COMENTARIOS

Ya no hay excusa

Ya no hay excusa Ya no hay excusa

Son tantos y tan diversos los métodos de planificación familiar, que ya no hay excusa para “meter las patas”. Si no sabes cuáles son, incluimos a continuación una lista de los más usados.

Según estudios realizados por Profamilia, en Colombia nacen, aproximadamente, un millón de bebés al año, de los cuales 23 por ciento son no deseados. Esta cifra es alarmante, si se tiene en cuenta que ya no vivimos en la época de las cavernas y que existen en el mercado una gran cantidad de métodos para evitarlos. Planificar o tener sexo responsable dejó de ser un tabú desde hace mucho tiempo. Este año la pastilla anticonceptiva cumplió 50 años y el condón ya tiene siglos de antigüedad. El reto, hoy en día, es mantenerse al tanto de las nuevas prácticas y dispositivos. En general, se podría decir que existen cinco grandes grupos de métodos anticonceptivos que, a su vez, comprenden varias posibilidades. Comencemos por el principio:

Métodos naturales
Son los menos recomendados por su baja efectividad. Los más comunes son el del “ritmo”, en el que se siguen las funciones naturales del cuerpo y el ciclo menstrual de la mujer, y el del “retiro”, en el cual el hombre debe retirar el pene antes de eyacular. Como se dijo anteriormente, estos métodos no son viables y no garantizan la seguridad.

Métodos de barrera
Estos son los más utilizados y se refieren a un mecanismo físico que impide que el óvulo y el espermatozoide se unan. Estos métodos son los ideales para evitar el contagio de enfermedades venéreas como el VIH. El más popular en esta categoría es el condón, tanto masculino como femenino. El primero se pone sobre el pene erecto antes de que éste penetre en la vagina; el segundo, en forma de aro, se introduce en la vagina también antes de la penetración. Como segunda medida están los espermicidas. Estos son químicos que están diseñados para deshacer los espermatozoides. Vienen en forma de gel, tabletas y supositorios vaginales.

Dentro de esta misma clasificación se encuentra el conocido diafragma, un aro metálico flexible con una membrana de látex que se inserta en la vagina. La esponja anticonceptiva es suave y desechable que contiene espermicida. Se introduce dentro de la vagina para cubrir el cuello del útero, de tal forma que obstruya el paso de los espermatozoides.

Métodos hormonales
Los anticonceptivos hormonales son aquellos en los que se introducen estrógenos y progesterona durante el ciclo menstrual de la mujer, de modo que impiden la ovulación y en consecuencia la fecundación. Las hormonas pueden ser introducidas en forma de pastillas, parches, inyecciones o implantes. Vale la pena aclarar que este método no protege contra las enfermedades de transmisión sexual.

Las más populares en esta categoría son las pastillas anticonceptivas. Se deben tomar una vez al día y deben ser formuladas por un especialista. Otro método hormonal muy popular son las inyecciones. Éstas, al igual que las pastillas, deben ser prescritas por un ginecólogo. Existen, entre otras, la Deprovera, que debe ser aplicada cada tres meses y la Lunelle, que protege contra el embarazo durante un mes.

Si lo tuyo no son las inyecciones, pregunta por el parche, el primer anticonceptivo de alta tecnología que se pega sobre la piel por un lapso de tres semanas y que libera las hormonas que impiden el embarazo.
Otra novedad en este grupo es el anillo vaginal, un aro flexible que se introduce en la vagina y que va liberando hormonas de forma constante. Algunas de las ventajas de este dispositivo son el hecho de que sólo se debe introducir una vez al mes y que produce menos efectos secundarios que las pastillas o el parche.

Métodos de implante
Este tipo de anticonceptivo se recomienda a las mujeres que sufren mucho con los efectos secundarios de los métodos hormonales y que quieren una solución a largo plazo. Consiste en introducir un dispositivo dentro de la vagina o debajo de la piel de la mujer por un periodo largo de tiempo. Al igual que los anticonceptivos hormonales, no evitan el contagio de enfermedades.

Algunos de los más utilizados por las mujeres de hoy son los dispositivos intrauterinos o DIU. Esta es una pequeña pieza de plástico en forma de ‘T’ que se pone dentro de la vagina para impedir que los espermatozoides fecunden el óvulo.
El implante subdérmico, por su parte, es una pieza del tamaño de un fósforo que se pone debajo de la piel del brazo izquierdo en una consulta de cinco minutos. Su mecanismo consiste en evitar la ovulación y aumentar la viscosidad del moco cervical, impidiendo de esta manera el desplazamiento de los espermatozoides a través del cuello uterino.
 
Te invitamos a participar de nuestro foro: ¿Cuál es el mejor método de planificación para ti? ingresa aquí y danos tu respuesta


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.