COMENTARIOS

Puerta Astral Mauricio Puerta

El astrólogo Mauricio Puerta revela algunos de sus secretos y deja ver otros que nos tocan a todos.

 
Por: Margarita Vidal
 
Rodeado de 18 mujeres, Mauricio Puerta cursó toda su carrera de Antropología en la Universidad de Los Andes. Convencido de que no hay nada casual en la vida, esperaba el momento en que esa circunstancia se materializara en algo tangible y definitorio.
 
Sucedió cuando uno de los profesores preguntó quién se le medía a un viaje de estudio al resguardo indígena de Tierradentro, en el departamento del Cauca. Por obvias razones, él era el único que podía viajar sin condiciones y allá llegó a realizar una labor extraordinaria por casi cuarenta años. Puerta dio rienda suelta a sus tres pasiones: la antropología, la astrología y la arqueología. Estructuró la Fundación Antropológica de Tierradentro a través de la cual ayuda a mejorar las condiciones de vida de 45 mil indígenas que lo acogieron.

“Compartir es la esencia de la vida. Nada es nuestro, sólo la conciencia que adquirimos. Después de la muerte todo lo material se queda aquí”, dice con un brillo especial en los ojos y la sonrisa que nunca lo abandona. Hoy, su fama y su trabajo han traspasado las fronteras.

¿Por qué llama ahora astrosofía a su saber?
Porque para integrar todo el tema de la astrología hay que saber mitología, filosofía, religión, sicología, astronomía… acabo de publicar un libro de mitología para que la gente descubra cuál es el mito que vino a vivir y lo viva, y si no le gusta el final que se salga de ese mito.

¿Eso es posible?
Sí, claro, porque hay personajes que entran al mito de uno y lo llevan al de ellos. De allí salen matrimonios, noviazgos, hijos, padres, etc. Es una forma linda de entender la propia vida.

¿Qué explica el auge de la astrología?
Que se volvió como la carta de navegación de las personas y, vista de una forma seria, es un manual de funcionamiento del alma, en donde cada signo es un momento sicológico. Pero la Carta Astral no es simplemente un signo, sino todo el espectro donde signos y planetas están interrelacionados de acuerdo con el mapa del cosmos al momento de nacer.

Hay creyentes y escépticos de la astrología…
Hay varias formas de acercarse a la astrología: la que yo llamo horoscopería barata, que es la de quienes dicen no creer, pero no salen de casa sin leer el horóscopo. Hay otros que aprenden un poquito de astrología y montan un consultorio para decirle a la gente que se va a casar, o el número de la lotería…

Walter Mercado…
Sí, el ‘Papagayo Astral’. Esos se quedan ahí, porque genera platica. Hay un tercer nivel que es el de la persona que pone a pensar a los demás. ¿Cuáles son mis karmas?, ¿quién fui yo en otras vidas?, ¿cuál es mi misión? Entonces, hay que investigar y ser muy honesto consigo mismo. Y está el cuarto nivel que es: ¡Vívalo!, ¡aplíquelo!; encuentre su destino.

¿Se puede cambiar el destino?
No, porque no lo conoce y porque, una vez lo conoce, ¿cómo lo va a cambiar si es su destino? Uno puede cambiar no el destino, sino de destino, como me pasó a mí cuando, al terminar la carrera, mi profesor Álvaro Chávez Mendoza, preguntó quién quería ir con él a Tierradentro y el único que podía era yo. Me fui por tres semanas y ya voy para cuarenta años. Eso pasa. Es que nosotros vamos a nuestro destino o es él el que viene a nosotros. Mi pensamiento anterior era irme a trabajar a unas fincas de la familia en el Magdalena Medio.

Entonces, ¿quiere decir que uno puede escoger?
Excelente pregunta. ¿Puede escoger o algo en uno lo hace escoger? Uno no escoge hasta que no es una unidad. Uno es una multiplicidad de personas en una sola. Se alimenta al guerrero que se lleva adentro o a la bestia. La mejor forma de matar a la bestia es no alimentándola. Si no alimento el odio, ni la tristeza ni la depresión, por ejemplo, eso se muere y si, en cambio, alimento al guerrero que hay en uno, puede acceder a cosas superiores hasta cuando hay que enfrentar al hecho ineludible de la muerte.

¿Cómo llegó a Miami para hacer radio, televisión, dictar conferencias?
Yo tenía un aspecto espectacular en mi carta. Júpiter, el planeta de los viajes, el de las opciones, el más grande del zodiaco estaba en la Casa Nueve, que es la del extranjero. Estaba en Cartagena, cuando me entró una llamada para hacer un casting para un programa de televisión. Nunca supe qué pasó con el casting, pero en una visita a Key Biscayne me contactó una periodista de Telemundo para una entrevista, en la que expliqué, por mitología y astrología, por qué iba a ganar Bush y no Kerry. Vinieron los ofrecimientos y aquí estoy en canales de televisión, haciendo consultas, con un programa de radio, dictando seminarios y creando el Centro Iberoamericano de Astrosofía, y voy dirigir un canal por cable, una especie de ‘Infinito’, pero con documentales esotéricos.

Deme un tema de ejemplo…
¿Por qué Cristo no le dijo nunca mamá a la Virgen? Es un tema apasionante. No hay una sola frase en la Biblia en que Cristo diga: “esta es mi madre”.

No dijo en la cruz: “Hijo, he ahí a tu madre; madre, he ahí a tu hijo”?
No, él dijo: “Mujer, he ahí a tu hijo”. Y cuando en las bodas de Canaán se acaba el vino y María le dice: “Se acabó el vino”, él le replica: “Mujer, y a ti a mí, qué?” Temas como ése, con las respectivas explicaciones, serán tratados en el canal.

¿Qué trae esta era de Acuario?
Una era dura dos mil años y siempre que hay cambio de era hay cambio de valores. Los Mandamientos son once y no diez, porque en el Nuevo Testamento Jesús dice: “Un nuevo mandamiento os doy: que os améis los unos a los otros”. Pues bien, Acuario es el signo número once. Allí armé una teoría muy bonita de por qué se cayeron las Torres Gemelas. Ellas son un 11, las tumban un 11 de septiembre, empieza la era número 11 del zodiaco… Así logré juntar al arqueólogo con el antropólogo. El primero investiga qué ocurrió en la humanidad a lo largo de los últimos 25 mil años. Estamos hoy entrando a la era del amor al prójimo y hay que empezar rápido, porque si no, no va a quedar prójimo para amar. Entonces, las Torres Gemelas son Oriente y Occidente. O la Mezquita y la Catedral. O Alá y Jehová. Cuando estos dos personajes se enfrenten y todo eso se destruya, nace la verdadera religión de la Era de Acuario, que es el budismo.

¿Por qué tienen que enfrentarse y destruirse?
¿Por qué tuvieron que enfrentarse Caín y Abel? Ese es otro documental. Nos dicen que Caín mató a Abel. Que Abel era el bueno y Caín el malo. Pero, si uno lee con otros ojos, ve que Caín era agricultor y Abel, pastor. Ahí está el secreto de por qué Caín tuvo que matar a Abel. Caín tiene las semillas y Abel –pastor– maneja la carne. Cuando le hacen la ofrenda a Jehová, un dios sanguinario, acepta la ofrenda de carne y no la semilla. La pregunta es: ¿nosotros somos la semilla o la carne?

Ambas…
Una perfecta respuesta. ¿Por qué? Porque la semilla está dentro de la tierra. Si yo soy polvo y en polvo he de convertirme, yo debo tener una semilla adentro. La semilla debe matar la carne –el cuerpo– que es lo que voy a dejar aquí. Yo vine a mejorar la semilla que es lo que debe hacer todo agricultor, mejorar la calidad de su ser. Porque semilla viene de simiente y la simiente es el ser de la persona. Caín matando a Abel significa que algo en mí –la semilla– tiene que matar o, mejor, dominar a la carne.

¿La semilla es la espiritualidad?
Exactamente. Somos espíritu y materia. Los griegos lo vieron de otra manera: se partió el huevo de la creación y una cáscara formó el Cielo y la otra formó la Tierra. El acoplamiento de los dos es la unión de lo espiritual con lo material.

Volviendo atrás, usted mencionó el karma, ¿qué es?
Es una palabra mal entendida, porque se usa en forma negativa. En realidad viene de un vocablo hindú que se escribe Kri, que significa “hacer”. Es lo que tengo que hacer. Depende de como lo haga, será negativo o positivo. ¿Por qué? Porque si uno tiene ya las facultades para poder cargar una cruz, tiene que cargarla muy bien. Es decir, uno tiene una misión. Cuando yo pregunto ¿cuál es mi cruz?, pregunto: ¿cuál es mi destino?, ¿qué es lo que tengo que cargar? Por eso él dice: “Coge tu cruz y sígueme”, es decir, busque cuál es su misión y venga. Karma, pues, es una serie de compromisos ineludibles que tenemos con nosotros mismos y con la vida.

¿Por qué habla usted de “otras vidas”? ¿Por qué si reencarnamos no recordamos nada de lo anterior?
No recordamos las otras vidas porque no tenemos el mecanismo, la educación apropiada desde un principio para saber quiénes fuimos y la Naturaleza lo que hace es doparnos. Somos esclavos de la Naturaleza, ¿para qué? para perpetuar. Digamos que somos como espermatozoides, millones, buscando a quién fecundar. Por eso, yo digo que si Dios es el Creador, una eyaculación de Dios debe ser la Vía Láctea. Ahí hay millones de espermatozoides que son los solecitos de una gran matriz universal, que es, obviamente, la parte femenina.

Eso acaba con el concepto tradicional de Infierno y Cielo, ¿no?
Mira, en el Génesis está escrito que Dios creó el Cielo y la Tierra y separó la luz de la oscuridad. No hay ningún pasaje donde diga que Dios creó el Infierno. El límite entre Infierno y Cielo eres tú. De ti depende vivir en el Cielo o en el Infierno, porque el Infierno lo podemos vivir ya. Y el Cielo gratis no se puede. Hay que construir el camino para vivir el Cielo.

Pongamos ahora los pies en la Tierra, ¿ganará Obama o McCain?
Debería ganar Obama. No me atrevo a decir que gana, pero ahí no hay una pelea entre dos apellidos, sino entre lo afrolatino y el blanco. La pregunta es, ¿votarán los blancos demócratas, y otros blancos, por un negro? ¿Será que por ahí se empezará a debilitar el racismo? Sería lo ideal porque, repito, esta es la era en que todo eso va a cambiar. Absolutamente.

Vamos a Colombia. ¿Por qué el presidente Uribe es tan camorrero?
Yo lo llamo la ‘Tortuguita Ninja’, porque él es Cáncer y a ese signo lo rige la luna que rige los sentimientos. El hombre Cáncer se encierra en su caparazón y a la menor provocación saca las tenacitas para defenderse. Sabe que la mejor defensa es el ataque. Esa es su sicología.

¿Irá a un tercer mandato?
No creo que se lance a un próximo periodo, por la sencilla razón de que todos los que nacimos entre 1937 y 1957, teníamos a Plutón en Leo, lo cual es excelente para ser presidente: Pastrana, Bill Clinton, Chávez, Fidel Castro, Samper, Mussolini, Fujimori, Bolívar, que, además son Leo de signo. Pero ahora estamos cambiando de generación y empiezan a mandar los nacidos entre 1957 y 1971. Son los que tienen a Plutón en Virgo. Plutón sigue siendo el poder, pero Virgo es la virgen, la monja, la enfermera, la maestra. Me parece que es más adecuado Plutón en Virgo para mandar en la Era de Acuario, que es el pueblo, la comunidad.

¿Quiénes tienen a Plutón en Virgo y nacieron en ese lapso?
Por ejemplo Germán Vargas Lleras o Íngrid Betancourt. Yo por eso dije en una entrevista que me hicieron en El Tiempo, en mayo del 2008, que éste era el año de la liberación de Íngrid, porque ella es Capricornio y así fue, pero yo no creo que se lance ni que vaya a ser presidenta nunca. El problema es que la están premiando por algo que todavía no se merece. Si ella trabaja por el rescate de los demás secuestrados y logra el fin del secuestro en Colombia, que le den el Nobel de Paz. Por cierto, Juana de Arco también era Capricornio.

¿El secuestro la cambió?
Absolutamente, sí. Ya no es la misma que se llevaron, es completamente otra, y eso la hizo entender cuál es realmente su misión.

De acuerdo con las fechas, dígame ¿cuáles entre estos posibles candidatos tendrían chance: Santos, Noemí, Marta Lucía, Pardo, Fajardo?
Los cuatro primeros nacieron antes. En cuanto a Sergio Fajardo, todavía no tengo los datos, pero creo que alcance.

¿Qué va a pasar con las Farc y la Política de Seguridad de Uribe?
Ahora tiene que venir una avanzada muy grande del Ejército, porque si a Uribe le quedan dos años de mandato, le falta dar un golpe mucho más contundente que el de Reyes en Ecuador. Tirofijo se les murió, pero la cosa tiene que ser por lo menos acabar a Jojoy o a Cano. En ese momento el doctor Uribe ya no necesita volverse a lanzar, porque ya cumplió con su objetivo, que era dejar a la guerrilla muy debilitada, muchísimo más mermada de lo que él la encontró. Eso se va a dar.
 
 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.