COMENTARIOS

Depresión postboda: qué es y cómo tratarla

Fucsia.co

Depresión postboda: qué es y cómo tratarla Si sientes depresión postboda tenemos los mejores consejos y tips para ayudarte.

"Ya he vivido el día más feliz de mi vida, ahora ¿qué viene después?" si te sientes identificada sigue leyendo. Es posible que sufras de depresión postboda y sabemos cómo ayudarte.

"No creo que nunca me haya sentido tan miserable en mi vida", le dije a mi esposo, dos meses después del día de nuestra boda. Estábamos sentados en nuestro apartamento, felizmente casados, y ciertamente no me quería divorciar, entonces, ¿qué me estaba pasando? En retrospectiva, sé que fue el comienzo de mi “depresion postboda” y, resulta que definitivamente no estaba sola en esto.

A medida que transcurre el tiempo las señales se hacen más claras: la constante foto #tbt en vestido de novia, los mensajes de "¡Vamos a tomarnos algo!" y la repentina insatisfacción con los trabajos, los lugares donde viven e incluso los esposos mismos. Es un vacío inexplicable lo que nos lleva a preguntarnos: "¿y ahora qué?". Especialmente si para algunas la respuesta a esa pregunta NO son bebés.

Según los expertos esta experiencia es muy común, más de la que te imaginas, pero entonces ¿por qué nadie nos advierte o prepara para ello? Tras meses de planificación finalmente llega el día más esperado y maravilloso de tu vida, luego te vas de luna de miel disfrutando de los días más románticos juntos, y luego...todo vuelve a la normalidad. Sí, a la normalidad. Aunque creamos que el matrimonio va a cambiar nuestras vidas, lo cierto es que seguramente lo único que cambia es tu dirección de residencia (y hoy en día, ¡ni eso!).

Tal vez nos cueste admitirlo pero todas disfrutamos planear la boda, incluso las más “relajadas”. Tenemos un objetivo, estamos enfocadas, se convierte hasta en nuestra motivación para ir al gimnasio. Y de repente, todo termina: recuperas tu vida cotidiana y con ella tu tiempo libre. Pero ¿qué se supone que debes hacer con él?

Es posible que hayas esperado que al casarte el mundo fuera un lugar más seguro y romántico. Y no lo es, es exactamente el mismo. La normalidad puede ser enormemente decepcionante, pero ¡ojo! esto no quiere decir que sea peor. Simplemente es diferente de lo que pensamos que sería.

Esto es la depresion postboda y puede resumirse en: si ya he vivido el día más feliz de mi vida, ¿qué viene después?

Ahora, si aún estás planeando tu boda todavía tienes una oportunidad para librarte de este mal: planea más allá del matrimonio. Los planes no deben detenerse en el día de la boda o en la luna de miel, deberías estar planeando lo próximo para ustedes como pareja, ya sean los próximos objetivos, o las próximas metas. Entonces así, estarán trabajando juntos para hacer cosas más emocionantes.

Pero si para ti ese barco ya zarpó, lo cierto es que solo el tiempo te ayudará. Eventualmente, los recuerdos de la boda se vuelven menos nítidos emocionalmente y más nostálgicos, y se crea un nuevo “normal”. La realidad del matrimonio se filtra lentamente, como el agua en una esponja y esta vez será cálida y agradable, a diferencia del baldado de agua fría que cayó sobre tus hombros poco después del gran día.

¡Ánimo! Hay formas de hacerlo más fácil:

Reconoce tus sentimientos. Este es el primer paso, y francamente el más difícil, pero a partir de este momento si te aseguras de usar hábitos saludables para enfrentar esas emociones, todo será más fácil.  

Hablalo con tu pareja. Explícale cómo te estás sintiendo, después de todo una de las razones por las que decidieron casarse fue por el apoyo emocional incondicional ¿no?

Identifica lo que te hacía feliz. No te estamos diciendo que planifiques la boda de tu gato, pero sí que identifiques las actividades que te hacían feliz y las continues haciendo. Por ejemplo, ir al gimnasio, hacer planes en pareja, aprender cosas nuevas (¿que ya no necesitas seguir tomando clases para el primer baile? Apúntate a una clase de cocina o jardinería).

Reconoce que es normal. Deja de darte golpes de pecho, de avergonzarte y de compararte con otras parejas. Según una encuesta realizada a nueve mil mujeres se reveló que cuatro de cada diez novias, experimentó depresión y angustia tras su boda. Así que ya ves, no estás sola en esto.

Comienza a hacer una planificación práctica. Piensa en lo que vendrá después, claro, para muchas seguramente no hay nada más emocionante que tener hijos, pero antes hay muchas cosas por hacer. Usa la seguridad y el amor que te brinda tu matrimonio como un trampolín hacia lo siguiente. Sé proactiva y múdate, cambia de trabajo, vete de viaje, tomas las riendas y cambia lo que te disgusta. Pero sobre todo, encuentra tus pasiones, concéntrate en eso y combínalas con las de tu pareja.  

Por último, pero más importante...

Quierete. Acepta que este es un importante período de transición en tu vida, no te apresures ni tome decisiones a la ligera para tratar de sentirte mejor de inmediato. Tómate tu tiempo.

Y así conseguirás tu “vivieron felices por siempre”.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.