COMENTARIOS

La leche, alimento vital

La leche, alimento vital Foto: Thinkstock

Es el alimento esencial en la vida del bebé y gracias a ésta obtiene los elementos nutritivos necesarios para su desarrollo físico y mental. De su periodo de lactancia depende que crezca saludable.

Por demasiado obvio, el asunto dela lactancia del niño deja algunas veces a un lado aspectos muy importantes que hay que repetir hasta la saciedad. La leche materna es el alimento por excelencia, el primer lazo afectivo que crean madre e hijo. La leche, sobraría decirlo, es vida.

Y aunque no hay un sustituto para la leche materna, sí hay varias opciones de leches maternizadas enel mercado para suplir las ocasiones en lasque la madre no puede lactar, o aquellas en que el bebé sufre de algunas condiciones especiales en las que la leche materna no le hace bien.

Lo primero que debe hacer una muje rembarazada es hablar con su médico obstetra a fin de preparar sus pezone spara que pueda brindarle una correcta alimentación al bebé. Hay casos en que el pezón está umbilicado, es decir, alargado, a veces después de que la mujer ha alimentado ya varios hijos, pero para subsanar este defecto existenl os extractores de leche que ayudan a la madre.Ya puesta en la tarea de amamantar al recién nacido, la madre debe estar relajada y en la posición correcta. Una de estas posiciones es semisentada.

Es importante que el vientre del bebé esté en contacto con el de la madre,de manera que su cabeza no gire ni se mueva, ésta última debe estar recostada en la curva del brazo, y la espalda y las piernasdel niño deben permanecer en línea recta. Manten esta posición, y si nota dolor, puede que sea debido a que el bebé se está resbalando. Otra posibilidad para alimentar al niño es que la madre se acueste de lado, con su cabeza apoyada en su brazo, y que el bebé quede acostado a su lado con la cabeza hacia su pecho; en este caso ella puede colocar una almohada detrás para apoyar al niño. Los gases se sacan con unas palmaditas en la espalda del bebé cuando se pasa de un seno a otro.

Mamás que trabajan

A las mamás que trabajan se les aconseja extraerse la leche, reservarla en la nevera y en el momento indicado calentarla al baño de María antes de dársela al bebé. Aunque es muy recomendable que la mamá le dé pecho al niño hasta el año de edad, algunas mujeres no pueden cumplir con este cometido, pero no po rello deben sentirse frustradas. Su médico,y ahora el pediatra del niño, sabrán darle los consejos necesarios para seguir alimentando a su hijo a satisfacción. Por otra parte, ellas deben tener en cuenta algunos jabones, lo mismo que lavar o secar duro los senos y los pezones pueden provocar que éstos se resequen y agrieten.

Es recomendable dejar un poco de leche en el pezón después deamamantar y dejarla secar sobre la pielpara que ésta sirva de protección. En lo posible, la mamá debe evitar que sus pezones se resequen, lo que a su vez disminuye la posibilidad de infeccionesy el agrietamiento de los pezones. La frecuencia con la que se debe amamantar al bebé disminuye a medida que éste crece, ya que al pasar los meses el niño puede ingerir más leche cada vez que chupa.

Durante las primeras semanas los bebés se alimentan cada 1 ó2 horas, debido a que la leche materna se digiere más rápido que las maternizadas.La manera de saber si el bebé se ha alimentado bien es amamantándolo cada 3 ó 4 horas, observando si moja de 6 a 8 pañales al día y si aumenta una libra por mes, aproximadamente.

Otros tipos de leche

Para suplir las circunstancias en que la madre no puede darle pecho al niño, o éste sufre de intolerancia a la lactosa, los laboratorios han sacado al mercado las leches maternizadas, que buscan emular las propiedades de la leche materna. Éstas son ricas en nucleótidos que contribuyen al desarrollo intestinal y del sistema inmunológico, al tiempo que coadyuvan en la supresión de las diarreas. Igualmente, contienen carotenoides, zinc, ácidos AA y docosalexaunocio, esenciales para el desarrollo mental y la agudeza visual; y calcio y hierro, que ayudan al desarrollo del sistema óseo y evitan que el niño sufra de anemia.

Deslactosadas y de soya

Como su nombre lo indica, están desprovistas de lactosa y se les dan a los niños que tienen problemas digestivos como gases y meteorismo(estómago hinchado).Si el bebé es alérgico a las proteínas de la leche normal es aconsejable reemplazarla por leche de soya. Sin embargo, como ésta última no aporta la cantidad de calcio necesaria para el desarrollo del bebé, se debe dar de la mano de suplementos vitamínicos y calcio.

También existen leches para aumentar el espesor del estómago, llamadas leches antirreflujo, y las hay más espesas, que ayudan a evitar el vómito. La leches ácidas que los pediatra ssolían recetar han sido reemplazadas por leches con bífidos, que son los encargados de restituir la flora intestinal.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.