COMENTARIOS

Con o sin ropa: 10 formas de sentirte sexy

RevistaFucsia.com

Con o sin ropa: 10 formas de sentirte sexy Foto: Thinkstock

Que el poder de tu cerebro hable por ti. El mejor afrodisíaco para una mujer es sentirse segura de lo que tiene, lo que es y lo que quiere ser. Pero tal vez necesitas uno que otro empujoncito para dejar las penas de lado, conocerte y dejar que conozcan tu perfil más sensual. ¿Lista para atraer miradas?

Ni una hermosa cabellera, ni la lencería en un cuerpo de medidas 90-60-90 ni mucho menos unos senos protuberantes son las características de una mujer bella y erótica. Nadie sabe lo que tiene hasta que lo explota. Es más fácil no sentirse sexy y atractiva que cruzar la temerosa línea de la seguridad total. En lo que haces y lo que NO haces está el secreto. Técnicas para verte despampanante.

1.    Toma un baño prolongado: Para creer lo que tienes, debes conocerte de pies a cabeza, de cabo a rabo. El contacto que haces con tu piel es un elemento que intensifica la sensualidad gracias a los corpúsculos, que actúan como receptores sensoriales y tienen reacciones dependiendo del tipo de contacto. Las caricias solo tienen respuestas positivas. Quédate en la ducha por lo menos unos 20 minutos, prepara un baño con espuma y acaricia cada parte de tu cuerpo hasta que la reconozcas el terreno al 100%.

2.    Actividades rutinarias al desnudo:
Estar a “flor de piel” y sentirte cómoda con ello, definitivamente te hace ver más sexy. Te desinhibe y descubres atributos que tienes escondidos. Realiza actividades de la cotidianidad sin un gramo de ropa. Prepara una cena romántica con tu pareja en la que los dos estén completamente desnudos (ojo con las velas, no queremos que te sientas sexy y quemada). Con la comida, se involucran todos los sentidos: el gusto, el olfato, la vista, tacto y oído. Una cena con vino incluido y cuerpos como Dios los trajo al mundo, es un buen preámbulo para hacer el amor.

3.    Haz un striptease: Pon a mover el cuerpo de manera sensual al ritmo de la música. Encuentra la melodía, el espacio, la ropa ideal y déjate llevar por lo que tu cadera y conciencia te dicten. Utiliza prendas ajustadas y zapatos con los que puedas movilizarte fácilmente. Encuentra un lugar apto en el que no tropieces y nada estorbe. Improvisa pasos, movimientos e interacción con objetos que te rodean. El meneo de las caderas y el juego con tu cabello son primordiales para que funcione y adquieras seguridad para el resto del show. Y si hay un espectador enamorado y juguetón, ¡aún mejor!

4.    Huele delicioso:
Escoge tu fragancia favorita y complementa con demás productos de belleza con un aroma similar, de lo contrario, no tendrá efecto y el olor desaparecerá rápidamente. Utiliza uno que te encante y que te produzca sensaciones agradables. Aplícate en puntos estratégicos de  tu cuerpo, como detrás de las orejas, en la mitad del busto, en las manos, los hombros, el cuello y los antebrazos. Remata con una loción, spray o crema para el cuerpo con una fragancia similar a la de tu perfume.

5.    Un masaje profundo:
Una práctica que debe hacerse desnuda, en un espacio con poca luz y con aromas agradables. Si crees sentirte juzgada por el masajista debido a lo que llamas “imperfecciones” corporales, ten en cuenta que ellos solo se enfocan en lo que pasa debajo de la piel. Una vez estés en la mitad del proceso, el trabajo que se realiza sobre los músculos y puntos de tensión, no solo te relajan sino que hace que tu cuerpo se "suelte" fácilmente con los movimientos, estiramientos y poses atractivas.

6.    Un foto-estudio exitoso:
No hablamos de artistas del photoshop que te retraten como una persona que realmente no eres. Un profesional de la fotografía puede reconocer tus mejores ángulos, las  facciones que más te resaltan, tus atributos físicos más notorios, colores de ropa que te hacen ver más delgada o con mayor masa corporal, peinados adecuados según la forma de tu rostro, en fin, una y mil formas de hacerte lucir  atractiva de manera natural pero desde el lente de una cámara. Una fotografía que realmente nos gusta, sube inmediatamente nuestra autoestima.  

Lo que NO debes hacer:
    Venderte a todos los hombres para conseguir aceptación o aprobación
•    Usar escotes profundos y minifaldas en clima frío, solo muestra desesperación.
    No siempre la ropa ajustada es la que más atrae o realza tu figura. Elige ropa que dé espacio a la imaginación, que no resalte lo obvio y en la que no se note tu ropa interior, como las blusas transparentes o los pantalones muy descaderados. No es nada sexy.
    Transformarte con cirugías. Siempre tendrás el estigma, propio y de los demás, de que eres una persona diferente, que realmente no eres tú.
•    Bajar considerablemente de peso. Puedes ser sexy con los kilitos de más que tienes. La preocupación no debe ser el físico, sino tu estado de salud. Si realmente estás pasada de peso, haz una dieta juiciosa que cambie tus hábitos, no que destruya tu organismo y vitalidad. Aprende en qué momento poner un alto y conserva tus curvas naturales.



También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.