COMENTARIOS

Sí a los bigotes blancos

Sí a los bigotes blancos Sí a los bigotes blancos

La leche es una de las bebidas más importantes en el desarrollo de un niño. Desde que nace debe estar presente en su alimentación diaria.

El calcio que contiene la leche es fundamental en el desarrollo de los huesos y los dientes de un bebé. También es una excelente fuente de proteína y de vitaminas A y B. Desde sus primeras horas de vida hasta los 12 años, aproximadamente, es vital que tu hijo consuma una buena cantidad de esta bebida.

Leche materna
No hay mejor fuente de alimentación que la leche materna, porque contiene todo lo que el niño necesita durante los primeros meses de vida. Por ser una sustancia ciento por ciento natural, que no necesita ser tratada, empacada o transportada, sus beneficios van desde evitar enfermedades comunes como gripas, infecciones y diarrea, hasta futuros padecimientos como el asma o las alergias. Se recomienda lactar a los niños hasta los 6 meses. Pero si la madre tiene problemas de lactancia puede dar al bebé leche de fórmula, fortalecida con hierro.

Leche entera o descremada
Se recomienda que los niños entre 1 y 2 años tomen leche entera. A esta edad su organismo ya puede tolerar esta clase de leche que aporta proteínas, grasas, minerales y azúcares esenciales para el crecimiento. Los pediatras recomiendan que después de los 2 años los niños comiencen a tomar leche descremada o baja en grasa. Esto, debido a que para este momento tus hijos ya estarán recibiendo otras propiedades alimenticias procedentes de otros alimentos, por lo que se puede reducir el consumo de grasa general si se hace el cambio de leche.

Tips
Si a tu hijo no le gusta la leche:
- No lo obligues a tomarla porque le creará aversión.
- Intenta comprarle productos como leche achocolatada o mezclarla con cereales que le gusten.
- El yogur contiene mucho calcio y a la mayoría de los niños les gusta.
 
Datos curiosos
-
La leche está compuesta por 85 ó 95% de agua.
- Ninguna otra bebida en el mundo contiene tantos nutrientes como la leche.
- La sensación que produce la comida picante la contrarresta la leche, que calma más que el agua.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.