COMENTARIOS

Todo lo que tienes que saber si vas a salir con un miembro de la realeza

Fucsia.co

Todo lo que tienes que saber si vas a salir con un miembro de la realeza Foto: Pinterest

Una guía practica de etiqueta real por si algún día te encuentras en la situación en que tu suegra sea la Reina de Inglaterra

Es oficial: el Príncipe Harry y la actriz Meghan Markle están comprometidos. ¡Y la Reina lo ha aprobado! Dando todas las bendiciones del caso para una boda real. Pero aunque nuestro pelirrojo favorito ya no esté disponible, aún queda la posibilidad de encontrar a tu príncipe. (Aunque tal vez te desanimes después de leer a continuación.) 

Si bien esta no es la primera vez que el Príncipe Harry ha salido con alguien que no sea de la realeza o de una familia "noble", su relación con la actriz Meghan Markle ya ha rebatido algunas tradiciones típicas. Pues aunque no lo creas, salir con la realeza no es fácil (y no por los motivos obvios), hacerlo incluye seguir una serie de reglas de etiqueta y modales. Descubre esta guía extraoficial para salir con un miembro de la realeza, ya sabes, aunque esto no es exactamente conocimiento práctico, ¿no es divertido tener una idea de cómo vive y se comporta la corona?

1. Está prohibido hablar de tu relación en público- específicamente a la prensa.

Imagina estar comprometida con un príncipe y no poder gritarlo a los cuatro vientos, ¡una tortura! A cambio la corona te propone que discutas sobre obras de caridad, proyectos a futuro, o el estado de los camarones en el cóctel, lo que sea, excepto tu relación.

2. No demuestres afecto en público (eso incluye abrazos, saludos de mano no convencionales, o el tan criticado brazo sobre Kate Middleton del jugador de basket Lebron James posando para una foto).

Alguna vez habrás escuchado decir que Londres es fría y gris tal y como su gente- o al menos eso pretende la corona-. Por eso es que cuando te reunes con la realeza o con un miembro de la familia real debemos hacer una reverencia o una leve inclinación. Lo máximo que obtendrás es un apretón de manos, sobre todo si eres extranjera, donde Su Majestad no es tu jefa de estado.

3. Apréndete todos los nombres

Si tu relación llegara a avanzar hasta el punto en que vayas a conocer a su familia necesitas saber cómo referirte a cada uno de ellos. Y aunque en principio suena como una regla básica, lo cierto es que no sólo debes saber su nombre sino su título real. A la Reina debes dirigirte como “Su Majestad” y una vez hayan superado el saludo formal puedes continuar refiriendote a ella como “señora”. Los demás miembros de la familia real son “Su Alteza” seguidos por “señor” o “señora”. ¡Ah, claro! y olvídate de los apodos- a cada uno por su nombre-.

4. Recuerda tus modales

¡Felicidades! Si has sobrevivido hasta una invitación a la mesa real es porque has estado haciendo las cosas bien. Pero ¿y ahora qué? Lo primero es conocer al pie de la letra los modelas de la mesa. Pero además debes estar al tanto de la etiqueta real. Cuando cenas con la realeza no debes comenzar a comer hasta que el miembro más veterano (de mayor título) de la mesa comience. De igual manera, en cuanto deje de comer es hora de que tu lo hagas también (¡ojala tengan apetito ese día!). Además abandonar la mesa es un no rotundo. No está permitido levantarse hasta que toda la mesa haya sido recogida. (¡olvídate de ir al baño!).

5. Si estás entre la realeza vístete como tal

Probablemente no tengas que invertir en un lujoso tocado inmediatamente, pero sí debes vestirte formal, más de lo que usualmente harías para una típica cena donde la familia de tu chico. Además algunos eventos “en la corte” (un hogar real) serán más formales que otros. Por ejemplo los banquetes estatales y recepciones diplomáticas son de “white tie”, o traje de gala, el código de vestimenta más formal de la moda occidental, mientras otras son de “black tie” o esmoquin. Los eventos de día sin embargo son un poco menos formales- pero eso no quiere decir que puedas usar jeans-.

6. La bendición de la Reina

¿Sueñas con que te haga LA pregunta? Tal vez eso no dependa únicamente de tí ni de tu chico. Aún hoy en día los miembros de la familia real deben obtener el permiso de la Reina para casarse. Pero fresca, no todos, sólo los primeros seis en línea al trono.

Sin embargo, la Reina se ha vuelto muy flexible, desde permitir que el Príncipe Carlos se casara con Camilla, quien además de ser divorciada, y polémica, no tiene sangre noble, como tampoco la tienen Kate Middleton ni Meghan Markle…¡sí hay esperanza! Pero tampoco te creas de a mucho, pues:

7. Casarte con un miembro de la familia real no te convierte ni en Reina ni Princesa.

En el caso de que un rey/reina británico se case, su pareja será conocido como el Rey Consorte o la Reina Consorte. Por eso al esposo de la Reina actual se le titula Príncipe Felipe, pues aunque su familia era de la nobleza su descendencia griega no le permite ostentar el título de Rey. Si William se convierte en rey, la Duquesa de Cambridge obtendrá el título de Reina Consorte, Markle por su parte será una Duquesa.

8. Olvídate de política

Aunque en parte es cierto que con la familia y amigos no se debería hablar ni de religión ni política, una vez formas parte de la familia real te queda terminantemente prohibido. Así que aunque sean representaciones políticas de su país, todos los miembros de la familia real se abstienen de participar en la mayoría de los eventos políticos, como votar y postularse para cualquier forma de cargo público. Y aunque técnicamente se le permite votar, ellos eligen no participar porque se consideraría inconstitucional. Al no votar y permanecer políticamente neutral, ayudan a mantener la apariencia del papel público de la Familia Real, que se basa en poder identificarse y relacionarse con todos los sectores de la sociedad.

9. Despídete de los días que jugabas Monopolio

Si eres una fanática del tradicional juego de mesa, te tenemos malas noticias: tienes que renunciar a jugarlo de por vida. Por más loco que parezca, en el 2008 el príncipe Andrew Duque de York, hermano menor del Príncipe Carlos, prohibió jugar Monopolio porque según informaron “se volvía un juego muy vicioso y cruel”, un comportamiento que no va en línea con la etiqueta real.

10. No habrá mariscos en el menú

Aunque los tiempos han cambiado y se han flexibilizado, en el pasado a la familia real se le prohibía comer mariscos para evitar posibles intoxicaciones o reacciones alérgicas. Y aunque el Príncipe Carlos ha sido visto comiendo alguna que otra vez unas ostras, la Reina Isabel aún se abstiene.

11. La realeza es un estilo de vida

Una vez te conviertas en un miembro más de la familia real, tu título y rango se convierten en tu nuevo estilo de vida. Regla que aplica tanto fuera como dentro de la casa. Por eso, al hacer apariciones públicas la familia real siempre va en orden real, una clasificación determinada según la línea de sucesión. Actualmente, la procesión es conducida por la actual monarca reinante, la Reina Isabel II, a quien le sigue su esposo, el Príncipe Felipe, seguidos por el Príncipe Carlos y Camilla, la Duquesa de Cornualles, el Príncipe William y Kate, la Duquesa de Cambridge y finalmente el Príncipe Harry. ¡Pronto Markle se unirá al lado de Harry en las filas reales!

Con todo y esto seguimos esperando nuestro principe azul, al fin y al cabo ¿por qué elegimos a quienes elegimos en nuestras relaciones? Tal vez el hecho que venga con corona incluida puede tener algo que ver. 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.