COMENTARIOS

Una nueva forma de saber si él es buen padre

Fucsia.co

Una nueva forma de saber si él es buen padre Foto: Ingimage.

Un controversial estudio afirma que la crianza de los hijos disminuye el tamaño de los testículos y la producción de testosterona.

Un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences el 2 de agosto afirma que los hombres cuyos testículos son más pequeños se encuentran más involucrados en el cuidado de sus hijos.

Antropólogos de la Universidad de Emory encontraron que entre más altos fueran los niveles de testosterona y mayor el tamaño de los testículos, los participantes reportaban una interacción menor con sus hijos.

“Nuestros datos sugieren que la biología masculina refleja un intercambio entre aparearse y criar”, dijo James Rilling, antropólogo de la Universidad de Emory y director del laboratorio que condujo el estudio.

Rilling explica que la meta del estudio era determinar por qué algunos padres están más implicados en la formación de sus hijos. “Los estudios previos han mostrado que los niños con un padre más involucrado en su desarrollo tienen mejor desempeño social, psicológico y educativo”.

El estudio incluyó a 70 padres biológicos que vivían con sus hijos pequeños y su madre biológica. Ambos padres fueron entrevistados por separado sobre lo involucrado que el hombre estaba en labores como cambiar pañales, alimentar o bañar y cuidar al niño si se enfermaba.

Los investigadores también emplearon imágenes de resonancia magnética para medir la actividad cerebral y el volumen testicular.

“Creemos que el tamaño de los testículos tiene que ver con cuán involucionado está el padre; pero también podría ser que cuando los hombres se involucran más como cuidadotes, sus testículos se encogen. Los factores ambientales también pueden cambiar la biología”, señaló Rilling.

Sin embargo, algunos cuestionan estos hallazgos. El antropólogo Lee Welter ha estudiado la respuesta física de los hombres ante las interacciones entre padre e hijo y afirma que esta investigación asume que los testículos grandes se traducen en más “reproducción”. “Esto no es así. Las gónadas grandes no te hacen promiscuo ni te vuelven mal padre”, le dijo a CNN.

Por su lado, Abass Alavi, investigador de la Universidad de Pensilvania, también le dijo a CNN que el tamaño ni siquiera determina cuánto esperma se produce. “Lo que importa es cuánto esperma está haciendo el testículo. Algunos genios tienen cerebros pequeños”.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.