COMENTARIOS

Reglas de oro para las buenas amistades

RevistaFucsia.com

Reglas de oro para las buenas amistades Thinkstock.

Te contamos algunas reglas infalibles que nunca pasarán de moda, que te ayudarán a mantener y cultivar buenas amistades. Enterate aquí.

La amistad es el tipo de relación más libre y eterna que podemos tener, es por esto que cuidarla y hacer lo posible por mejorarla diariamente es fundamental. Para mejorar significativamente tus relaciones te recomendamos seguir estos principios, presentes en la base de todo vínculo sano:

Demuestra respeto:

Evita las críticas que no sumen, la crítica constructiva por otro lado debe ser constante y sobre todo hacer los apuntes en los momentos adecuados. Si tienes rabia, espera un poco antes de actuar, y opta por aclarar las cosas cuando estés más calmada. No dejes de hacérselo saber, si te guardas asuntos para ti, estos pueden convertirse en rencor lo que dañará la relación a futuro.

El respeto es fundamental para cimentar relaciones sanas. Es clave valorar y tolerar las opiniones del otro, de esta forma se cosechan buenas relaciones y la confianza crece a medida que el tiempo pasa.

Expresa tus afectos:


Muchos estudios aseguran que solo decimos cosas agradables cuando hacemos algo mal. Pero el poder de la palabra es enorme: dile a tu amigo(a) cuánto lo quieres, es una forma de ser proactivo. Recuerda que un piropo o un halago, abre el corazón de cualquier persona.

Ten presente no halagar de más a tus amistades, cuando esto se vuelve cotidiano puede que sea malinterpretado y eventualmente no te crean. Además, guárdate los elogios para momentos especiales, tendrán un verdadero efecto si los dices desde el corazón.

Sé comprensivo(a):

Cuando tu amigo(a) cometa un error, no lo juzgues de manera cruel. Por el contrario, hacerle saber que lo entiendes y que a ti también te pudo haber pasado es la mejor manera de demostrarle tu afecto. Si lo criticas y lo censuras, solo lograrás que se cierre y que se ponga a la defensiva- dejará de contarte sus secretos y errores por temor al rechazo-.

No seas duro, un buen amigo sabe escuchar y es compasivo ante las dificultades del otro. Es importante que tengas en cuenta: si el error cometido fue grave y te sientes en el deber de hacérselo saber no lo dudes, la clave está en decirle las cosas de manera afectuosa, sin odio; de esta manera va a entender mejor por qué no estás de acuerdo y caerá en cuenta que lo que hizo no estuvo bien.

Ábrete y comparte:

Cuando te animas a compartir tu vida con los demás (tus amigos cercanos), aunque sea contando pequeños detalles, entablas un vínculo que le permite al otro llegar a  conocerte y confiarte cosas de la misma forma en que tú lo haces.

Esto traerá solo buenas consecuencias, pues se podrán relacionar sin dificultades. Déjate cuidar y ayudar por los demás: te vas a sentir acompañada y tu amigo se sentirá valorado.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.