COMENTARIOS

Qué es la Diabetes Gestacional y cómo prevenirla

Fucsia.co

Qué es la Diabetes Gestacional y cómo prevenirla La diabetes gestacional afecta al 7 % de las embarazadas. Foto: Pantherstock.

Con el doble del peso de un bebé normal, Jasleen se convirtió en la bebé más grande de Alemania. Su madre no sabía que había desarrollado diabetes durante el embarazo. A continuación te contamos en qué consiste esta enfermedad y cómo prevenir sus complicaciones.

El pasado 26 de julio nació Jasleen, una bebé que pesó 13 Libras y ocho onzas, es decir 6,1 kilos y midió 57,5 centímetros. Su madre tiene 31 años y se le diagnosticó diabetes gestacional, sin embargo, esto fue en el momento del parto y no se pudo hacer nada además de asegurar que no hubiera complicaciones.

Si se tiene en cuenta que el peso normal de un recién nacido debe oscilar entre 2.600 y 4.000 gramos (máximo cuatro kilos) y su talla entre 48 y 52 centímetros, es una odisea que la bebé haya nacido por parto vaginal.

La niña nació en el Hospital Universitario de la ciudad de Leipzig (Alemania) y sufrió una de las complicaciones más frecuentes de la diabetes gestacional: la macrosomía fetal. Estos bebés, que cuentan por el 9 % de los nacimientos en el mundo, pesan más de 8,8 libras (cuatro kilos) y pueden sufrir complicaciones en el parto como la distocia de hombros, es decir que la cabeza alcanza a salir por la vagina, pero los hombros quedan atascados en la pelvis. Esto ocurre en 1 de cada 200 nacimientos y puede requerir el uso de forceps o una cesárea de emergencia.

Bebés grandes

Aunque las autoridades alemanas no dieron a conocer los detalles sobre el embarazo, la madre de Jasleen se dio cuenta de que tenía diabetes solo hasta que visitó el hospital para dar a luz a su hija.


Al igual que los otros tipos de diabetes, la que se desarrolla en el embarazo produce una alteración en los niveles de azúcar en el cuerpo. Esta elevación de la glucosa puede generar complicaciones tanto en la madre como el feto.

La placenta produce hormonas que interfieren con la insulina, esta se encarga de que la glucosa ingrese de la sangre a las células. Si esto no sucede el azúcar en la sangre se elevará. La diabetes se presenta cuando el páncreas de la madre no logra producir la suficiente insulina para controlar los niveles de glucosa en la sangre.

Sumado a la mezcla, la insulina es un factor de crecimiento. La glucosa elevada de la madre entra a las células del feto y estimula su producción de insulina lo que resulta en la macrosomía.

Según la Clínica Mayo, los principales factores de riesgo para que una mujer embarazada desarrolle esta enfermedad son el sobrepeso y la obesidad, tener más de 25 años, antecedentes familiares de diabetes o haber tenido previamente un bebé con macrosomía.

No solo al nacer

A las futuras madres que presenten algún factor de riesgo para desarrollar la enfermedad se les deben medir los niveles de azúcar en la sangre al principio del embarazo.

Más tarde, entre las semanas 24 y 28, a todas las embarazadas se les realiza un examen llamado prueba de tolerancia oral a la glucosa en la cual se miden los niveles de glucosa en ayunas y después de tomar un líquido dulce.

Si estás embarazada o buscas estarlo, es de vital importancia asistir cumplidamente a los controles prenatales en tu entidad de salud ya que esta enfermedad puede pasar desapercibida como le sucedió a la mamá de Jasleen. Además, aunque la madre no sienta síntomas, los efectos en el feto comienzan desde que se empieza a formar.

Según la Asociación Americana de Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés), los recién nacidos pueden presentar niveles bajos de glucosa en la sangre debido al exceso de insulina que produce su páncreas, corren un riesgo mayor de que haya un parto prematuro o que se presenten complicaciones respiratorias al nacer. Los bebés con exceso de insulina tendrán un mayor riesgo de obesidad en el futuro y de adultos tienen más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2.

Se repite


El objetivo de tratar la diabetes en el embarazo es mantener los niveles normales de glucosa en la sangre.
La buena noticia es que esta enfermedad se puede tratar con una dieta saludable y un plan de ejercicio. Los controles con un nutricionista se vuelven indispensables en esta etapa y, si no se logran controlar los niveles de azúcar con estas medidas, se recurre al uso de insulina. Afortunadamente, según el Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, por sus siglas en inglés), las pacientes que requieren medidas farmacológicas solo representan el 10 % de los casos.

Según la ADA, la diabetes gestacional suele desaparecer después del parto, pero dos de cada tres mujeres vuelven a presentar esta enfermedad en embarazos posteriores. En algunas mujeres el embarazo ayuda a descubrir una diabetes que no se había manifestado previamente gracias a los exámenes de rutina y requieren continuar los controles y el tratamiento aún después de dar a luz.

Muchas de las mujeres que han tenido diabetes gestacional más tarde desarrollan diabetes tipo 2. A continuación te contamos qué medidas puedes tomar para evitar que presentes esta enfermedad después de haberla desarrollado en el embarazo.

Cuida tu peso
¿Tienes un 20 % más de sobrepeso del peso ideal? Bajar algunos kilos puede prevenir que desarrolles diabetes más adelante.

Elige alimentos saludables
Los cambios en la dieta pueden incluir alimentos variados como frutas y vegetales, limitar el consumo de grasas a un 30 % o menos de las calorías diarias y vigilar el tamaño de las porciones. La visita al nutricionista es fundamental para cualquier mujer embarazada aun si no presenta diabetes.

Ejercítate
El ejercicio regular permite que el cuerpo use adecuadamente la glucosa sin necesidad de insulina adicional. Esto ayuda a combatir la resistencia a esta hormona que caracteriza la diabetes. Si te encuentras en embarazo, consulta con tu médico cuál es el programa de actividad física ideal para tí.

En esta época de tu vida tendrás a tu servicio un equipo que te guiará y acompañará. Tu médico, obstetra, enfermera y nutricionista trabajan en conjunto para preservar tu salud y la de tu bebé.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.