COMENTARIOS

Conviértete en una máquina de placer… atrévete

Conviértete en una máquina de placer… atrévete Conviértete en una máquina de placer… atrévete, foto: Thinkstock

Cada vez es más fácil encontrar en los medios fantasías y estereotipos para realizar sin que sean un tapujo, pero lo cierto es que hacerlas realidad puede... no ser tan fácil si no conocemos los gustos de nuestra pareja y lo que le gustaría hacer.

Por RevistaFucsia.com
 

1. Un buen blow job
Para algunas un tabú, para otras el pan de cada día. El sexo oral es una práctica sexual que goza de gran popularidad entre los gustos masculinos, porque los hace sentir consentidos y a la vez poderosos. “No hay nada como un buen blow job” afirman muchos, es por eso que es recomendable volverse amiga de esta práctica si el interés está en dar la mayor satisfacción posible.
Es cierto que los blow job no son cómodos para todo el mundo, hay quienes deben intentarlo varias veces para hallar satisfacción en ello y hay quienes desde el primer momento descubren un nuevo talento. Si te sientes en el primer grupo y aún no has encontrado lo placentero de dar sexo oral, recuerda que se trata de dar placer a tu hombre, que es una buena manera de consentirlo y que él te lo va a agradecer.

2. Cumplir una fantasía
Cada persona tiene gustos particulares, pero existen ciertas fantasías que son generalizadas en el género masculino. Una buena idea para complacer a tu hombre sería sorprenderlo con un disfraz de colegiala o enfermera cuando llegue del trabajo; llevarlo para tener sexo en algún lugar donde puedan ser descubiertos como un parqueadero, un balcón o un baño público; haciéndole notar que no llevas ropa interior en medio de alguna reunión.
Ten por seguro que a él le va a encantar todo indicio de tu deseo hacia él, las miradas pícaras, la ropa interior arriesgada y los secretos obscenos están permitidos para recrear una fantasía.

3. Hablar de sexo
Aplaudir los movimientos que te gustaron después de tener relaciones puede ser muy satisfactorio para él, porque su ego ascenderá cuando sepa de tu boca todas las cosas que está haciendo bien y te hacen feliz
La buena comunicación es la base de toda relación. La confianza con tu pareja debe permitir la inclusión de conversaciones con contenido sexual, para develar qué le gusta a cada uno si la relación sexual en sí no lo permite.
Aprovechar los dispositivos tecnológicos para tener charlas de contenido sexual con tu pareja puede ser una gran ayuda en la cama, porque enciende los motores antes de llegar a casa.

4. Dirty talk (hablar sucio)
He aquí un gustillo que muchos hombres suelen compartir. Los gemidos y jadeos son indicador indiscutible de placer, a ellos les gusta escucharlos y a nosotras también, pero expresar placer mediante el lenguaje es algo que puede ser mucho más placentero, porque es más explícito y da la impresión de estar protagonizando una película porno.
Utilizar palabras “indebidas” para referirte a lo que quieres sentir o a la posición que quieres tomar puede excitar mucho a tu hombre y además puedes estar segura de que él seguirá tus indicaciones al pie de la letra.

Algunas veces manejar la dirty talk puede ser algo extraño o vergonzante, pero recuerda que a la hora de dar placer en la cama todo está permitido y a él le va a encantar que te sientas segura de ti misma indicando con claridad y con un tono muy sexy en la voz, dónde quieres que te toque, qué quieres que haga o qué tanto te gusta lo que está haciendo.




También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.