COMENTARIOS

Dime a qué te aferras y te diré de qué careces

RevistaFucsia.com

Dime a qué te aferras y te diré de qué careces Thinkstock

¿Sientes que eres obsesiva con tu pareja? ¿crees que estás apegada a algo que murió hace rato? ¿No sabes cómo detener tu obsesión? Aquí te contamos cómo hacerlo:

En lo cotidiano y en la vida humana, las relaciones de pareja y en general cualquier tipo de relación se debate entre un sentimiento de atracción o un sentimiento de repulsión. Lo que nos gusta y lo que no; es por esto que cuando se trata de relaciones de pareja es fundamental tener claro en qué estamos y cuál es el sentimiento.

Siempre estamos en el proceso de dejar para luego lo que podemos hacer hoy, es una característica del ser humano y luchamos contra o con ella durante toda nuestra vida. Esto se traduce en que, estamos constantemente tratando de evitar el dolor, lo que nos hace sufrir. El apego se constituye cuando perdemos la capacidad de dejar para después, es decir queremos controlar hasta el dolor que sentimos.

En cualquier relación existe apego, pues es normal que con el tiempo- y a medida que la relación va avanzando- se empiecen a desarrollar sentimientos que te hagan sentir atada a la persona en cuestión. ‘Muchas personas generan apegos fuertes a personas, cuando empiezan a ubicar a estas como parte central de sus vidas’, explica el siquiatra Ricardo Angarita, experto en terapia transpersonal y alternativa.

Centrar a una persona como base fundamental de tu vida, solo genera obsesión. Esta claro que tu pareja hace parte importante de tu vida y cuenta para muchas decisiones que tomes, pero cuando esta se vuelve tu motor de vida se genera un conflicto ya que las libertades y los límites se van perdiendo en una línea confusa. ‘El problema del apego disminuye las opciones de libertad’, agrega el doctor Angarita.

La idea es administrar esos apegos y tener presente siempre los límites que existen y que se deben mantener. Por el hecho de que se convierta en tu pareja no significa que lo posees, eso lo único que genera es rechazo de su parte. Además es fundamental que tengas presente, que tú – al aferrarte tanto a alguien- también estás perdiendo espacio y no es la idea.

Dentro de lo esotérico, la liberación del karma tiene como función el desapego, y el desapego del yo; explica el doctor.

Es obvio que en una relación de pareja se aspira a que la otra persona sea solo para ti. Y si es la indicada lo será. Lo que hay que entender es que liberarse del apego es respetar el espacio del otro y tener en cuenta ‘que una relación de pareja no es incondicional, es condicional’ explica Angarita. Y agrega que- ‘por eso quienes no tienen apegos no necesitan comportamientos egoistas’-.

No hay entonces que reducir las posibilidades de ese espacio, por respeto a ti y a tu pareja. Respetar los tiempos y los espacios, el respeto profundo genera confianza y esas obsesión se disminuye.

Otro asunto importante: para que exista amor y buena relación en una pareja, debe haber una correspondencia. Pueden haber personas que vivan enamoradas sin correspondencia, si es así tienes que dejar ir a esa persona. No hay peor ciego que el que no quiere ver, recuérdalo.

Es necesario un proceso de conocimiento de sí mismo, explica el siquiatra. Sufrir injustamente es tonto, enfócate en conocerte a ti mismo y en lo que puedes dar o no. El balance interno y el auto conocimiento es lo que te permitirá encontrarte y luego si encontrar al ideal.

Sabemos ya que el apego es normal, no lo es la obsesión. Para no llegar allí, dosifica los celos, el apego, trabaja en mejorar tu relación. Recuerda a mayor narcisismo, mayor celos: dice Ricardo. Y por ende menos probabilidad de una buena relación.

Un consejo del experto: tratar de ver a la otra persona como es y no como tu te imaginas que es.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.