COMENTARIOS

Alimentación durante el embarazo.

Alimentación durante el embarazo. Alimentación durante el embarazo.

La alimentación durante el embazado tiene tabúes e historias. El verdadero secreto es comer cosas sanas y cuidar la higiene. Sigue esta completa guía.

Uno de los temas que más preocupa a las mamás durante y después del embarazo es la alimentación, no sólo porque saben que ganarán algunos kilos, sino porque son conscientes de que cada bocado que se comen será fundamental para el desarrollo adecuado de su bebé. Luego, cuando el nuevo bebé llega a casa. Las dudas giran en torno a cómo alimentarlos bien. ¿ qué darles?, ¿ Cuando?, ¿ en qué cantidades?, etc. Hay muchos mitos alrededor de los alimentos y los bebés. Algunos argumentos médicos que vale la pena tener en cuenta. Otros hacen parte de las creencias populares que pasan de madrea a hijas que hacen parte de las tradiciones, y sólo le dan un poco más de mística al milagro de la vida.

1. Cuando las mamás no satisfacen un “antojo” el bebé tendrá manchitas o lunares de nacimiento
Los antojos son respuestas a los cambios hormonales. Las variaciones de sustancias como la serotonina pueden despertar deseo por cosas dulces o harinas y si la mente está ocupada, seguramente se desvanecerá. Las manchas de nacimiento son concentraciones de melanina, que pueden ser hereditarias y no tienen que ver con que la mamá le de o no rienda suelta a los antojos.

2. Las mamás deben evitar las comidas crudas.
Más que una creencia, es una cuestión de seguridad e higiene. Una intoxicación por alimentos es mucho pero para una mujer embrazada y puede afectar a sus bebé. El pescado, por ejemplo, es excelente alimento para las mamás, por su contenido de ácidos grasos beneficiosos, pero debe ir bien cocido y sin escamas, igualmente las carnes rojas y el pollo. Los vegetales es mejor consumirlos al vapor para conservar nutrientes y eliminar posibles bacterias. La leche y sus derivados deber ser pasteurizados y se debe mantener la mayor higiene en la cocina, los utensilios y la nevera.

3. Beber mucha agua aumenta el tamaño de la placenta
El agua no aumenta el tamaño de la placenta y en cambio si mantiene a la mamá hidratada, purifica su cuerpo y le ayuda a eliminar toxinas. Hay que tomar la cantidad que el cuerpo desee. No hace falta excederse porque además la retención de líquidos es frecuente en el embarazo, Las infusiones de hierbas son excelentes.

4. La malta aumenta la producción de leche materna.
No hay evidencias al respecto. El consumo de líquidos durante la lactancias es muy importante para que la leche fluya adecuadamente, pero es tan importante tomar agua, jugos de frutas naturales, infusiones y más bien poca cafeína. Lo que consuma la madre, puede afectar el sabor o los niveles grasos de la leche materna, por eso, es bueno evitar las comidas fritas o muy picantes para mejorar su calidad.



También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.