COMENTARIOS

Exfoliantes caseros

Exfoliantes caseros Exfoliantes caseros

Tu misma puedes mantener la piel libre de células muertas e impurezas. Te enseñamos cómo preparar fácilmente tratamientos caseros muy efectivos.

La células muertas de la piel se acumulan causando la obstrucción de los poros haciéndote ver envejecida y con falta de luminosidad. Esto ocurre porque, por naturaleza, la piel se tarda en autoexfoliarse por lo menos 28 días cuando aún se es joven, y mucho más tiempo a medida que pasan los años.

Sin embargo no hay por qué alarmarse pues tú misma puedes ayudar a remover de la superficie de tu rostro o de tu cuerpo todas esas impurezas. Hacerlo es muy sencillo y sólo necesitas:
Azúcar
Aceite (idealmente de almendras)
Yogur sin sabor
Harina de maíz

Una vez tengas todos los ingredientes a la mano entonces sigue estas instrucciones para preparar tres tipos de exfoliantes caseros muy efectivos.

1. Incorpora 3 cucharadas de azúcar a unas pocas gotas de aceite hasta que se forme una pasta cremosa pero áspera al tacto.
2. Mezcla 3 cucharadas de azúcar con medio vaso de yogur sin sabor.
3. Forma una pasta utilizando 3 cucharadas de harina de maíz con aceite hasta formar una pasta.

¿Cómo se usan?
Ya viste lo sencillo que es preparar el exfoliante en casa, ahora sólo debes aprender la forma correcta de usarlo para lograr mejores resultados.

Lo primero es que los movimientos durante la aplicación los debes hacer de abajohacia arriba en forma circular. Una buena opción es comenzar por el mentón, las mejillas, luego la nariz y por último la frente ejerciendo una suave presión con las yemas de los dedos para activar la circulación de la sangre.

Deja actuar por un par de minutos la mezcla masajeando delicadamente tu rostro y luego, sencillamente, lávate la cara hasta retirar todo el exfoliante. Por último ponte una crema o, si quieres hacerte un tratamiento más completo, aplícate una buena mascarilla pues así ésta será más efectiva porque los poros están abiertos y listos para nutrirse.
Recuerda que el objetivo de una exfoliación es ‘pulir’ la superficie de la piel no irritarla. En este sentido es muy importante que no te restriegues bruscamente porque entonces lo único que conseguirás es enrojecerla.

Exfoliación profunda
Las tres sencillas recetas que te enseñamos a preparar son para crear exfoliantes suaves. Sin embargo, si lo que te interesa es darle a tu piel un tratamiento más completo te recomendamos esta rutina de 5 pasos:

1. Limpia tu cara tal cual como siempre lo haces.
2. Pon en un recipiente un litro de agua caliente. Cuida que la temperatura no esté muy elevada para que evitar quemaduras. Luego acerca tu rostro al agua –a 20 cm aproximadamente- y con una toalla tapa la cabeza a manera de cueva. Permanece así durante 4 minutos para que el vapor del agua penetre tu piel.
3. Mezcla una cucharada de miel de abejas con dos almendras finamente trituradas. Incorpora a esa pasta media cucharadita de jugo de limón. Aplica este exfoliante en tu rostro masajeándolo suavemente.
4. Retira la preparación con agua tibia.
5. Humecta la piel.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.