COMENTARIOS

Ellos para ellas

Ellos para ellas Ellos para ellas

Estos cuatro profesionales dedican gran parte de su vida y de sus conocimientos a investigar la mejor manera de proporcionales a las mujeres bienestar, salud, autoestima y, por ende, belleza física y mental.

Leonardo González, médico
“Creo que el envejecimiento es una enfermedad. Por lo tanto, tiene cura”.
 
Para Leonardo González, médico especialista en medicina regenerativa y antienvejecimiento, la famosa novela de Oscar Wide, El retrato de Dorian Gray hace tiempo dejó de ser ficción. Es más, ya lleva cuatro años dedicado ciento por ciento a la investigación de tratamientos para combatir el paso del tiempo. “Creo que el envejecimiento es una enfermedad. Por lo tanto, tiene que haber una cura”, afirma.
El cargo de Presidente de la Academia Latinoamericana de Medicina Regenerativa y Antienvejecimiento y del Instituto The Institute for Healthy Aging of Latin America, lo hace, a sus 36 años, una eminencia en el tema. Sus técnicas y tratamientos involucran la más alta y seria tecnología disponible.
Para ponerlo en términos bastante sencillos, lo que hace el doctor González en el instituto es, básicamente, poner la hormonas naturales del cuerpo a un nivel apropiado, que se establece por medio de un examen personal que se hace a cada paciente para así determinar qué tipo de tratamiento necesita. Dichos procedimientos se basan en cinco pilares fundamentales: dieta y ejercicio, control de estrés y programa de desintoxicación, administración de suplementos nutricionales, terapia de reemplazo hormonal y terapia antienvejecimiento con antioxidantes-aminoácidos. Todos ellos están concebidos para mejorar la salud a todo nivel, ya que puede frenar el daño celular, mejorar el sistema defensivo, aumentar la capacidad sexual, incrementar el rendimiento intelectual y disminuir el riesgo de enfermedades, entre muchos otros beneficios.
 
Iván Lalinde, periodista
 
“El zumo tiene todo puro. Las vitaminas, minerales, fructosa, fibra… todo en un vaso mucho más nutritivo y saludable”.
 
Encontró en los zumos de las frutas y de algunas verduras y hortalizas muchos beneficios que hoy comparte en Zumo Pontífice, un sitio que acaba de abrir en Bogotá. Lalinde siempre quiso hacer algo que le permitiera desconectarse del agite de la televisión. Siempre ha tenido un estilo de vida saludable, que incluye ejercicio y dieta balanceada, y vio en los zumos un complemento ideal que decidió difundir entre sus amigos y personas cercanas. En sus investigaciones de mercado se enteró de que mucha gente sentía la necesidad de un lugar dónde tomarse algo diferente a un jugo de pulpa congelada, aguada y repleta de azúcar. “Aquí en Colombia donde tenemos el ‘arco iris de las frutas’, como dijo el chef Anthony Bourdain, no las aprovechamos”. En diciembre del 2009 abrió las puertas de Zumo Pontífice, un lugar en el que ofrece opciones saludables. En la carta existen 18 opciones de mezclas, “pero todo el que llega puede hacer la combinación que quiera porque el mundo de los zumos es infinito”. Así lo dicen Iván Lalinde y todos los expertos en zumoterapia, quienes aseguran que zumos se pueden hacer con todo lo que haya en la cocina, pero también es clave investigar cuáles frutas y hortalizas no se deben juntar con otras. Por eso, en Zumo Pontífice siempre hay información que cuenta con el respaldo de expertos y de libros disponibles en el mercado. Así, el presentador invita a aventurarse al mundo de los zumos y concluye con su experiencia que no hay nada mejor que “ir caminando al trabajo con un buen zumo en la mano para empezar el día tomando algo sano y saludable”.

Sergio Rada, médico
“Ya son 20 años ayudándole a la gente no sólo a moldear su cuerpo, sino su autoestima”
 
No es exagerado decir que Sergio Rada es una referencia obligada en el tema de la medicina estética en Colombia. Su apellido se ha vuelto tan común, que después de que alguien dice que estaba “donde Rada“, ya no hace falta decir quién es Rada y qué estaba haciendo con él.
Lleva 20 años en el medio, y cuando comenzó, en Colombia no existían técnicas medicas no quirúrgicas de adelgazamiento, moldeamiento corporal y rejuvenecimiento facial. Fue en ese momento, cuando dedicó todos sus esfuerzos a enfocarse en hacer tratamientos mínimamente invasivos que representaran menos costos y, lo más importante, menos riesgos. Hoy, dos décadas después de aventurarse en el negocio de ayudar a formar no sólo los cuerpos, sino la autoestima de la gente, Sergio enfatiza en la importancia de mantenerse siempre a la vanguardia de los últimos tratamientos.
Para empezar este año, además de hacer ejercicio y comer saludablemente, él recomienda tres: la mesoliposis láser, las cavitaciones y la mesoterpaia capilar.
La mesoliposis láser llega como lo último en tecnología para desaparecer en forma definitiva esos gorditos pequeños que no hay ejercicio o dieta que los baje. El procedimiento dura de 10 minutos a una hora y, además de no dejar marcas en la piel, no requiere ningún tipo de anestesia o sedante.
Por su parte, la cavitación logra que en 30 minutos se disminuyan entre dos y tres centímetros de las zonas tratadas, utilizando una máquina de alta tecnología.
Por último, la mesoterapia capilar se especializa en detener la caída del pelo. Consiste en hacer infiltraciones directamente sobre el cuello cabelludo, con resultados que son sensiblemente visibles desde la primera sesión.
 
Adrián Ríos, cirujano
“El láser es el mejor recurso que se puede usar en medicina para procedimientos que requieren precisión microscópica”.
 
Este cirujano estableció en 1991 el centro de estética Uniláser Médica y trabaja junto con un equipo de profesionales que se ocupan de todos aquellos procedimientos enfocados a la estética y la belleza.
Las aplicaciones del láser en la piel, explica Ríos, son muy variadas: depilación, rejuvenecimiento, extirpación de tumores, tratamiento del acné, y muchas otras molestias poco conocidas, como eliminación de tatuajes, tratamiento de manchas y lunares congénitos, eliminación de lipomas, quistes de la piel y cicatrices superficiales, atenuación de estrías y cicatrices, extracción de pústulas y comedones, eliminación de venitas y tumores mínimos, accesibles solamente mediante el microscopio y el láser.
El doctor Ríos insiste en recomendar a sus pacientes que acudan a la consulta desde muy jóvenes, porque si bien a los 25 años la piel se ve perfecta, bajo un análisis microscópico se avizoran posibles problemas que en ese momento se pueden prevenir: “No vemos las manchas sino hasta que son muy grandes, nos llenamos de verrugas en cara y cuello, las palpamos y sólo decidimos quitarlas cuando son notorias. Dejamos que la piel envejezca y contraemos cánceres que son como manchas rojas con escamas duras que sangran cuando nos rascamos. Creemos erróneamente que las arrugas se arreglan con la cirugía, la toxina botulínica y los rellenos, procedimientos que nada tienen que ver con lo dañado y que ni siquiera son preventivos. El láser se puede aplicar a cada pequeña mancha, quiste, vena, arruga o lesión, y ofrece visible recuperación, pues libra a la piel de las lesiones que la envejecieron”.
El doctor Ríos afirma que “los médicos que trabajan en el campo de la estética tienen la obligación de garantizar los resultados ofrecidos, así sean pocos”.=

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.