COMENTARIOS

Un siglo de belleza

Un siglo de belleza La pequeña cocina de un apartamento en París vio nacer la reconocida casa de cosméticos, L’Oréal.

La reconocida Casa de cosméticos francesa celebra este mes 100 años de aventura científica. Para conmemorarlos, FUCSIA recuerda su historia y trayectoria.

La pequeña cocina de un apartamento en París vio nacer la reconocida casa de cosméticos, L’Oréal. Su nacimiento no fue, como suele suceder con los grandes descubrimientos, una mera coincidencia. Todo lo contrario.
 
A comienzos del siglo XX, en 1909 para ser exactos, el químico Eugène Schueller tenía la firme creencia de que los avances científicos podían ser utilizados en pro de la belleza. Para esto, convirtió el comedor de su casa de habitación en un área de demostración y la cocina en un laboratorio, donde comenzó a utilizar la ciencia para crear productos innovadores que respondían a la perfección a las necesidades de los consumidores de la época.

Con alrededor de 120 euros en el bolsillo, Schueller contactó a los mejores peluqueros de París para que le ayudaran en su proyecto. Así nació la Sociedad Francesa de Tinturas Inofensivas para el Pelo o “empresa de tinturas seguras”, una propuesta revolucionaria para la época, que ofrecía novedosos productos que pintaban el pelo y, al mismo, tiempo lo mantenían saludable y con vida.

En lugar de utilizar recetas tradicionales para su cuidado, como se acostumbraba en la época, Schueller abordó este tema como objeto de estudio científico y desarrolló sus productos basándose en un análisis minucioso del mismo.

Como era de esperarse, el éxito fue rotundo. Para 1939 el grupo se consolidó oficialmente con el nombre L’Oréal y abrió su sede en el 14 Rue Royale de la Ciudad Luz.

Con los años, su respeto y buen nombre fue traspasando las fronteras de Europa. Pronto, la marca comenzó a ser exportada a países como Holanda, Austria e Italia, y empezó a ofrecer una gama de productos ya no sólo enfocados al cuidado del pelo.
En la década de los 70, L’Oréal compró los laboratorios Garnier de París, y esta división se convirtió en una de las más grandes de la empresa. La estrategia de la Casa cosmética continuó basándose en el desarrollo cosmético y dermatológico, por lo que decidió destinar 3 por ciento de sus ventas a la investigación.

Para la los años 80, el grupo creció increíblemente en Norteamérica y se afianzó como uno de los más reconocidos en el mundo.

Con la llegada del nuevo milenio se hace énfasis en la globalización no sólo geográfica, sino cultural, por lo que el grupo incorpora las mejores prácticas empresariales y las diferentes áreas de experiencia del mundo: el arte de la contabilidad china, el respeto de la diversidad de Estados Unidos, el fuerte servicio de atención al cliente asiático y la adaptación multicultural de Brasil. También se lanzan productos pensados para resaltar las diferencias étnicas del planeta.

Un siglo después, la aventura L’Oréal se mantiene. No sólo continúa siendo fiel a sus orígenes –su principal objetivo es hacer énfasis en la innovación tecnológica y la transmisión de conocimientos–, sino que hoy cuenta con más de cuarenta plantas, opera en 130 países y emplea a 63 mil profesionales, además de contar con un portafolio de 26 marcas.

Con esta importante trayectoria, no queda más que desearle a L’Oréal “que los siga cumpliendo, hasta el año tres mil…”. =

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.