COMENTARIOS

‘Sex and the City’ en cine

Rocío Prieto

‘Sex and the City’ en cine Sex and the city

Estuvimos en Nueva York con las protagonistas de Sex and the city, la serie que pronto se estrenará en una versión cinematográfica.

Por Rocío Prieto
 
Luego de divertirnos, hacernos reír y hasta llorar, de reconocernos en las historias de sus personajes y de preguntarnos por muchas cosas que nos cuestionan, qué más podría darnos Sex and the city, la famosa serie de televisión estadounidense ganadora de premios Globo y Emmy.

Ahora, después de su final en el 2004, el nuevo reto de las actrices y los productores es lograr el éxito que tuvieron, o superarlo, en la pantalla grande. Desde este 30 de mayo, Sex and the city estará con nuevas historias en las salas de cine.

Como preámbulo al estreno, representantes de las principales revistas del mundo se encontraron con las cuatro protagonistas: Sarah Jessica Parker, Kim Cattrall, Cynthia Nixon y Kristin Davis. FUCSIA estuvo allí para conversar con ellas.

De película

No podía ser otro sino el Hotel Ritz frente al Central Park, el escenario para conocer como primicia esta propuesta. Hasta allí llegaron las cuatro mujeres a disfrutar de un desayuno con los medios de comunicación.

Frutas frescas, huevos Benedict, papas asadas con tomillo, salmones ahumados y bagel tostado con queso crema, fueron el menú de esta presentación.

En este ambiente de calidez y buen gusto, sobresalió el vestuario de las actrices, todas con trajes de los mejores diseñadores del momento. Kim Cattrall (Samantha) llevaba un vestido de velo beige de Balenciaga y zapatos de tacón alto de Jimmy Choo. Cynthia Nixon (Miranda) tenía un vestido gris con negro de tirantes gruesos, suelto, con los hombros descubiertos de Theorie, y zapatos de Manolo Blanhnik en negro y tacón bajo. Kristin Davis (Charlotte) tenía unas botas altas con tacón de Prada, una blusa de flores de colores vivos y un pantalón de MaxMara. Y la más esperada, Sarah Jessica Parker (Carrie), llevaba un vestido color beige de Versace, una chaqueta de Halston y una pequeña cartera de Fendi.

Con un maquillaje muy natural, la Parker podría haber sido la diva, pero guardó distancia frente a sus entrevistadores. Por su parte, Kim Cattrall se mostró muy glamurosa, y Kristin Davis fue la más relajada de todas, así como Cynthia Nixon se caracterizó por su espontaneidad.

Así se hizo


Sex and the city, la famosa serie narrada en primera persona por Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker), una columnista que vive en Nueva York y escribe sobre sexo, hombres y mujeres, a partir de sus relaciones y de las de sus mejores amigas Samantha, Miranda y Charlotte, se convirtió en un referente obligado de televisión desde 1998 hasta el 2004 cuando terminó el programa y, gracias a este éxito, desde ese momento se buscó la manera de llevarlo al cine, pero algunas dificultades iniciales retrasaron la idea, incluso se rumora que uno de los problemas fue que Kim Cattrall pedía mucho dinero para su papel, sin embargo, sobre este tema nadie se refirió durante la rueda de prensa en Nueva York.

Finalmente, fueron convocadas a rodar. A Kim la llamó Crish Albrecht (presidente de HBO) con la certeza de que si ella hacía parte del proyecto sería un factor de éxito para conquistar a la audiencia. A Cynthia Nixon también la llamó este directivo y un año después estaba filmando en las calles de Nueva York. Por su parte, Sarah Jessica Parker sintió que era como un sueño ver que todos los que participaron en la serie de televisión se habían vuelto a reunir desde el 19 de septiembre del 2007 para hacer realidad la película.

Pero, indiscutiblemente, en este proceso de producción ha sido clave el trabajo de Patricia Field. Todas coinciden en que, sin ella, la historia hubiera sido diferente. Entre sus responsabilidades ha estado convertir en un icono del fashion a Sara Jessica Parker. Pat, como la conocen todos, es una mujer elegante que parece un rey Midas porque todo lo que toca lo vuelve oro. Ella fue la encargada de traer a la serie importantes marcas de modistos desde París, Italia y Nueva York. A esto se suma que es una artista impulsiva y su trabajo lo asume con pasión, al punto de que les armó a cada una de las protagonistas en el set una sección en la que cuentan con mesas llenas de zapatos, carteras, joyas, sombreros y demás accesorios, porque para ella hasta un broche o una capa pueden hablar del buen gusto.

Patricia es considerada una de las visionarias más grandes en el campo de la moda, comenzó con su boutique Eponymous en la ciudad de Greenwich en 1966, y para muchos levantó los estándares de la moda en la televisión imponiendo un nuevo estilo en la forma de vestir de las americanas. Ha diseñado ediciones limitadas de zapatos, un reloj japonés Seiko, y actualmente es la directora creativa de la fábrica japonesa Smacky Glam.

Para quienes vieron la serie de televisión, la película no empieza justo ahí donde termina la serie, sino que transcurren varios años. Charlotte que cría a su hija asiática adoptada, pudo finalmente quedar embarazada. Miranda y Steve tienen problemas porque ella no se siente feliz. Samantha a pesar de estar con Smith, todavía sigue buscando al hombre de su vida. Mientras Carrie es una nueva persona. Si bien ahora todas son más maduras, las protagonistas sólo quieren que se estrene la película para que los espectadores se lleven grandes sorpresas.

Sex and the city espera tener un nuevo éxito en el cine, un arte donde la crítica y los espectadores son implacables.

Mujeres comunes

La entrevista con las protagonistas permitió también hablar de la vida de cada una. Por ejemplo, Cynthia tocó el tema de su homosexualidad y de cómo cría a sus hijos con su pareja Christine Marinoni. Contó que tiene una relación maravillosa, que es feliz y que ella le da mucha tranquilidad, además, dijo que le encanta vestirse hippie. Al final confesó que de la serie heredó su gusto por los zapatos de Manolo Blanhnik. A continuación, Kim Cattrall comentó que después de tres matrimonios no tiene planes de casarse con su actual novio, un chef 23 años menor que ella. Relató que se conocieron cuando ella fue al restaurante donde él trabaja y que éste no supo quién era ella, hasta le preguntó si su trabajo era estable, eso la enamoró. Al final afirmó que no quiere volver a la profesión de escritora porque es un oficio muy solitario.

Sarah Jessica Parker dijo que lo más importante para ella es tratar de llevar una vida muy normal, por eso, lleva a su hijo al colegio todos los días y no le molestan los paparazzi. Frente a la cinta recalcó que se sentía muy orgullosa, porque además de ser la protagonista es también productora de la misma.

Y aunque Kristin Davis lleva una argolla llena de diminutos diamantes en su mano izquierda, fue enfática en decir que no se casará pronto y que no está comprometida. La razón del anillo: le encantan las joyas, aseguró.

Así, en medio de este ambiente, lleno de estrellas y anécdotas, se lanzó esa bola de nieve que será la película Sex and the city, un proyecto esperado por muchos que seguramente será uno de los títulos más taquilleros del año en la cartelera de cine.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.