COMENTARIOS

Natalie Nougayrède: Alma de reportera

Fucsia.co

Natalie Nougayrède: Alma de reportera Foto: AFP

Reportera estrella durante la guerra de Chechenia, su reputación de periodista sin concesiones la ha hecho merecedora de varias distinciones, entre estas la de ser la primera mujer que llega a la dirección del diario francés Le Monde.

“De apariencia discreta, pero de carácter templado”, así definió el diario Le Figaro a la nueva directora de Le Monde, el primer vespertino de Francia. Natalie Nougayrède nació en Dijon el 29 de mayo de 1966 —cumple 47 años este mes— y ha hecho una carrera brillante dentro del periodismo gracias a su determinación de mantener la calidad e independencia del oficio. Quizá porque años antes de llegar a esta posición hizo trabajo de campo como reportera. Empezó en el diario Libération y en 1996 ingresó a la redacción de Le Monde, del que fue durante casi diez años corresponsal en Moscú, desde donde describió los oprobios de la guerra de Chechenia, trabajo por el cual fue ganadora, en el 2005, del premio Albert Londres, que honra la memoria de este escritor francés, uno de los fundadores del periodismo de investigación.

A Nougayrède, que hasta la fecha de su designación era corresponsal diplomática del vespertino, le esperan seis años de intenso trabajo. Es el término que tiene fijado el periódico para que cumpla con la exigente tarea de afrontar los retos comunes a la prensa mundial, además de los propios del periodismo francés. Su nombramiento, que se dio tras la muerte repentina de Erik Izraelewicz, director fallecido en la redacción a causa de un infarto fulminante el 27 de noviembre pasado, le impone a Natalie Nougayrède el reto de dirigir tres redacciones (digital, impresa y suplementos), completar la conversión digital iniciada por su antecesor, transformar el aumento de lectores en la red en una nueva fuente de ingresos, luchar contra la caída de las ventas y la publicidad de la edición en papel y capotear las habituales huelgas de la empresa que distribuye el vespertino.

Muchos de sus colegas coinciden en la valoración que hacen de Nougayrède por sus excelsas calidades como periodista. Pero también son unánimes en confesar que no pueden decir casi nada de su vida personal, excepto que es una mujer elegante. De hecho, en una alusión machista, alguien la bautizó como “la embajadora del charme de la marca Le Monde”. Lo cierto es que ella prefiere mantener total hermetismo sobre su vida privada. La reacción cuando recibió la noticia de su designación refleja su personalidad: “Asumo ese efecto sorpresa”, dijo, no sin cierta timidez, poco después de que fuera notificada de que tres de los accionistas principales del diario, Pierre Bergé, Xavier Niel y Matthieu Pigasse, habían avalado su candidatura. 

Y es que Natalie Nougayrède fue la única mujer entre cuatro candidatos cuya hoja de vida y trayectoria fueron sopesadas no solamente por los directivos de Le Monde, sino por los periodistas, coligados en la Sociedad de Redactores de Le Monde, instancia que tiene la potestad de vetar el nombramiento del director si este no alcanza el 60% de sufragios positivos. Pero a Nougayrède le dieron el sí 79% de los 370 periodistas reunidos en asamblea. Razón de más para que esta periodista de raza, conocida por hacer su trabajo sin plegarse a los vaivenes del poder, haya dicho que defenderá a la redacción de Le Monde “con toda la fibra de periodista”.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.