COMENTARIOS

La piel en clima frío

Revista Fucsia

La piel en clima frío piel en clima frio

La doctora Claudia V. Jiménez explica los cuidados que hay que brindarle a la piel bajo los rigores del frío.


¿A qué condiciones está sometida la piel en clima frío o en invierno?

Lo primero que hay que saber es que aun en los días de invierno, los rayos UVA del sol penetran por entre las nubes. De modo que siempre hay que preparar la piel con cremas hidratantes y bloqueador solar. Por otra parte, la calefacción, en el caso de los países que tienen estaciones, y los calentadores de ambiente, en el de ciudades de clima frío, producen resequedad en la piel.

¿Cómo afectan a la piel los cambios de temperatura?

Tienen un impacto considerable en los niveles de hidratación de la piel, que se reseca y se pone escamosa, y este impacto se ve sobre todo en la cara, el área que siempre está expuesta al medio ambiente.

¿Cuál sería la rutina que se debe seguir para contrarrestar estos efectos?

Lo primero, hidratar la piel a diario, en la mañana y en la noche, eligiendo cremas ultrahidratantes y en lo posible que contengan antioxidantes, con el fin de ayudar a la piel a fortalecerse. En las noches es bueno aplicarse un sérum rico en antioxidantes, y alternarlo con una buena hidratante de una noche a otra, obviamente después de la limpieza de rigor.

¿Las manchas son comunes bajo temperaturas frías?

Sí, sobre todo en las pieles sensibles. Cuando se pasa del frío al calor, sobre todo en el caso de temperaturas extremas, se incrementa la actividad de los vasos capilares, que se dilatan, y esto se traduce en que las mejillas se enrojecen.

¿Cuáles pieles son más susceptibles a sufrir estrés bajo el frío?

Desde luego, las muy sensibles, que casi siempre son las más blancas. Pero hay que observar que sufren más los rigores del invierno en países con estaciones las personas que no viven en ellos, porque cada piel es producto de su entorno y se acomoda a las condiciones que ha tenido que enfrentar siempre. Igual sucede con las pieles de las europeas, por ejemplo, cuando están sometidas a las condiciones del trópico.

¿Cuál debe ser el cuidado en este caso?

Antes de aplicarse la crema humectante es bueno masajear la piel con un producto aceitoso. En clima frío, uno que contenga glicerina, aceite de almendras, de karité o de oliva puede ser apropiado, ya que estos ingredientes trabajan nutriendo la piel y fortaleciendo las paredes de los vasos capilares. Eso sí, hay que usar unas pocas goticas y masajear la piel hasta que no se advierta ningún residuo en ella.

¿Cómo crear una barrera protectora contra el frío?

Se trata siempre de fortalecer los vasos capilares probando aquellos que contengan ingredientes antiinflamatorios, como la caléndula, la lavanda, la manzanilla y el árnica. Esto se logra usando, sobre todo en las noches, un producto humectante que deje en la piel una sensación de cubrimiento o relleno.

¿Algunos consejos adicionales?

Ante todo, no bajar la guardia en cuanto a los cuidados básicos que se le deben dar a la piel en este caso, como son la hidratación día y noche, el uso de bloqueadores y de productos que contengan antioxidantes o antiinflamatorios. Si las condiciones de la piel se hacen extremas, es bueno consultar al dermatólogo.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.