COMENTARIOS

Correr, una práctica más sexy que nunca

Revista FUCSIA

Correr, una práctica más sexy que nunca Correr, una práctica más sexy que nunca

Correr se ha vuelto una actividad de interés global como deporte, por salud e incluso por turismo. Te presentamos una guía rápida para que lo hagas con las piezas ideales y de la mejor manera.

Correr ¿Por qué hacerlo?

Los integrantes del pueblo indígena mexicano Tarahumara, quienes corren después de beber mucho, con los pies casi descalzos y distancias que un maratonista “occidental” no lograría alcanzar, lo hacen porque es parte de su cultura, de sus costumbres y, además, porque según algunos de ellos —sin poder todavía entender si la que habla es la dopamina que invade sus cuerpos o el alcohol— es una “experiencia embriagadora”.

Por su parte, los Kaihogyom, los monjes maratonistas japoneses del monte Hiei, corren quizá como ningún otro ser humano en el planeta y lo hacen para alcanzar la iluminación. Una recompensa que se logra después de cumplir un gran sacrificio: correr casi 80 kilómetros diarios durante siete años.

Correr. Algunos lo hacen para bajar de peso, otros para huir. Algunos lo hacen como un deporte, para mejorar sus salud, como profesión y algunos otros lo llevan a cabo para liberar estrés y para tener un espacio y momento propios.

Antes, en tiempos prehistóricos, corríamos bastante y lo hacíamos ya fuera para evitar ser presas de un animal gigante que nos quería comer o para poder cazarlo y comérnoslo. Ahora, enmarcada en toda la onda de la vida sana, correr se ha vuelto más sexy que nunca, tanto que incluso se ha dicho que una de las tendencias más relevantes en términos de turismo en los últimos años es viajar por el mundo para participar en los numerosos maratones que se realizan todo el año —más de 500— en por lo menos 83 países.

Hay maratones por la vida, por la muerte, por la tía, con los perros, los gatos. Se corren los 1k, 5k, 10k, los 20k. ¿Por qué? Porque correr tiene una gran variedad de beneficios, entre los cuales se encuentran sentirse mejor consigo mismo y con la vida; prevenir la obesidad y un par de tipos de cáncer; reducir el riesgo de sufrir enfermedades del corazón como infartos, de diabetes y de alta presión sanguínea. Ayuda además a bajar de peso e incluso hasta puede hacernos vivir durante más tiempo.

Sin embargo, no hacerlo de la manera adecuada puede volverlo incluso tan poco provechoso y problemático como el sedentarismo. Entonces, pensando en sus salidas a correr y en que sean cada vez más provechosas para su salud, quisimos construir esta breve guía, que le puede ser útil para responder preguntas como cuánto y cómo debe correr.


En sus marcas, listas...

1. Caliente

¿Por qué? Porque está tiesa y de alguna manera le debe informar a su cuerpo y acondicionarlo para llevar a cabo una actividad como correr. Si no lo hace, fácilmente puede sufrir lesiones. Calentar le ayuda a que sus músculos, huesos y articulaciones se relajen, además le ayuda a que de una manera gentil vaya aumentando tanto el ritmo cardíaco como la circulación y así preparar su cuerpo para la actividad.

¿Cuánto tiempo? De 5 a 10 minutos.

¿Cómo? Algunos entrenadores sugieren caminar, también puede hacer pequeños trotes en un mismo lugar.


2. Estire

¿Por qué? Hasta hace relativamente poco se creía que hacer estiramientos estáticos antes y después de correr era beneficioso para el cuerpo; sin embargo, recientes estudios, como el realizado por la Sao Paulo Research Foundation, advierten que los estiramientos estáticos pueden afectar la función neuromuscular, así que ahora se recomienda que durante el calentamiento se hagan estiramientos en movimiento.

¿Qué tipo de estiramiento? Puede hacer unas cuclillas dando pasos e intentar el estiramiento dinámico que llevan a cabo los futbolistas, como tocar los glúteos con los talones o subir las piernas hasta que se encuentren con las manos, haciendo una suerte de trote alto.

¿Durante cuánto tiempo? Tres veces por ejercicio de 15 a 60 segundos cada repetición.


Foto: Paloma Villamil/15

3. Aliméntese apropiadamente

¿Por qué? Porque es importante proveer al cuerpo con la energía necesaria para que haga una ejercitación exitosa. Aquellos elementos nutritivos que más le ayudan a incrementar la energía son los carbohidratos, los cuales son almacenados en los músculos y el hígado en forma de glucógeno, así evita la fatiga y el resentimiento muscular posterior.

¿Cuándo se deben ingerir? Después de una gran comida debe esperar entre 2 y 4 horas, que es el tiempo que toma el cuerpo en digerirla completamente. Cuando toma un pequeño snack, bastará con que espere 30 minutos.

¿Qué se debería ingerir? Leche, cereal y fruta.


4. Hidrátese


¿Por qué? Porque es importante para prevenir enfermedades del corazón, además de la deshidratación, la fatiga, los dolores de cabeza y los molestos calambres musculares.

¿Cuánto?
Los expertos aseguran que antes de hacer un recorrido prominente es fundamental que en los días previos se hidrate bastante. Durante el ejercicio es clave que beba cada vez que sienta sed y después es necesario que tome entre 20 y 24 onzas de agua por cada libra de peso perdida.

¿Qué beber? Agua o bebidas que repongan el agua perdida.


Foto: Paloma Villamil/15

5. Respire

¿Por qué? Porque si no lo hace, no vale la pena siquiera que haga ejercicio. La respiración es la encargada de oxigenar todo el cuerpo y darle el aliento necesario para desarrollar la actividad. Para que les dé a los músculos de las piernas y en general de todo el cuerpo la cantidad de oxígeno que necesitan, muchos expertos y maratonistas sugieren inhalar y exhalar por la boca. Sin embargo, evite respirar solo con el pecho y trate, en cambio, hacerlo con el diafragma porque así lleva mayor cantidad de aire a todo el organismo. Además, investigadores de la Universidad de Brunel en Inglaterra han demostrado que un diafragma entrenado puede ayudarle a superar la fatiga cuando se corre.

¿Cómo? El reto de todo aquel que corre debería ser tratar de sincronizar su respiración con sus pasos. Cuando trote a un paso tranquilo inhale durante dos o tres pasos y exhale durante la misma cantidad de pasos. Cuando corra, la necesidad de respirar más oxígeno será apremiante, así que es imperativo que inhale durante cada uno o dos pasos y exhale al mismo ritmo.

¿Y si hace frío? Si el ambiente es frío, como lo puede ser Bogotá en las madrugadas, los expertos recomiendan que comience a entrenar la nariz para que entre en el juego, pues el aire frío es más seco y respirar por la boca puede aumentar la resequedad en todo el cuerpo y disminuir la temperatura.


6. Adquiera el equipo adecuado


¿Por qué?
Porque eso le permitirá estar más cómoda y ser más considerada con su cuerpo. A la hora de escoger unos trainers debe tener en cuenta, por ejemplo, el puente de su pie y el tipo de corredora que puede ser. Supinador: corre con las piernas separadas y apoyando la parte exterior del pie. Pronador: corre con las piernas más juntas y pisan más con la parte interna del pie. Neutro: pisa derecha, sin sobrecargar ninguna parte. Además se debe tener en cuenta la manera como el pie pisa el suelo. Si lo hace con la punta, con el centro o con el talón.

¿Cómo?
Antes de comprar sus tenis para correr debería conocer su pista. ¿Serán zapatos para correr en asfalto, en una pista o sobre una máquina en el gimnasio? Además puede fijarse en los patrones de desgaste de la suela de sus tenis, pues según sea en diversos lugares puede indicarle la forma en la que pisa y corre.


7. Entienda su estilo al correr y su pisada

¿Por qué? Porque hacerlo puede ayudarla a ser más eficiente, más rápida, más amable con su cuerpo y evitar las lesiones. El experto Ed Kerry, conocido como el Run Doctor, dice al respecto: “Usualmente correr se considera una forma barata de ponerse en forma, pero si la técnica es incorrecta puede ser contraproducente”. Como cualquier otro deporte, caminar y correr exigen una técnica específica. Actualmente muchas tiendas y laboratorios de correr analizan la pisada, sin embargo lo que parece realmente importante es analizar el engranaje completo del cuerpo.

¿Cómo? Los ojos deben mirar siempre 10 o 20 pasos adelante. Trate de pisar con la mitad del pie y luego apoyarse e impulsarse con los dedos. Asegúrese de que sus dedos apuntan el lugar hacia donde quiere correr. Mantenga los brazos al nivel de sus caderas, en un ángulo de 90 grados. Usted debe estar derecha y erguida, la cabeza alta, la espalda recta y los hombros nivelados. Trate además de no rebotar, sino ir tan pegado al suelo como le sea posible.


Foto: Paloma Villamil/15


8. Controle su tiempo

¿Por qué? Porque correr demasiado puede ser perjudicial. Según estudios publicados recientemente en el Journal of the American College of Cardiology, correr por lo menos durante cinco minutos todos los días puede reducir significativamente los riesgos de que muera prematuramente. El tiempo recomendable para mantener una buena salud, dependiendo de la edad y de la experiencia de la persona, se ha establecido en un promedio de no más de dos horas y media por semana. Correr exigiéndose mucho, haciéndolo demasiado rápido, puede ser incluso peor que ser sedentario.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.