COMENTARIOS

En las entrañas del verano de 2014

Lila Ochoa

En las entrañas del verano de 2014 En las entrañas del verano de 2014

Tres universos que sacuden las siluetas, tres tipos de mujer que inspiran las colecciones y cuatro prendas infaltables en el clóset de cada una de ellas es la propuesta para esta temporada. Aquí, una guía fácil para “surfear” por los cálidos días de este año.

Mapa de ruta para el verano de 2014

 

Primera parada

Arte hecho vestidos

El arte tuvo una influencia definitiva en las colecciones que se presentaron durante el pasado mes de octubre en Nueva York, Milán y París. Los estampados, muy conceptuales, parecían inspirados en las pinceladas de un artista, en las gráficas controversiales de Andy Warhol o en continentes como África y esas tierras lejanas que tanto cautivaron a cubistas e impresionistas. El desfile de Chanel, por ejemplo, se presentó en el Grand Palais, esta vez escenificado como una gigantesca galería de arte, la Chain Scale N.º 1. Parecía el set de una película en el que estaban colgadas cerca de setenta obras creadas por el propio Lagerfeld. Céline, por su parte, mostró una colección muy colorida con estampados tribales en tonos primarios.

 

Segunda parada

Veranos oscuros

Una constante que se vio en varias de las pasarelas fue el llamado “negro de verano”, como en la última colección de Marc Jacobs para Louis Vuitton, en la que solamente un par de jeans en azul claro fueron los encargados de poner la nota de color. La combinación de blanco y negro continúa en un contexto más conceptual.

 

Tercera parada

El deporte lo mueve todo

El deporte constituyó el tercer tema, lo cual no quiere decir que este no sea importante, pues en la moda no hay jerarquías sino personalidades. Con más de media docena de referencias en el sporstwear, Prada hizo de su pasarela un campo de juego. La misma intención mostró Alexander Wang, quien dentro de su propia marca y como director creativo de Balenciaga puso a los universos más formales a conversar con mangas raglán y shorts de ruedo redondo. Hasta Dior sucumbió a esta tendencia, con sus zapatos llenos de tiras entrecruzadas que parecen invocar a esas viejas sudaderas de Adidas de los años setenta. Este entorno deportivo es ideal para mujeres jóvenes y activas, amantes de las telas que resulten fáciles de cuidar como el neopreno, el nailon, la licra y demás materiales usados en este tipo de ropa diseñada para resaltar las curvas femeninas y que, seguramente, será la favorita de las que se quieren ver más flacas y estilizadas. 

 

 

Tres tipos de mujer que harán que el sol brille

 

Mujer empoderada

Esta palabra, ya aceptada por la Real Academia Española, es el adjetivo más adecuado para describir a la mujer de hoy. Y si algo tuvieron en común las colecciones de esta temporada fue apelar a ese tipo de mujer que usa la moda como una herramienta para lograr sus metas. En un mundo que cada vez resalta más la individualidad, ellas ya no se atienen a reglas para vestirse bien sino que se atreven a romperlas. La historia tribal las define como fuertes y dominadoras. Sin duda esta es una de las tendencias más sobresalientes de la temporada primavera-verano.

 

Mujer linda o Lady Like

Ella es la exaltación del poder de la belleza. Ante el reto de la moda rápida los diseñadores se han dedicado a ganarse el corazón de las mujeres al brindarles calidad en los materiales, precisión en el corte y preciosismo en los detalles. Se trata de prendas carísimas, tipo alta costura, que más que un gasto, son una inversión. Fue la fórmula que encontraron las grandes marcas para competir con la mano de obra barata de la China y de la India. Los colores pasteles y las flores interpretan esta tendencia.

 

Mujer realista

Las apariencias sí importan, pues hoy la vida laboral se ha vuelto más exigente. Estas mujeres buscan prendas sofisticadas, elegantes y que les queden bien en cualquier ocasión. Minimalista en su esencia, esta ropa está diseñada para las más activas, que contribuyen con su trabajo al crecimiento de la economía, y que son madres y esposas. Dries van Noten lanzó una colección desestructurada y liviana, una opción muy interesante. No más jeans para la oficina ni más viernes informales. ¿Y el color? Simplemente rosa.

 

 

Las prendas clave

 

Falda plisada larga

La falda larga vino para quedarse y si está elaborada en un miniplisado, aún mejor. Las telas metalizadas resultan perfectas para darle vida a esta prenda. Una de las más lindas fue la de Proenza Schouler.

 

El vestido abrigo

Consiste en un abrigo liviano en tonos que van del pastel al rojo intenso, como los de Burberry o Prada. Se lleva muy ajustado al cuerpo, como una segunda piel, y marca la cintura, ojalá con un cinturón ancho que contraste con el material del abrigo. Si va a comprar algo nuevo, esta es la prenda.

 

La túnica

Se trata de una versión de la camisa masculina pero sin cuello. Al estilo de los kimonos, se elabora en telas estampadas, de diseños gráficos, materiales con acabados innovadores y bordados en pedrería. No es ni tan corta como una camisa ni tan larga como un vestido. Se ve bien con pantalones pitillo o con faldas a media pierna, como lo ejemplificó Céline.

 

El vestido

Regresa, y con mucha fuerza. Camisero o talego, corto o largo, logra que las faldas y las chaquetas pasen a un segundo plano. Una prenda siempre esencial en el clóset, en esta temporada será la más deseada. No hay que pensar: "¿qué me pongo?". En la mañana, antes de salir a trabajar, un vestido es una decisión que se toma en cinco segundos y listo. Que el mensaje quede claro, si se quiere ver perfecta, póngase un vestido.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.