COMENTARIOS

Así es como nos engañan con la comida 'light'

Fucsia.co

Así es como nos engañan con la comida 'light' Foto: Ingimage

Estamos consumiendo cada vez más azúcares añadidos sin saberlo. Esta es la denuncia de Fed Up, un documental que desenmascara cómo la industria alimentaria nos hace creer que comemos bien cuando no es así.

¿Por qué cada vez hay más obesos en el mundo o con enfermedades relacionadas con el sobrepeso? ¿Más gente que se alimenta de forma poco saludable a pesar de haber una sobreproducción de productos con el etiquetado light o bajo en grasas en los estantes de los supermercados y los menús de los restaurantes? Estas son algunas de las preguntas sobre las que gira la temática del documental Fed Up, en español, Hartos, recién estrenado en el país de la comida rápida, Estados Unidos.

La película apunta a la industria alimentaria como la responsable de que las sociedades occidentales estén llenas de gordos, más que en el pasado. Las grandes firmas de comida, en una lógica comercial feroz cuyo único fin es amasar la mayor fortuna posible a partir de la venta de sus productos, plagan sus alimentos de azúcares añadidos que intensifican el sabor, haciéndolos más apetecibles; creando el mismo efecto que una droga.

Lee el artículo 11 alimentos calóricos que parecen inofensivos.

Tras el documental está el ecologista confeso Laurie David, el mismo responsable del documental Una verdad incómoda sobre el cambio climático, promovido por quien fuera vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore. David avala el argumento de su nueva producción en testimonios vertidos por expertos, datos impactantes y en las historias de diferentes víctimas de esta epidemia, en su mayoría niños y adolescentes que luchan día a día por salir de su sobrepeso.



Cómo dice este producto audiovisual, este fenómeno comenzó a finales de los años setenta en Estados unidos a consecuencia de una demonización de las grasas y la industria redujo su presencia en los alimentos, lanzando al mercado productos bajo la denominación light. "Cuando le quitas la grasa a la comida, sabe horrible, como a cartón "La industria lo sabía, ¿y qué hizo? Inundarla de azúcar", indica en el documental, Robert Lustig, profesor de pediatría de la Universidad de California, quien afirma que los azúcares añadidos se encuentran presentes en el 80% de la comida envasada que se comercializa en su país. Eso sí, de forma disimulada bajo 56 denominaciones diferentes que hacen imposible para el consumidor identificarlas, porque no existe una ley que obligue a explicar en el etiquetado la cantidad y procedencia de los componentes.

“Hay muchos mitos sobre el comer sano y las dietas. Uno va al supermercado y ve productos que rezan, 'natural', 'bueno para la salud', 'con fibra'. Y todo eso está lleno de azúcares. La gente sabe que un 'donut' o un helado tienen azúcar, pero no son conscientes de que también hay mucho azúcar en algunos aliños de ensalada, por ejemplo”, indicó Laurie David durante la presentación internacional del documental que tuvo lugar en el Festival de Sundance.

Fed Up
también desmitifica las creencias que hay alrededor del comer bien. “Aun cuando creemos estar haciendo lo correcto por alimentarnos bien, no lo estamos haciendo”, explicó en una entrevista Katie Couric, presentadora de la cadena ABC y productora junto a Laurie David del documental.

Lee el artículo La verdad detrás de los alimentos 'malos'

Pero la crítica no se queda ahí. La denuncia recae asimismo en la fuerte presencia de influyentes lobbies en la industria alimentaria, capaces de esquivar leyes que restringen su actividad y de suscitar la creación de otras que los consolidan en el mercado, a pesar de el daño que sus productos ocasionan en las personas.

Fed Up es un retrato de la sociedad norteamericana que en dos décadas contará con el 95% de sus habitantes con sobrepeso. Modelo alimentario con, cada vez, más presencia por fuera de las fronteras de Estados Unidos debido al mundo globalizado en el que vivimos que permite que la industria alimentaria y sus empresas, las mismas que llenan sus productos de azúcares,  puedan actuar en más cualquier país.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.