Moda

Ixel Moda trasladó su pasarela a Puerto Colombia rindiendo tributo a la interculturalidad

Javier Mendoza Daza, 3/8/2022

El municipio atlanticense fue testigo de la influencia de los inmigrantes en la moda.

Pasarela en Puerto Colombia.
Pasarela Ixel Itinerante en Puerto Colombia. - Foto: Ixel Moda

Bien se ha dicho que la moda es un viaje permanente en el tiempo. En ocasiones la misma dinámica de la industria lleva a retroceder un poco para recordar los orígenes, ese punto en donde todo comenzó. Esa consigna fue la que siguió precisamente Ixel Moda el pasado fin de semana en Puerto Colombia, Atlántico, una población cargada de historia que en el primer cuarto del siglo XX abrió sus puertas para que por allí entrara al país la industria, el comercio y la moda.

El muelle histórico de Puerto Colombia fue nuevamente testigo de la moda. Juan Pablo Socarrás, Judy Hazbún y Lina Cantillo inspiraron las piezas de sus colecciones en la década de 1920, una temporada donde el mundo se estaba recuperando todavía de la Primera Guerra Mundial y donde el que era considerado en su momento como el segundo puerto más grande del planeta recibía aún a migrantes de todas partes.

Ese fue el espíritu de “Ixel Puerto Colombia: el origen”, el rescate de esas tendencias de hace un siglo que evocaban la elegancia de hombres y mujeres a la hora de vestir. Este objetivo también fue de la mano con el anhelo de extender este evento, que naturalmente se hace en Cartagena de Indias y que este año bajo el lema del “Reencuentro” citará del 29 al 30 de septiembre a los amantes de la moda.

“El origen”

Bajo el cielo estrellado de la población atlanticense, los tres diseñadores presentaron sus cápsulas. El primero en hacerlo fue Juan Pablo Socarrás, quien hizo un viaje al pasado inspirado en esas piezas de antaño que engalanaban la figura de los hombres. La colección cápsula lo unió con el fotógrafo de moda Andrés Espinosa para rendirle tributo a la influencia de los migrantes en la moda colombiana.

Esta colección estuvo llena de tejidos, fibras de algodón, driles y paños con piezas, que el mismo Socarrás definió como fáciles de combinar. Uno de los retos del diseñador fue respetar esa esencia de la ropa de los años 20. El diseñador se unió a Espinosa y salió de su zona de confort. Trabajaron de la mano con artesanos del Atlántico para presentar una colección que se terminó convirtiendo en un viaje histórico.

Judy Hazbún se sintió mucho más en su zona. La diseñadora de moda barranquillera se fue también a lo más profundo de sus orígenes con “Elena”, una colección que le rindió homenaje a su abuela y a sus raíces libanesas. La artista presentó una serie de blusones, pantalones, vestidos llenos de detalles y más prendas atemporales.

Como ella misma explicó, los bolsos que acompañaron esta colección se hicieron con hilos reciclados por artesanas de Proyecto Tití, una iniciativa que busca preservar a esta especie de primates.

Y por último, Lina Cantillo quien también presentó una colección llamada “Herencias”, considerada por ella como una celebración a la vida. Al igual que los otros dos diseñadores, se inspiró en sus antepasados. Lina fue tal vez la que más volvió a sus orígenes al presentar esta colección en su tierra natal. Sus prendas estuvieron completamente inspiradas en el Malecón de Puerto Colombia gracias a sus tonos sepia. Además hubo una mezcla entre esos colores de las arenas del desierto sirio libanés.

El restaurado Muelle de Puerto Colombia y la recién inaugurada plaza fueron testigos de una remembranza que ratifica nuevamente la tesis de que la moda es cíclica, se va y vuelve, pero se adapta a las dinámicas de la contemporaneidad. La próxima edición de Ixel Moda será del 29 al 30 de septiembre en Cartagena.

ModaTendenciasInmigraciónLina Cantillo