COMENTARIOS

¿Adictos al amor? Foto: Ingimage

La fantasía del amor puede llevarnos a una búsqueda constante, permanente y enfermiza de sentirnos "enamorados". La adicción al amor, una peligrosa "droga" en la que todos podemos caer.

Suena romántica la frase, ¿no?. "Soy una adicto/a al amor". El sólo concepto pareciera pintar un paisaje de corazones rosa, príncipes y princesas encantadas. Sin embargo, y como toda adicción el amor puede ser una peligrosa droga tóxica que nos domine y se convierta en una afición desmedida.

Ya algunos estudios han determinado, por ejemplo que la ínsula y el núcleo estriado en el cerebro son el origen del deseo sexual, del amor y ¿adivinen qué?... también de las adicciones. Casualidad o no, el estudio de la Universidad de Concordia y el Hospital Universitario de Ginebra, Suiza, indicaron que las dos estructuras se activan de diferentes formas cuando hay excitación, amor o dependencia por algo… o por alguien.

"El adicto al amor busca todo el tiempo la gratificación emocional, busca siempre estar en un alta autoestima, en el clímax del amor a través del torbellino embriagador del romance y las relaciones". Así describe esta adicción Alexandra Katehakis, fundadora del Centro de Salud Sexual en Los Ángeles, EEUU, en una columna para el portal Psychology today.


"El adicto al amor busca todo el tiempo la gratificación emocional a través del romance". Foto: Ingimage

Ser adicto al amor no es otra cosa que estar buscando de manera constante y permanente la satisfacción emocional. Lejos del ideal de vida de estar "enamorados todo el tiempo", los adictos al amor tienen poca estabilidad en sus relaciones, bien sea porque la etapa de enamoramiento es la única que los engancha a su pareja o porque rápidamente consiguen un nuevo "sujeto del deseo".

De allí que la inestabilidad emocional sea una constante. "No se debe confundir con las personas que son infieles o que no quieren tener una relación seria. El infiel constante puede tener una cuota de adicción al amor, pero muchas veces las razones de su infidelidad tienen más que ver con su autoestima que con querer "enamorarse" del otro. Lo mismo alguien que sostiene flirteos con varias personas a la vez. El adicto al amor cree firmemente en una relación tradicional, por llamarlo de alguna manera, cree en las rosas y chocolates, pero como esa etapa siempre tiene un fin dentro del relacionamiento humano, se acaba su entusiasmo y sale en busca de él", asegura a Fucsia.co la psicóloga y terapeuta de pareja Cristina Castillo.

El problema, según la terapeuta es que este tipo de adicción puede generar problemas graves en la seguridad y autoafirmación del paciente. "Al no obtener lo que en su mente es el ideal de amor, la persona puede sentir que el problema de su inestabilidad es suyo y ahí incurrir en un círculo vicioso que dañe el amor propio", indica.

Esto no quiere decir, por supuesto, que 'amar el amor' y tener esperanza en él deba suprimirse del corazón y la cabeza. Nada más delicioso que estar enamorado de alguien, de salir con la persona que te gusta, de suspirar con los mensajes y todo ese estado de euforia que se tiene cuando se está al lado de la mujer o el hombre que se quiere.

Sin embargo, la fantasía de ese amor ideal puede estar alejándonos de la verdadera realidad de las relaciones. El enamoramiento sirve como soporte de unión de dos personas, pero "compartir un espacio de la vida con alguien es un trabajo duro que por momentos quizás no será tan lleno de romances de película. Escalar esa montaña del amor y los que nos permite ver quién soy yo y quién es la otra persona. De otro modo sólo nos quedaríamos con una apariencia rosa que se acaba y que no es amor", indica Castillo.


El enamoramiento es la parte fácil. Mantener una relación estable es la difícil. Foto: Ingimage

Katehakis va más allá e indica que todo se debe a una "fantasía del amor", que pueden incluir nociones erróneas y desafortunadamente masivas como la "búsqueda de un alma gemela o viviremos felices para siempre".

Algunas claves para superar estas adicciones:

1. Rompa patrones: generalmente los humanos tendemos a "repetir" el tipo de personas que nos gustan. El adicto o adicta al amor potencia estos modelos siempre siendo atraídos por socios negativos o no disponibles.

2. Tenga un tiempo a solas: es recomendable gestionar un tiempo sin pareja y sin conquistas. Darse el espacio para explorar tus cosas, tus sentimientos, incluso para consentirte es una de las mejores terapias y una plataforma importante para fortalecerte.

3. Hablar sinceramente:
en la búsqueda de amor se puede herir a otra persona. Se honesto con las personas con las que se involucra.

4. Tómese las cosas despacio: los adictos al amor suelen pensar que en una semana encuentran al amor de su vida, en dos se casan y en tres tienen hijos, casa y perro. Ve despacio, date el tiempo de conocer a la persona con la que estás saliendo, disfruta estar con el otro sin mayores pretensiones

5. Busca ayuda: casi siempre detrás de una adicción hay un problema más grave. Un trauma, un momento malo en su vida, inseguridades, etc. Un psicólogo, un terapeuta o la familia y los amigos son un buen comienzo para vencer el problema.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.