COMENTARIOS

Café y alcohol en el embarazo

Café y alcohol en el embarazo Café y alcohol en el embarazo

Si consumes habitualmente café, restringir su consumo en el embarazo puede parecerte traumático. Te contamos algunas opciones para sustituirlo.

Tomar café es para las colombianas un hábito muy común y más aún dada la variada oferta y alta calidad con la que contamos. Lo tomamos en la mañana, después del almuerzo, en la tarde para controlar el sueño, luego de la oficina, en una cita o reunión de amigas, en fin… para algunas mujeres cualquier momento y excusa son buenos para beber una taza.

No obstante cuado llega la etapa del embarazo es necesario reducir el consumo al máximo, condición que para algunas mujeres que están muy acostumbradas a tomar varios tintos al día, resulta un gran desafío.

Teniendo este antecedente, algunos especialistas consideran que si bien es importante reducir la ingesta de café, no es necesario eliminarla del todo para así evitar los síntomas que se presentan en las futuras mamás que hacen el gran sacrificio de dejarlo por completo. Dentro de las molestias que más se registran al intentar abandonar la cafeína están el cansancio excesivo, el dolor de cabeza, la irritabilidad y la disminución en la concentración.

Lo importante entonces es tomar esta deliciosa bebida con moderación, es decir no más de dos tazas pequeñas al día. Poco a poco sentirás menos ansiedad y podrás dejarlo por completo si así lo deseas.

¿Qué es la cafeina?
Esta sustancia es un estimulante que generalmente se encuentra en el café y en otros productos a los que ha sido añadida para generar un efecto ‘acelerador’ en quien la toma. Es el caso de las bebidas energéticas y algunos medicamentos para controlar el sueño. La cafeína actúa sobre el sistema nervioso central y es a la que se le atribuye el sabor amargo del café.

En cuanto a las bebidas descafeinadas es importante que sepas que aunque durante el proceso de elaboración se extrae la mayor parte posible de cafeína, siempre queda una mínima cantidad que puede estar entre 0.1% y 0.3% dependiendo de la variedad y el origen.

¿Cuánta consumir durante el embarazo?
La recomendación es tomar máximo dos tazas al día lo que se traduce en 200 ó300 miligramos de cafeína, cantidad que según los expertos no produce efectos nocivos en el bebé ni en la madre. Inclusive, algunos médicos aseguran que la ingesta de esa pequeña cantidad puede contribuir a aliviar la fatiga propia de esta etapa.

No obstante es indispensable aclarar que si la mamá durante los tres primeros meses ha tenido síntomas de acidez, desórdenes digestivos, pesadez, vómito y nauseas, los especialistas aconsejan dejar de tomar café y cualquier otra bebida que la contenga. Así mismo durante los dos últimos meses, periodo en el que el peso del bebé comienza a hacer presión.

¿Cuáles otras bebidas tomar?
Hay gran variedad de bebidas que puedes incluir en tu dieta para reemplazar el café.

Algunas de ellas son:
· Las infusiones de hierbas naturales como la manzanilla, la limonaria y la hierbabuena son una buena opción, especialmente después de las comidas porque favorecen la digestión. Estas bebidas también son deliciosas con hielo para esos días en los que el calor resulta agobiante.
· El té es otra interesante alternativa pero sólo si es suave, es decir libre de teína que es una sustancia con propiedades similares a las de la cafeína. En el mercado es posible conseguir esta variedad de té, especialmente en las tiendas especializadas.
· El chocolate o las bebidas lácteas.
· Los jugos naturales o los refrescos caseros como el agua de cáscaras de mandarina.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.