COMENTARIOS

5 técnicas de yoga para cambiar tu ánimo y tu figura

RevistaFucsia.com

5 técnicas de yoga para cambiar tu ánimo y tu figura Foto: Thinkstock

Para revivir y sentir esa energía que creías perdida, puedes iniciarte en una de las prácticas más milenarias del mundo, que sigue demostrando sus efectos positivos en cuerpo y alma. No hay que ser una experta, solo tener ganas.

¿Necesitas relajar cuerpo y pensamientos? ¿El estrés está acabando con tu salud mental? ¿Tu cuerpo y vitalidad no son las mismas de antes? Es tiempo de que te muevas...pero hazlo con calma, tal como lo dicta este “arte”. El yoga puede ser la solución a tus problemas, pero solo sí encuentras aquella rutina que se ajuste a lo que realmente necesitas. 

Muchos creen que hay que ser un experto en el tema o invertir grandes cantidades de dinero para poder practicarlo. La verdad y la solución está al alcance de una mano y de un espacio cómodo: el patio de tu casa, la sala, el estudio o hasta el aire libre. 

- ¿Cómo empezar?-  

1. Posición y velocidad: Una de las principales claves es darle unos pequeños ajustes al yoga tradicional , como cambiar la posición de la mano o la velocidad de la respiración, dependiendo de qué tanto estimulo o acción relajante quieres. 

2. Cuestión de postura: Hay posturas básicas y hay otras más avanzadas, pero si eres una primípara en el tema, debes elegir la que se ajuste a tu estado de ánimo. Cada una de ellas dura como máximo 60 segundos. Las primeras veces tal vez no resistas todo este tiempo; puedes tomar pausas cuando lo creas pertinente y luego retomar la pose. 

3. Accesorios: Una estera de yoga, una silla sin brazos, un bloque de yoga y balones para ejercicios. Los encuentras en centros de gimnasia pasiva, supermercados y en tiendas para el hogar.  

4. Respira como debe ser: Uno de los secretos del éxito del yoga es concentrarse en la respiración. Si quieres practicar una pose en menos de lo estipulado, respira rápido y poco por la nariz, alrededor del segundo 40. Para calmarte, respira lenta y profundamente, alrededor de 12 a 15 respiraciones por minuto. 

5. Al son de la música: La música es una herramienta útil para sacarle provecho a tu rutina de ejercicios. Elige aquella que te relaje o las que te proporcionen más energía. Pueden ser netamente instrumentales o cantadas.

- Dime qué sinetes y te diré qué postura hacer- 

Mandy Ingber, especialista en el tema e instructora personal de Jennifer Aniston propone una sesión para cada necesidad emocional. Desde sentimientos negativos hasta inconformidades físicas, como exceso de peso, entran en sus efectos.  

•    Postura del triángulo: De pie con los pies separados (30 centímetros de distancia entre uno y otro), con el izquierdo hacia afuera. Extiende los brazos hacia los lados. Inclínate hacia la izquierda, bajando la mano izquierda a la pierna y el brazo derecho hacia arriba del techo. Repite al lado opuesto. 


Foto: Ingimage

•    Postura de brazos: Envuelve el brazo derecho detrás de la cintura, buscando el muslo izquierdo. Trata de levantar el brazo izquierdo en paralelo al suelo, con la palma hacia adelante, y mirando hacia al frente 

•   Postura de la silla: De pie con los pies juntos, siéntate inmediatamente doblando las rodillas y profundamente inclinada hacia delante con la espalda recta, los brazos extendidos sobre la cabeza y las palmas hacia adentro. Dobla las rodillas ligeramente y lleva las palmas juntas, las manos delante del pecho, para que puedas ayudar a flexionar tu cuerpo  al mismo tiempo. 

•    Equilibrio: Extiende los brazos por encima de tus orejas, de forma paralela. Estimula las yemas de los dedos con suaves masajes o toques espontáneos. No dejes que tu trasero sobresalga demasiado para lograr un mayor equilibrio. Este ejercicio ayuda a los dolores de espalda y de piernas.

•    Glúteos y brazos firmes: Siéntate sobre el tablón para yoga y flexiona los brazos mientras sostienes las bolas  en pies y manos, flexionando delicadamente (muñecas directamente por debajo de los hombros, los brazos rectos, y el cuerpo en la línea de la cabeza a los talones) Toma un descanso después de 5 respiraciones. Realiza el mismo proceso boca abajo ejerciendo fuerza y presión en las caderas y glúteos. Respira suavemente un par de veces y vuelve.

•     Postura del barco: Sentada con las piernas extendidas, inclina el torso hacia atrás. Levanta las piernas paralelas al piso, mientras el torso y el muslo forman una V. Trata de tocar las puntas de los dedos y deja que la espalda baje para así apoyar la elevación del pecho. Relaja los hombros.


Foto: Ingimage

•    Postura del puente: Acuéstate de espaldas con las rodillas dobladas y los pies a lo ancho de la cadera. Apoya tus brazos en la colchoneta, con las yemas de los dedos apuntando a los pies. Levanta las caderas hacia el techo para que el cuerpo haga una línea diagonal que vaya desde los hombros hasta las rodillas. 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.