COMENTARIOS

El 'Fuck Buddy'

El 'Fuck Buddy' Pareja en la cama, foto: Thinkstock

El fuck buddy, amigo sexual, amante o tinieblo, es una relación que (en teoría) rescata solamente el sexo. Entérate aquí

Por RevistaFucsia.com

Sorprendentemente es un viernes por la noche y no hay señales de que algo interesante vaya a pasar. Llamas a un par de amigas pero, como si fuera poco, todas tienen una cita esa noche. No estás en PMS pero te miras al espejo y estás a punto de llorar. Seguro subiste un par de kilos por los litros de helado que comiste el fin de semana pasado (viendo la maratón de películas de Audrey Hepburn), y por eso no tienes con quien salir. Sí, es eso. Vuelves a coger tu celular y nuevamente revisas número por número… Miguel se fue a la finca, Cristina tiene una cita, Andrea tiene novio nuevo, Juan Sebastián está en un matrimonio, María tiene una cita, Andrés sigue en la oficina (y es tu jefe), Santi tiene una cita, Luisa está runcha, y Mariana está con su amante. Mmmmm, Nico, Nico, Nico…. ¿Aló, Nicolás? Después de 10 minutos estás depilándote las piernas y buscando ropa interior sexy con una rodaja de pepino en un ojo y una bolsa de té en el otro. Ya era hora… 6 meses de verano no es justo con nadie. ¿Cómo no se te había ocurrido antes? Gracias a dios pensaste en Mariana.

Después de 3 horas te sientes otra. No subiste un par de kilos… lo que se te había subido era la libido. Estás radiante, necesitabas una hora de buen sexo. Nicolás es tu tinieblo desde hace casi tres años y es la relación más larga (y menos egoísta) que has tenido con un hombre. Al rato se levantan y él te prepara un waffle con Nutella (después de este ejercicio –olímpico- te lo mereces), y siguen hablando y riendo a carcajadas con una botella de vodka hasta que empieza a amanecer. Te despides con un gran beso, sin saber cuándo es la próxima vez que se verán.

El 'fuck buddy' perfecto
Llegas a tu casa y no tienes sueño… te acuestas, adolorida pero feliz, prendes el televisor y te sueltas en un zapping descontrolado hasta que llegas a un canal donde están dando ‘Sex and the City’, casualmente el capítulo de 1999 que se llama ‘The Fuck Buddy’. Te ríes y tu zapping acaba ahí. En este capítulo, después de unas semanas de estar sin Big, Carrie (Sarah Jessica Parker, la protagonista, para quienes no conocen la serie) invita a su amante de-despecho-y-sexo-casual, John, quien siempre sube su autoestima. Analizando la situación por primera vez, Carrie se pregunta porque John sólo es un Fuck Buddy si la hace sentir tan bien. Decide salir con John en una cita verdadera, para el desconcierto de ambos, pero termina por probar que la conversación entre ellos es tan poco inspiradora, a diferencia de lo inspirador que resulta ser el sexo con él.

John viene a ser el amante perfecto. Se gustan pero no hay sentimientos de fondo, no comparten nada más que un buen sexo. No hay tema de conversación. El problema viene a darse cuando empiezan a pasar juntos más tiempo y a conocerse. Un día te encuentras acompañándolo a esa comida familiar porque después de la cena tienen ‘asuntos que atender’, pero terminas por saber, por boca de su mamá, que a los 5 años él tocaba violín como los dioses. ¡Cómo no morir con esa historia! Poco tiempo después comienzas a verlo con otros ojos. Ahora entiendes porque siempre hubo tema de conversación con Nicolás después del sexo, y porque podían pasar horas y horas juntos, con la premisa de no caer en la necesidad del compromiso.

¿Te gusta tú tinieblo?
A diferencia de Carrie, tú sí encontraste algo que te gusta de él aparte del sexo. Es entonces cuando debes replantear esta relación, analizar si tienes posibilidades con él, y decidir si lo mejor es alejarte para que no te hagan daño. Un tinieblo sólo puede funcionar cuando hay una cierta lejanía entre ambos, a fin de cuentas, cuando es sexo casual. Puede ser un cliché, pero algunos suelen decir que entre las relaciones de amantes, siempre, alguna de las partes inevitablemente va a desarrollar otro tipo de sentimientos. Puede ser. Y es que un fuck buddy, a diferencia de un ‘one night stand’, es de alguna u otra forma un amigo. En unos casos más que otros. Es entonces cuando maldices una generación tan permisiva, incapaz de poner límites. Ya no es tan divertido ni te causa gracia que Charlotte, la amiga de Carrie, no supiera en pleno siglo 21 a que alude el término fuck buddy. Siendo una relación aparentemente tan ‘descomplicada’, puede convertirse en todo lo contrario.

Por eso replantea que quieres. Tu fuck-buddy puede ser tan perfecto como el de Carrie Bradshaw, o puede ser un atajo hacia el abismo emocional. En todo caso, acuérdate que hay matices entre el negro y el blanco, lo que funciona para unos no funciona para otros.

¿Alguna vez has tenido un fuck buddy o quieres tenerlo? Cuéntanos tu experiencia aquí…



También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.