COMENTARIOS

El color de lo negro El color de lo negro

José Gabriel Ortiz se estrena en FUCSIA con una entrevista a una de las artistas plásticas más importantes del país.

 
En Colombia, pocos como Ana Mercedes Hoyos conocen tan bien el origen y la influencia que ha tenido la raza negra en nuestra cultura.

¿Cuándo y cómo llegó la raza negra al país?
Cuando España descubrió a América, los conquistadores encontraron muy débil a la raza indígena para adelantar todas las obras de infraestructura y minería que querían acometer en Las Indias, y viendo el éxito que tenían los portugueses con el ‘negocio’ de la compra y venta de esclavos en África, que se conoció con el nombre del “oro negro”, decidieron comprarle a ellos barcos llenos de esclavos que llegaban a las costas caribes, y posteriormente terminaron difundiéndose por todo el territorio americano. En mi cuadro ‘Comercio Triangular’, se puede apreciar claramente todo el ciclo que vino después de la llegada de los primeros negros a Colombia.

Hoy, ¿qué porcentaje de colombianos son de raza negra?
Hasta hace poco tiempo se creía que la raza negra en Colombia no superaba 2 por ciento. Hoy está demostrado que casi 30 por ciento de los colombianos son de raza o de origen negro.

¿Cuál era la actividad principal de los negros cuando llegaron a América?
Primero, la minería y la extracción del oro, la gran obsesión de los españoles; y después, la construcción de las grandes obras arquitectónicas y de infraestructura, que iniciaron los españoles. Qué tal las murallas de Cartagena, por ejemplo.

¿Por qué ahora mucha gente se refiere a los negros como afrodescendientes?
Pendejadas…, complejos; si los negros viven muy orgullosos de su color y de su raza, unos somos blancos, otros son amarillos, otros cobrizos y ellos bellamente negros.

¿De dónde nació su amor por San Basilio de Palenque y sus mujeres?
A nosotros nunca nos enseñaron a ver lo negro, sino lo blanco; y como yo quería investigar sobre el cubismo, encontré que muchas de las raíces culturales de la humanidad, tanto en la música, como la pintura, la escultura, inclusive en la literatura, tienen sus orígenes en África. Y un día que llegué a San Basilio de Palenque, descubrí que ahí está ‘pintada’ la esencia fundamental de la raza negra africana y por eso comencé a trabajar en mis bodegones y en mis palenqueras.

¿Quién descubriría el origen del cubismo en África?
Yo creo que Picasso, cuando observaba en París una exposición de máscaras africanas. Si las miras, ahí está claramente reflejado su ‘cubismo mágico’.

Entonces, ¿cómo se manifestaría el cubismo africano en sus cuadros?
Si observa este bodegón que estoy terminando (‘Platón con frutas’), la sola colocación de las frutas y el corte de la patilla, muestra claramente el cubismo intrínseco que manejan las palenqueras.

Con excepción del maestro Guillermo Widdemann, ¿qué otro pintor colombiano como usted se ha interesado por investigar la cultura negra?
Yo creo que muy pocos. No le digo que a nosotros nos enseñaron a ver lo blanco y no lo negro.

Hablemos de sus famosos lazos…
Esa puede ser una de las manifestaciones más lindas de la raza negra: las mujeres en sus fiestas y eventos especiales elaboran con gran cuidado sus famosos lazos, en sus vestidos, delantales y en sus cintas de la cabeza. Si observa, este lazo tiene la misma estructura que el lazo del sombrero que tenía la famosa cantante negra Aretha Franklin, el día de la posesión de Barack Obama.

Y a propósito de negros, de africanos y de sus orígenes, para la muestra un botón, el presidente Obama…
Claro… ¿Quién creería hace unos años que un joven negro, de origen keniano, con raíces musulmanas, llegara a ser Presidente de Estados Unidos de Norteamérica? Se cierra, una vez mas, el ciclo de mi cuadro.

Si observamos esta especie de tótem, ‘Vara de premio’, que es un elemento monocromático, uno inmediatamente identifica los cuerpos que son de raza negra, ¿por qué?
Porque para mí, la forma del cuerpo y las facciones de la raza negra son inconfundibles, únicas, definidas, de una gran fuerza y personalidad, y deliciosas de plasmar plásticamente.

Hablemos de la casa palenquera, ¿cómo la define?
También única, sencilla, armónica, elemental, acogedora. Paredes de chusque vertical, a veces en bahareque, techos de paja, un único espacio central, donde duerme, come y convive la familia; que unida por un patio se conecta con otro módulo sencillo, que es la cocina. Siempre construidas en las partes altas y a lo largo del río o de la fuente de agua. Y ya está. Así de simple.

Una mujer blanca como usted, ¿qué añora de una palenquera?
¡Uy…! muchas cosas…, su espontaneidad, su espíritu, su alegría, su independencia. Su ritmo, su cadencia.

Acuérdese, José Gabriel, por cuenta de Barack Obama, de su señora, de sus hijas y del lazo en el sombrero de Aretha Franklin en su posesión; se van a poner de súper moda los negros en el mundo.

Para terminar, ¿qué le debemos los blancos a los negros?
Todo, José Gabriel; no se olvide que la raza humana… los famosos Adanes y Evas, nace y se desarrolla en el centro de África y ahí emigra al resto de los cuatro continentes, por lo tanto, en el fondo, biológica y genéticamente, todos somos negros.
 

 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.