COMENTARIOS

BBC Mundo

Juguetes sexuales en las cárceles "para evitar la homosexualidad"

Juguetes sexuales en las cárceles "para evitar la homosexualidad" Thinkstock

Una senadora de Zimbabue propone repartir juguetes sexuales en las cárceles del país para evitar que los prisioneros "se hagan homosexuales". Para Sithembile Mlotshwa, permitirles a los reclusos satisfacer sus apetitos sexuales debe ser una prioridad para evitar la homosexualidad, que es ilegal en el país africano.

De hecho, en África son 38 los países que criminalizan por ley las relaciones entre personas del mismo sexo. "Y veo que la mayoria de los casos de homosexualidad surgen en las cárceles y el gobierno no da ningún paso para proponer una alternativa", le dijo la parlamentaria a la BBC.

Mlotshwa afirma que para ella la homsexualidad no tiene nada de malo. "No forma parte de nuestra cultura, pero a alguna gente de nuestro país le interesa", reconoció la senadora.

"En nuestra cultura antes no usábamos ropa, andábamos desnudos, pero empezamos a vestirnos influenciados por Occidente. Y ahora nuestra gente está siendo influenciada y quiere probar", agregó.

Y Mlotshwa parece pensar que también se puede copiar una solución para el "problema".

Condones


La idea de los juguetes sexuales es novedosa, pero el tema de los condones en las cárceles sigue siendo una lucha de las organizaciones de salud y derechos humanos. Según la Organización Mundial de la Salud, está demostrado que el suministro de preservativos es factible en una amplia gama de centros penitenciarios.

Ninguna cárcel que reparte condones ha revertido su política, y ninguno ha reportado problemas de seguridad o cualquier otra consecuencia negativa.

En particular, según la OMS, se ha visto que el acceso a los condones no produce un aumento de la actividad sexual o el consumo de drogas, y es aceptado por la mayoría de los presos y del personal penitenciario.

"En otros países les ofrecen aparatos sexuales y construyen habitaciones donde la gente acude cuando surge el deseo" dijo la funcionaria en una reunión parlamentaria sobre género y desarrollo.

Cuando propuso la innovadora idea, muchos se rieron de ella, o se indignaron. "Cómo les doy a dar juguetes sexuales a los presos si no hay dinero para comida o ropa", dicen que fue la queja del secretario de Justicia.

"Por supuesto, me han malinterpretado al decir que yo pido que cambien la comida por los juguetes sexuales. Sólo estaba proponiendo la idea de que no deben ignorar la homosexualidad en las cárceles ni el tema del VIH, que se está propagando. Deberían ocuparse de la comida, la vestimenta y también la homosexualidad", se defendió Mlootshwa.

Uno para todos

Mlotshwa dijo que no cree que la medida salga muy cara: para la senadora, un juguete sexual para los hombres y otro para las mujeres puede alcanzar para todos. "No precisamos dárselos todo el tiempo, sino una vez al mes", señaló.

Es el último giro en una discusión acalorada sobre derechos de los homosexuales. En julio pasado, Mlotshwa sugirió que la propagación del VIH entre las parejas casadas podría frenarse inyectándoles a los maridos químicos para limitar sus apetitos sexuales.

El presidente Robert Mugabe ha descrito en varias ocasiones a los homosexuales como "peor que los cerdos y los perros".

Aunque los juguetes sexuales son un tema tabú en el país africano, "hay mucha información, la gente viaja mucho y sabe mucho, saben lo que son", dice la senadora. "Por supuesto que son un tabú, pero como líderes tenemos que afrontar los problemas".

La parlamentaria admite que "los he visto, pero nunca los probé".

Los presos trabajan mucho en la cárcel, en la construcción y haciendo ropa, pero una vez por mes, dice la senadora, "no perdemos nada por dejarles tener sexo". Mlotshwa, miembro del partido de oposición Movimiento por el Cambio Democrático, resumió: "Es la vida real, y en la vida real no puedes vivir sin sexo".

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.