COMENTARIOS

Madres primerizas

Madres primerizas guia para las madres primerizas.

Ser papás por primera vez es un trabajo de tiempo completo, y como los bebés no vienen con manual de instrucciones te damos algunos consejos.

Al hospital
Empieza a preparar tu maleta con suficiente anticipación. Ten en cuenta que la estancia en el hospital puede ser de hasta cuatro días y que en su equipaje debe incluir sin falta lo siguiente:

Bebé
-Ropa suficiente.
-Pañales.
-Manta o chal antialérgico para cuando lo amamantes.
-Cobija de lana si es clima frío o de algodón en climas cálidos.
-Kit de aseo con aceite o leche limpiadora para niños, jabón neutro, pomada para las quemaduras, colonia, cepillo, paños húmedos, copitos de algodón y todo lo que creas que puede ser útil.

Mamá
-Los resultados de los últimos exámenes médicos.
-Tu identificación, seguros médicos.
-Pijamas abiertas por delante y con las mangas cortas para que sea más fácil amamantar al bebé.
-Bata, pantuflas y calcetines de algodón.
-Brasieres para lactante, con copas que se abren, y protectores absorbentes de leche.
-Faja posparto.
-Neceser con jabón neutro, champú, peine, cepillo de dientes, crema dental y todas las cremas que use cotidianamente y que no tengan olores fuertes que puedan molestar al niño.
-Una agenda telefónica con los números de las personas más cercanas.
-Cámara fotográfica y de video para empezar a filmar la película de la vida de su hijo.

Contagios
Todas las mamás tiene miedo a que alguien enfermo contagie al niño si lo besa o lo coge en brazos. Es de sentido común saber que si alguien está enfermo no debe acercarse al pequeño ni mucho menos cargarlo, pero esto no puede convertirse en una obsesión que lo aísle del resto del mundo.

Esterilización
La higiene es fundamental, sobre todo en las primeras semanas de vida, pero no hay que obsesionarse. No olvides que este es el tiempo en el que los niños deben desarrollar sus defensas gracias al contacto con el medio ambiente.

Baño
Necesitas tener a la mano: jabón neutro, toalla de algodón, peine o cepillo, ropa limpia, champú adecuado para los bebés, pañales, una bañera y una esponja.
 
Dormir
Muchos pediatras tiene como máxima “a dormir boca arriba y a jugar boca abajo”. Cuando están despiertos es mejor que estén boca abajo para evitar que la cabeza se les achate y para que desarrollen fuerza muscular en el cuello. Para dormir es mejor acostar al bebé boca arriba para prevenir la muerte súbita.

Pelo
Mucha gente piensa que rapar al niño recién nacido hace que el pelo le crezca más fuerte. Los dermatólogos no lo recomiendan, porque eso no es cierto y porque al quitarle el pelo pierde el calor natural de la cabeza. Las características capilares dependen de la genética y sólo se dejan ver después de un año de vida.

Preparación
Cuando todo esté perfectamente organizado lávate las manos, cierra la puerta y la ventana de la habitación donde bañarás al bebé, para evitar corrientes de aire.
 
Sueño
Contrario a lo que muchos piensan, no es lo óptimo dejar la casa en silencio absoluto mientras el bebé duerme. Es mejor dejar que se habitúe a los ruidos cotidianos de la casa. Así sabrás cuándo se trata de una siesta y cuándo del sueño nocturno.

Abrigo
Los recién nacidos se enfrían fácilmente, pero el exceso de abrigo los hace sudar demasiado y se ha comprobado que eso aumenta el riesgo de asfixia y muerte súbita. Si la temperatura ambiente es cercana a los 22°, estará cómodo y su cuerpo dará señales de necesitar más o menos abrigo.

Caricias
El contacto físico es fundamental, sobre todo con la madre. Abrazar, acariciar, masajear y besar, genera confianza y da seguridad.

A partir de un mes
-Llena la bañera con agua tibia que no supere los 30°. Comprueba la temperatura con el codo, la parte interior de la muñera o un termómetro de baño.
-Desnuda al bebé y envuélvalo en una toalla.
-Límpiale la cara y las orejas con algodón húmedo.
-Sosteng al bebé con el brazo derecho, del mismo modo inclínalo sobre la bañera, y con la mano izquierda lávale la cabeza con un mínimo de champú. Enjuagalo bien y secálo para cepillarlo después.
-Lista la cabeza, sostenla los hombros del bebé con una mano, introduciendo los dedos por debajo de la axila y sosteniéndole la nalga con la otra mano. Es importante no dejar de sonreírle y hablarle mientras lo bañas.
-Metelo  en el agua. Manten una mano por debajo de los hombros, de modo que los tenga afuera, lo mismo que la cabeza, y maniobra con la otra mano.
-Lava y enjuaga de arriba hacia abajo. Primero el pecho, los brazos, las manos, hasta las piernas y los pies. Gíralo para lavar la espalda y las nalgas.
-Una vez que esté limpio y enjuagado, levántalo con suavidad y cúbrelo con una toalla.
-Sécalo bien y envuélvelo para darle calor.

Recién nacido
Lo ideal es darle un baño seco, sin inmersión en el agua, en los primeros días. Antes de desnudarlo, límpiale la cabeza con una esponja suave y humedecida con agua tibia. Con un algodón húmedo, limpia los ojos, la nariz, la cara y las orejas, y luego todo el cuerpo. En seguida, limpialo todo con una toalla suave, sin frotar. Sécalo y ponle ropa limpia. Es importante revisar el ombligo. Si supura, tiene un color rojizo o mal olor, hay que acudir al pediatra. Limpia el cordón con agua y jabón, y sécalo muy bien.
 
Cuna
Es muy importante que desde su nacimiento el niño duerma en su cuna. No es recomendable que cuando llore lo pases a tu cama, pues además de malacostumbrarlo, corres el riesgo de quedarte dormida con el bebé debajo del cuerpo y aplastarlo o asfixiarlo.

Pareja
Los dos deben prepararse para el parto con lecturas, consultas a especialistas y cursos profilácticos.

Super mamá
Dar a luz y enfrentarse al cuidado del bebé demanda un desgaste de energía física, mental y emocional enorme. Es normal que en ocasiones te sientas incapaz de afrontar el reto. Cuando esto suceda, no hagas esfuerzo sobrehumanos. Admite tus limitaciones, reconoce que está cansada, que tu no eres infalible, y pide ayuda.

Pediatra o abuela
La sabiduría de las abuelas es fundamental, pero recuerda que el pediatra se ha pasado media vida estudiando la anatomía infantil, por eso, no dudes de él, acata  sus recomendaciones y no las sustituyas por las de quienes te rodean.

Soporte
La ayuda del padre o de alguna otra persona es fundamental, ya que el cuerpo de la madre tiene que recuperarse y toda ayuda le será valiosa, que acunen al bebé mientras ella descansa, o la ayude a colocárselo en el pecho o sobre todo a cambiar pañales ya que es algo nuevo para ambos.

Fundamental
-No querer dárselas de mujer maravilla y tener claro que el cansancio físico y mental son un derecho y hacen parte de la naturaleza humana.
-No tengas miedo de pedir ayuda cuando la necesites.
-No te cambies de casa mientras estés embarazada o hasta que tu hijo no tenga seis meses.
-Ten claro en quién puedes confiar y acudir en caso de necesidad.
-Aprovecha cualquier oportunidad para descansar.
-Aliméntate adecuadamente. Las ensaladas, los vegetales frescos, la fruta, los jugos, la leche y los cereales son alimentos muy beneficiosos.
-Busca tiempo para disfrutar con tu pareja. Ten a alguien que cuide del niño y salgan juntos a cenar, al cine, de compras, a ver a unos amigos o a tomar una copa.
-Haz un seguimiento estricto a las vacunas.
-Ten siempre cerca los datos del pediatra y todos los documentos a la mano.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.