COMENTARIOS

4 técnicas para superar el eterno karma del 'ex'

Fucsia.co

4 técnicas para superar el eterno karma del 'ex' Foto: Ingimage

Jennifer Aniston, Pink, una nueva adicción, cuidarse del efecto 'oso blanco' y un poco de ciencia, pueden ayudarte a librarte de una vez por todas de esa ruptura amorosa. Entérate cómo.

Cliché hasta el cansancio. El concepto 'fuerza de voluntad' parece colarse siempre en esas decisiones difíciles. Cuando queremos hacer dieta: fuerza de voluntad. Cuando queremos ahorrar: fuerza de voluntad. Cuando queremos dejar de fumar: fuerza de voluntad. Cuando queremos por fin superar a nuestro ex: fuerza de voluntad.

El concepto se hizo famoso en algunos sillones de los psicólogos y psiquiatras que muy enérgicamente han alentado a sus pacientes a sacar su ímpetu y pujanza interior para, precisamente desde adentro, romper las cadenas a las que esté atado. ¿En serio?

Suena loco y de autoayuda, pero la ciencia empieza a avalarlo con más profundidad. Kelly McGonigal, psicóloga de la Universidad de Standford hizo una recopilación de estategias basadas en la ciencia para superar de una vez por todas el karma del ex.


En un artículo publicado en Psychology Today que habla del 'poder de la fuerza voluntad', McGonigal aseguraba que lo difícil de dejar un ex es el flujo de emociones que suceden cuando lo ves o piensas en él. Por eso, para diversos estudios que han tratado el tema de las rupturas amorosas, los ex se convierten en "chupasangres" (no así de literal, por supuesto). En pequeños seres que nos roban energía, que nos detienen en el tiempo y no nos dejan avanzar.

"Cuando miras hacia atrás te invade un 'recuerdo eufórico?, que se centra en los buenos momentos y nunca en los malos. Entonces, incluso si la relación fue un desastre, juras que puede funcionar y esperas que pueda cambiar. Ni siquiera piensas en un arrepentimiento futuro, lo único que toma tu atención es la pregunta: ¿Y qué pasa si esta relación era buena, si él era el THE ONE y nunca encuentre a alguien más?", asegura la psicóloga.

McGonigal nos da cuatro interesantes estrategias científicas para lograr superarlo:

1. Encuentra un modelo a imitar:

La ciencia demuestra que podemos "captar" la fuerza de voluntad de la gente que admiramos, y fortalecer nuestra determinación simplemente llevando esa gente a la mente. Consuma cultura pop, o las noticias, mire las modelos que también han sido dejadas. Piensa en Jennifer Aniston. ¿Quién es su ejemplo favorito de una mujer fuerte que pateó a un hombre a la acera, y lo está haciendo muy bien por su cuenta? ¿Quizás Pink? Cante 'So What' y esa tusa sale porque sale.



2. "No lo haré" es más fácil cuando tiene un nuevo "Yo quiero":

La mejor manera de hacer un viejo hábito menos tentador es encontrar una nueva "adicción". La mala noticia es que para ser adicta a algo material se necesita dinero, y a veces se puede estar entusada y endeudas. ¿Entonces? Encuentra metas menos consumistas. ¿Qué tal correr una carrera con fines benéficos o escribir una novela o romance donde los protagonistas se separen? Ya en serio, cuando en una persona existe el  sentimiento de que "falta algo" trabajar en algo nuevo que lo apasione lo aleja de otros pensamientos negativos.

3. Cuídate:

Los psicólogos tienen un concepto llamado "la comodidad del contacto". Esto quiere decir que cuando hay suficiente estrés o agotamiento se produce también ansiedad. Lo que no sabíamos era que esa ansiedad hace que el cerebro ignore los riesgos potenciales de  casi cualquier decisión que tome. Así que es muy probable que imagines el cálido abrazo (por eso la comodidad del contacto) de un reencuentro romántico, y olvidar lo malo que pasó antes. Adelántate a esos momentos de estrés  que seguro van a venir y tenga una agenda lo más ocupada posible.


Foto: Ingimage

4.  Ojo con el "oso blanco":

Hay una forma garantizada para asegurarse de que nunca en la vida olvides a tu ex: Tratar de no recordarlo. Los psicólogos llaman a esto el "efecto oso blanco". Si te esfuerzas en no pensar en un oso blanco, seguramente uno estará ya mismo en tu mente. Por eso, cuando de repente pienses en él o ella, no te asustes, y ciertamente no lo tomes como una especie de señal. Acuérdate, disfruta ese momento, y luego haz otra cosa. No retener el pensamiento y tampoco tratar de alejarlo de usted es la fórmula para sacar ese oso.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.