COMENTARIOS

Los callos Los callos

Sobre las callosidades y su profilaxis habló para FUCSIA la podóloga Patricia Acosta.

¿Por qué se producen los callos?
Por el roce de la piel con cualquier elemento que, por su dureza, ejerza una presión sobre la epidermis. Además, hay que recordar que los pies reciben todo el peso del cuerpo y a veces no los cuidamos lo suficiente, los sometemos a largas caminatas, o a los tacones altos, sin darnos cuenta de que al ejercer una fricción permanente sobre los dedos se van formando callos.

¿Cuál es la mejor manera de evitarlos?
Observar un cuidado diario de los pies, tanto en el momento del baño matinal, secándolos bien y aplicándoles talcos entre los dedos y una crema hidratante en toda esa zona, sobre todo, en los lugares donde hay rugosidades y asperezas, y extender esa limpieza hasta la planta del pie.

¿Cada cuánto hay que hacerse el pedicure?
Eso depende de cada persona y de la calidad y sanidad de sus pies. Las personas que trabajan todo el tiempo de pie, las que viajan mucho y durante los viajes caminan largas distancias, y aquellas que someten sus pies al uso de tacones de manera cotidiana, deben hacerse una profilaxis al menos una vez cada 15 días, bien sea por sí mismos o acudiendo a los especialistas.

¿Qué tipo de elementos se debe emplear?
La piedra pómez es muy efectiva, lo mismo que las limas indicadas para el cuidado de los pies. Estos sencillos instrumentos funcionan bien para callos pequeños o superficiales y para prevenir la formación de otros más grandes. La forma más efectiva de usarlos es crear una rutina, ya sea utilizándolos después del baño o antes de acostarse, y complementando esta rutina con la aplicación de crema o aceite humectante.

¿Cuáles son otros tratamientos?
La exfoliación es un sistema eficaz para contrarrestar las asperezas de la piel y evitar que salgan callos. Hay ingredientes emolientes que hacen que la piel ‘resbale’ mejor sobre los zapatos, como los tratamientos enriquecidos con extractos de aloe vera, manzanilla, mentol, y otros componentes que ayudan a relajar los pies y eliminar el cansancio del día.
¿Cómo usar las limas sin peligro?
Para eliminar los callos y durezas, lo primero es sumergir los pies en agua tibia, agregándole a ésta alguno de los emolientes mencionados o sales de baño. Luego hay que proceder con la lima a frotar suavemente las áreas en las que la piel es más áspera. El lado más áspero de la lima elimina hasta los callos y durezas más resistentes, mientras que el más liso elimina cualquier rugosidad.

¿Cómo actúan los productos específicos para los pies?
Hay tratamientos y cosméticos naturales que tienen la propiedad de relajar, hidratar, conservar la belleza de los pies y mantenerlos sanos, en virtud de su formulación a partir de ingredientes activos que reparan, suavizan e hidratan intensamente los talones y los dedos agrietados, secos y con durezas.

¿Cuándo hay que acudir al podólogo?
Bueno, hay personas que lo hacen regularmente, una vez cada mes o cada dos meses, porque tienen tendencia a la formación de callos en sus pies. Pero si una persona siente que un callo le duele mucho y nota que en lugar de disminuir se vuelve cada vez más grande y molesto, debe consultar al especialista y someterse a un tratamiento profesional.

¿Alguna recomendación adicional?
Para aliviar el cansancio producido por el trajín del día, hay cremas y geles refrescantes para piernas y pies, que al ser aplicados producen una sensación de descanso inmediato gracias a sus agentes naturales. No está por demás aplicarse uno de estos productos cada noche, son inocuos y descansan los pies.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.