COMENTARIOS

Un espacio acorde con los sueños

Un espacio acorde con los sueños Un espacio acorde con los sueños

Materiales amigables con el medio ambiente y novedosas tendencias decorativas se posan sobre las paredes y pisos de las habitaciones.

 
Como si un hada madrina hubiera desplegado su varita mágica sobre los ámbitos donde se desarrolla la actividad febril de los niños, el mobiliario, los accesorios y los juegos se inspiran en un universo mágico en el que las innovaciones están al orden del día.
 
Empezando por los diseños, que han traspasado el concepto del mueble en sí, para convertirse en módulos que parece que fueran a migrar de un lugar a otro de la habitación con tan solo un soplo, pues los materiales de los que están hechos, amigables con el medio ambiente, los hacen a la vez fáciles de ensamblar, ergonómicos y totalmente inocuos para los pequeños debido a las pinturas y otros elementos que se emplean en su terminado.

Un viaje por el mobiliario contemporáneo infantil es el que propone la firma Eureka, cuya tienda, en el Parque de la 93 de Bogotá, permanece llena de niños que acuden a participar en talleres de cuento y que tienen la oportunidad de jugar en medio de un espacio inspirador. Los muebles Phantom, de diseño ergonómico, son una opción que crea a la vez una atmósfera liviana y confortable; se trata de sillas, mesas, camas, armarios, juguetes y guardalodo, que se caracterizan por sus líneas simples y lo práctica que resulta su limpieza.
 
Las piezas del mobiliario Kroom tienen la característica de ser hechos de materiales ‘verdes’ o ecológicos, en este caso, de cartón reutilizado, lo que los hace muy livianos y fáciles de ubicar. Los P’kolino, entre los cuales hay unas sillas forradas que semejan las antiguas poltronas de las abuelas, pero en miniatura, están diseñados con propósitos multiusos, por ejemplo, la cama P’kolino se puede doblar para convertirla en un cómodo sillón.

Algo que llama la atención del mobiliario infantil de hoy es que es a la vez lúdico y cómodo. Los niños pueden contar en su habitación con muchas posibilidades de juego y distracción en medio de un ambiente propicio para sus actividades.

Las paredes
La pintura se adhiere a las paredes de las habitaciones infantiles con la misma gracia que las historias contadas a los pequeños. Además del recubrimiento de éstas con colores y materiales inocuos y no tóxicos, tal y como lo facilitan pinturas como las de Pintuco, hay una cantidad de elementos que aportan toques divertidos y hasta didácticos al ambiente.
 
Y si bien es bueno que las habitaciones de los niños tengan colorido, no hay que perder de vista que un buen principio es elegir siempre tonos claros, que aporten luminosidad y creen un espacio sereno.

Los vinilos decorativos entraron a formar parte de las alcobas de los niños como una especie de cuentos creados para estimular su imaginación y, al tiempo que son fáciles de instalar y remover, constituyen una tendencia muy en boga en los últimos años. Recientemente vino a sumarse a esta práctica decorativa la de los grandes autoadhesivos o calcomanías que con motivos de animales, piratas, nubes, ramazones, y otros se adhieren a las paredes y al imaginario infantil de motivos y héroes de la vida cotidiana.

Entre éstos están a disposición en el país los MonVinyl, diseñados, fabricados y comercializados por la empresa Singellum Design S.A.S., pionera en esta técnica en Colombia desde el 2007. La firma tiene un catálogo de más de 500 diseños infantiles y ofrece la posibilidad de personalizar la decoración a la medida y gusto del cliente en murales que pueden ir, por ejemplo, acordes con la lencería elegida para la alcoba, en fotomurales de películas animadas o en retratos desarrollados a partir de una fotografía.
 
Los materiales utilizados son removibles, es decir, no dañan las paredes al ser retirados. La tienda virtual de la marca ofrece la posibilidad de compras on-line. Los vinilos se envían a domicilio con las instrucciones para su instalación, además de que disponen de instaladores en Bogotá, Cali, Bucaramanga e Ibagué.

Por su parte, Ana María Robayo, diseñadora de vinilos decorativos personalizados en su firma Flohra Estudio Creativo, afirma que decorar una habitación infantil requiere “de una perfecta comunicación con el cliente y un conocimiento del espacio sobre el cual se va a trabajar. Es muy importante saber sus gustos y preferencias en cuanto a colores y formas. Pienso en algo limpio, que no sature el espacio, sino que lo complemente y genere un ambiente cálido. Me reúno con el cliente y le pido que me muestre la cama, la colcha, los juguetes y todo aquello que irá en la alcoba. Pienso en una bonita ilustración, y a partir de allí comienza mi labor de diseño, previa presentación con las dimensiones reales y un montaje del vinilo sobre el espacio. Cada una de mis ilustraciones es hecha única y exclusivamente para cada cliente, nunca repito un diseño”.

Toques maestros
Aunque hacer los muebles a la medida sigue siendo una alternativa válida, los de diseño, listos para llevar, son una buena opción para las mamás que no gustan de la uniformidad en la decoración. Eso sí, es muy importante medir los espacios para no caer en la tentación de adquirir un mobiliario que se vea muy voluminoso o que desentone con respecto a los demás accesorios de la habitación. Piensa ‘en blanco’ antes de escoger todos los elementos, si es posible haz un plano propio con medidas y, sobre todo, no te lances al color sino después de haber contemplado varias posibilidades.

Es muy importante, igualmente, que la habitación cuente con un buen clóset y otro lugar para guardar juguetes y objetos, porque éstos van aumentando a medida que el niño crece. Deja a la vista algunos libros para que los niños los tengan a la mano.

Por último, la iluminación de la habitación infantil se puede concentrar en una sola lámpara, eso, sí, muy original, como el último toque que ilumine el ámbito donde discurre el mundo de tu hijo.
 
De acierto en acierto
Tania Bermúdez, gerenta de Eureka, brinda algunos consejos para lograr una buena decoración:
Una opción a la hora de elegir el color de la habitación es arriesgarse a poner uno más vivo, sólo como acento, en una de las paredes. Los colores brillantes estimulan al niño y le brindan un ambiente más creativo, mientras que los claros son más relajantes.
Para empezar, procura lograr tres áreas bien definidas: una de descanso, una de juego y otra para almacenar. Aunque la alcoba tenga muchos metros, esta disposición resulta mucho más cómoda y funcional.

Recuerda que los niños crecen muy rápido. Invierte en elementos atemporales y de buen diseño que puedan permanecer durante varios años.

Por su parte, Pintuco aconseja los colores cálidos para pintar las habitaciones de los niños, en contraste con algunos tonos fríos pero igualmente vibrantes y alegres. Las alcobas pueden llevar incluso más de dos colores.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.