problemas se quedan en la oficina
Si bien la rutina y tus conflictos laborales hacen parte de tu cotidianidad, evita siempre recibir a tu pareja llena de problemas, tristezas y angustias. Y más aún si son repetitivas o está en tus manos cambiarlas. Darle la bienvenida a la persona que amas con una sonrisa y tocar temas más ligeros puede distensionar un poco la convivencia.

Sorpresa sorpresa
Nada mejor que un regalito sorpresa para alegrar la vida de tu novio o esposo. Qué tal dejarle en la guantera su bebida favorita para que mientras regresa del trabajo en pleno trancón se distensione un poco, y de paso, se acuerde de ti; o por qué no invitarlo a almorzar un día cualquiera entre semana sin ningún motivo especial; o quizá dejarle entre el bolsillo de su traje un chocolate, enviarle un mensaje de texto o escribirle un correo inesperado lleno de palabras bonitas o sensuales.

Linda para ti, linda para él
Cortarte el pelo, cambiar de perfume, pintarte las uñas de otro color, comprar una nueva pijama,  llenar el cuarto de velas para tener una noche espectacular son algunas de las ideas que te damos para despertar su interés.

Buen trato
Usar palabras y apodos bonitos no es sinónimo de debilidad. Por el contrario, logra que la otra persona baje la guardia y también intente corresponder. Sin embargo es importante que no siempre estés a la espera de esas manifestaciones de cariño pues, en ocasiones, es difícil hablar ‘bonito’ cuando se está rodeado de los compañeros de oficina. Consentir con palabras es también una forma de agradecer.

Atrás la rutina
Planea un día diferente, un fin de semana al aire libre o simplemente una noche divertida. Crear este tipo de espacios en los que únicamente los dos tienen cabida, genera cercanía y ganas de volver a ser una pareja feliz.

Para pelear se necesitan dos
Todos tenemos malos ratos, por eso intenta dominar el mal humor y cambiar esos malos momentos o recuerdos por sonrisas. Si él es quien llega de mal humor, entonces procura tranquilizarte, escucharlo y dejar que se desahogue sin darle trascendencia a la situación. Recuerda que para pelear se necesitan dos.





También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.