COMENTARIOS

Las señas de identidad de Donna Karan

revista FUCSIA

Las señas de identidad de Donna Karan Las señas de identidad de Donna Karan

Esta marca lleva 30 años renovándose continuamente. Donna vistió a la primera generación de mujeres que empezaron a profesionalizarse y salir de sus hogares a trabajar. Dos expertas nos hablan de su recorrido, aciertos y errores.

Janice Ellinwood, directora del Departamento de Diseño de Moda de la Universidad Marymount y autora de una tesis especializada en Donna Karan, y Amalia Descalzo, profesora de Cultura y Moda de ISEM y gran conocedora del trabajo de la diseñadora americana, le respondieron a FUCSIA cinco preguntas claves para entender la relevancia y éxito de esta creadora, a propósito de los 30 años de haber fundado su marca.

1. Este año, la diseñadora Donna Karan celebra tres décadas de haber lanzado su compañía. ¿Cuál ha sido el sello distintivo que la identifica desde entonces?

Janice Ellinwood (JE): El nombre de Donna Karan es sinónimo de una marca sólida. De hecho, la primera que una mujer llegó a establecer en la industria de la moda. Cierto es que ha habido grandes y reconocidas diseñadoras mujeres, pero Donna Karan fue la pionera en evolucionar su propia colección hacia una marca. Cuando digo esto, me refiero a que ella hizo lo que habían hecho Ralph Lauren y Calvin Klein, ambos contemporáneos suyos, y lo que luego hizo Tommy Hilfiger. Establecer una marca significa que ese diseñador creaba un look reconocido por el consumidor, y a la vez era capaz de mantenerla consistentemente a través de diferentes categorías y productos.

Amalia Descalzo (AD): Para el mundo de la moda, Donna Karan es la diseñadora que cambió el atuendo de las mujeres profesionales americanas, al crear unas prendas estructuralmente sencillas y de una gran versatilidad. Su personal estilo, principalmente en las colecciones femeninas, quedó subrayado por la perfecta fusión entre lo funcional y el lujo discreto que aportaban los tejidos y sus colores, con frecuencia negros y azules.

2. ¿Cuál es la verdadera relevancia de esta diseñadora en la historia de la moda?

JE: Lo más interesante de esta marca es que fue creada durante la segunda ola del movimiento feminista en Estados Unidos. Así que ella vistió a esa primera generación de mujeres trabajadoras, que además tenían familias, un hogar, una mente independiente, y todo ello complicaba sus necesidades de vestuario. Donna sintió esta circunstancia en carne propia, así que el mensaje que subyacía en su primera colección era la necesidad de confort, que la ropa se ajustara bien al cuerpo y que fuera a la vez versátil.

AD: Donna Karan se convirtió en la embajadora del ideal de vida de su país y, más concretamente, del estilo de vida de las mujeres americanas de los años ochenta y noventa. Al igual que sus contemporáneos americanos, Karan creó un estilo urbano distinto y muy alejado del de la moda que se estaba haciendo en Europa durante esas mismas décadas.

3. ¿Qué fue lo que detonó la evolución y popularización de su marca?

JE: La necesidad de extenderla sobrevino cuando, de repente, las hijas de sus primeras clientas empezaron a usar su ropa de la manera como ella proponía llevarla. Empezó mezclando piezas costosas con accesorios casuales para ocasiones fortuitas. A partir de eso nació la línea DKNY en 1989, y de ahí se fue expandiendo a todo lo demás: hombres, niños, hasta ropa para perros.

AD: Donna Karan se formó al lado de la diseñadora Anne Klein, conocida también como “la reina de la ropa sport”. Tras su muerte, en 1974, Karan y Louis Dell’Olio se hicieron cargo del diseño de la empresa hasta 1984, fecha en la que Karan se estableció por su cuenta. Debutó en 1985 con su colección Seven Easy Pieces, compuesta por siete prendas básicas que se podían combinar entre sí: falda, blusa, pantalón, vestido, body, etc., piezas que se convirtieron en el modelo del estilo urbano de finales del siglo XX.

4. Entre tantas marcas que han desaparecido, ¿qué ha hecho que Donna Karan siga siendo una de las adalides de la moda?

JE: Una de las claves de su éxito fue el desarrollo de sus propias tiendas de retail para vender sus productos. La madre de Donna había sido modelo, y su padre diseñador de vestuario, aunque él murió cuando ella era muy joven. Ella provenía de una familia de clase media y había trabajado en una tienda por departamentos en su adolescencia. Recuerdo haber leído un pasaje sobre ella hace unos años, en el que explicaba cómo la retroalimentación de los clientes durante esa experiencia le ayudó a ajustar los productos, los rangos de tallas y los precios que ofrecía.

AD: Definitivamente su debut en 1985 con su colección Seven Easy Pieces la consagró como una gran diseñadora de su tiempo. Ha sido premiada en varias ocasiones por The Council of Fashion Designers of America (CFDA) y ha recibido un doctorado de honor por la Parsons School of Design, escuela en la que inició sus estudios. Tras el reconocimiento, Ingrid Sischy escribió The Journe of a Woman: 20 years of Donna Karan, obra que ha publicado la prestigiosa editorial Assouline.

5. ¿Cuál ha sido el episodio más feliz y cuál el más difícil de sobrellevar para Donna Karan?

JE: Mi investigación me permitió ver que su momento más feliz fue cuando su compañía se hizo pública. Por otro lado, reconoció que su mayor reto había sido orientar su negocio hacia la Internet. Como otras diseñadoras, le significaba un reto entender cómo se podía comprar ropa a través de la Web sin la posibilidad de probársela. Otro de sus momentos más duros fue la pérdida de su marido, Stephan Weiss, el amor de su vida. Desde entonces se volvió una devota en honrar su arte y su vida, así como comprometida en emprender un trabajo para mejorar la vida y la economía de Haití. Después de su gran legado, ella está concentrada en devolver lo que ha recibido.

AD: En varias ocasiones ha tenido que afrontar duras críticas por utilizar piel de animales en la fabricación de algunas prendas; de hecho fue calificada por la Asociación People for the Ethical Treatment of Animals de “hipócrita de la new age”. Probablemente esta fue la razón por la que en 2008 dejó de usarlas, pero quizás este contratiempo no fue tan sensible a la opinión pública como el hecho de haber lanzado una campaña de lujo en un escenario tan maltratado como el de Haití. Este mal paso le provocó una severa reprobación, hasta el punto que fue tachada de “racista”. Pero cabe preguntarnos aquí: ¿Con que interés creó Donna Karan la fundación Hope Help & Rebuild Haiti?

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.