COMENTARIOS

Reglas de oro Reglas de oro

Eficacia + Precio asequible + Virtudes son las tres condiciones que deben cumplir los productos de belleza para formar parte de las preferencias femeninas.

 
No siempre los mejores productos son los más costosos. Pero muchas mujeres toman el camino más corto, el de atender a asesoras que tratan de venderles lo más caro que se exhibe en las tiendas de belleza haciéndoles creer que calidad y costo alto van de la mano, o a algunas amigas que están acostumbradas a hacer alarde de que confunden precios altos con calidad. ¿Cómo conciliar los gustos personales y esa inclinación que cada vez es más generalizada de creer que los productos de belleza sólo pueden responder a su precio para mostrar su eficacia?
Algunas normas fáciles de implementar pueden hacer por usted lo que no hace su bolsillo: ayudarle a escoger los productos que más le convienen a sus necesidades y decirle que ponga atención a sus próximos consumos de belleza antes de vaciar sus bolsillos.

1. Pruebe productos nuevos, cuyas marcas quizá no ha oído mencionar, cerciorándose acerca de lo benéficos que pueden resultar sus componentes para sus necesidades básicas. Por ejemplo, el universo de las cremas hidratantes es cada vez más amplio y las hay procedentes de muy buenos laboratorios, de tradición y a precios módicos.
2. Como quiera que hay productos que no se deben usar durante largo tiempo, como las pestañinas, debido a que están expuestas, por abrirlas y cerrarlas muy frecuentemente, a que haya bacterias y microorganismos que sean foco de infecciones en los ojos, trate de usar pestañinas no costosas y más bien reemplácelas cada tres meses al menos.

3. No necesita usar bloqueadores solares costosos, sino usar el que llena los requisitos que usted busca. Lo más importante de una pantalla solar es su factor de protección, y es mejor cambiarlo de unas vacaciones a las siguientes porque no es bueno guardar productos expuestos al sol durante tantos días. Así, economice en este artículo.

4. En cada mercado de belleza analice los productos novedosos que vea en las estanterías o vitrinas y compare su precio con los que usa normalmente. De pequeña en pequeña economía, logrará ahorrar en algunos que son de uso frecuente.

5. Pruebe comprar algunos productos exclusivos destinando un poco más de dinero a éstos, y ahorre en los que son menos exclusivos y menos importantes en su rutina de belleza. La consigna es ahorrar aquí y soltar un poco más la mano allá.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.