COMENTARIOS

Una vitrina para los maestros patronistas

Revista FUCSIA

Una vitrina para los maestros patronistas Una vitrina para los maestros patronistas

Colombiamoda 2015 se convirtió en una nueva ventana para visibilizar su silenciosa labor gracias al Museo Maestros Patronistas, un espacio en el que estos artistas de la confección exhibieron sus modelos.

En el mundo de la moda, la vista es el sentido imperante. En las pasarelas desfilan, materializadas en productos reales, las inspiraciones con las que alguna vez soñaron los diseñadores. Pero como suele suceder en esa cadena creativa, en un lugar mucho más lejano que el backstage se encuentran los patronistas: los arquitectos de la moda y los encargados de elaborar los planos para que una idea se transforme en una obra tridimensional.  

Colombiamoda 2015 se convirtió en una nueva vitrina para visibilizar su silenciosa labor gracias al Museo Maestros Patronistas, un espacio en el que estos artistas de la confección exhibieron sus modelos.

El camino que los llevó por primera vez a esta feria de moda empezó a comienzos de este año de la mano de Club Colombia, LCI Bogotá, Inexmoda y FUCSIA, y la elaboración conjunta de un ambicioso proyecto que buscaba darles a los 15 patronistas de los más reconocidos diseñadores del país la oportunidad de exponer sus creaciones con el objetivo de darle una cara a su oficio. 

Su aprendizaje es empírico, pero con esta iniciativa recibieron tutorías para realizar un producto personal, además de la instrucción en técnicas de la construcción de atuendos del maestro japonés Shingo Sato. 

“Este proyecto buscó, de principio a fin, reconocer la importancia de estos talentos, que aunque se encuentran a la sombra, son el motor de los creativos colombianos. Quisimos contribuir en su profesionalización para así empoderarlos e impulsar la moda desde diferentes partes de la cadena”, explica Ana María Londoño, editora de moda de FUCSIA y líder de la iniciativa.

Que el público pueda ser testigo del gran valor estético de sus propuestas es un primer paso en la búsqueda para recompensar la disciplina de estos maestros que mostraron cómo sus talentos y sus sueños se pudieron materializar en piezas dignas de admirar.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.