COMENTARIOS

Qué hay detrás de la personalidad de un tacaño

Qué hay detrás de la personalidad de un tacaño Qué hay detrás de la personalidad de un tacaño, foto: Thinkstock

¿Te has dado cuenta de que tu pareja es demasiado estricta en el gasto del dinero, sobre todo cuando se trata de realizar algún gasto adicional, o incluso en los gastos básicos de una relación? Parámetros para entender a un tacaño.

Por RevistaFucsia.com
 
El tacaño nace o se hace
El comportamiento excesivamente cuidadoso con el dinero no depende de los ingresos de la persona sino que se trata de un rasgo de la personalidad que se ha producido desde la infancia, bien sea como producto de la educación, cuando los padres retienen tanto el dinero como el afecto, o como respuesta a la carencia de afecto en la etapa de la niñez.

Son pocas las teorías psicológicas acerca del tema, Freud relacionó la tacañería con la etapa anal en la infancia, en la que el niño encuentra una manera de vengarse del autoritarismo de los padres reteniendo lo único sobre lo que se tiene poder a esa edad, la materia fecal; este comportamiento se prolonga hasta la adolescencia y la adultez pero reteniendo todo aquello sobre lo que se tiene poder, ya no los desechos biológicos sino el dinero, los objetos o el afecto. Es una explicación discutible pero no hay muchas otras que se opongan a ella.

La psicóloga Luz María Arbeláez afirma que las personas tacañas percibieron carencia de afecto durante la niñez, la necesidad de procurar la permanencia de lo poco que les llegaba, generó la tacañería, que se incrementó con la urgencia de ejercer poder sobre las pertenencias. Siendo esto así, la tacañería corresponde a una fijación del individuo en uno de los estados de desarrollo de la personalidad durante la infancia.

¿La tacañería tiene cura?
La personalidad del tacaño es compleja, sus patrones de egresos están definidos por la percepción de que todo gasto es excesivo. La tacañería hace parte de la estructura de la personalidad de un individuo, de ahí la dificultad de cambiar este rasgo muchas veces mezquino que puede representar un peligro en las relaciones de pareja.

Disuadir los tacaños de su comportamiento resulta bastante complejo porque, por lo general, tienen una imagen muy positiva de sí mismos y consideran que lo acumulado en la vida responde a su estricto y organizado esquema de retención. El tacaño tiende a considerar que tiene la razón en cuanto a la manera como administra su dinero y que los demás son simples despilfarradores.

Hay quienes afirman que una cura, la tacañería puede aminorarse si las personas pertenecientes a los círculos más cercanos hacen evidente las múltiples cosas que está dejando de disfrutar y las diferentes amistades o relaciones que puede perder de seguir anteponiendo la reserva de dinero a los demás aspectos humanos.
Por otra parte hay quienes consideran que persuadir a un tacaño de que tiene un problema es tarea imposible, se podría decir que los casos de tacaños en terapia para arreglar este problema son nulos.

No hay mal que dure cien años, sin embargo, la tacañería se acentúa con la vejez, esto tiene que ver con el incremento natural de la inseguridad que acompaña a la madurez. Por eso se sugiere a las personas que están buscando pareja, que se alejen de los tacaños, porque el amor no corrige este tipo de rasgos del carácter.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.