COMENTARIOS

Los blogs Ana y Mía, la búsqueda enfermiza de la delgadez

Fucsia.co

Los blogs Ana y Mía, la búsqueda enfermiza de la delgadez Foto: Pantherstock

Con frases como “Nadie dijo que fuera fácil ser una princesa”, los blogs en pro de la anorexia y la bulimia están en los primeros resultados de los buscadores web y promueven la delgadez extrema como requisito para la perfección.

Consejos para evitar la ansiedad por comer, dietas extremas, tácticas para engañar a los familiares y amigos, medicamentos supresores del apetito, exigentes rutinas de ejercicios e incluso “carreras de kilos” hacen parte de la larga lista de temas e incentivos que se encuentran en este tipo de sitios web, creados en su mayoría por mujeres adolescentes.
 
Ana y Mía, como se les denomina, son en otras palabras, la anorexia y la bulimia. Trastornos alimenticios caracterizados por una distorsión de la imagen corporal, en los que existe un temor excesivo por ganar peso. Las Ana se identifican por no comer o hacerlo en cantidades mínimas por periodos prolongados de tiempo, mientras que las Mía consumen alimentos pero seguidamente se inducen al vómito. En ambos grupos, se destaca el uso de laxantes, medicamentos y ejercicio excesivo.
 
En estos sitios de “apoyo”, se les hace creer a las seguidoras o wannabe’s que la meta es ser delgadas a cualquier precio, siguiendo los pasos de celebridades como Nicole Richie, la melliza Mary Kate Olsen y Britney Spears, quienes son llamadas como “thinspiration” o inspiraciones de la delgadez.

Las  páginas también cuentan con foros abiertos, en los que los y las wannabe’s solicitan y reciben consejos en sus proceso; asimismo, comparten fotografías de sus cuerpos durante este. 

“Hola niñas soy de Bogotá-Colombia. Tengo 14 años, tengo sobrepeso y me siento como una total vaca que nadie mira ni determina. Estoy tratando de ser Ana pero no sé cómo lograrlo ¡Ayúdenme!”, es uno de los comentarios anónimos con los que es posible encontrarse al ingresar. Quienes participan en los foros usualmente usan un nickname para no caer en evidencia.

Cuando han llegado al peso pactado, que oscila entre los 30 y 50 kilogramos, se les llama “princesas” y “principes” Ana y/o Mía, según la condición que tengan. Sin embargo, y a pesar de haber llegado a la meta,  el espejo es su peor enemigo, pues aunque físicamente puedan estar muy delgadas, la percepción de su imagen sigue siendo la misma con la que iniciaron.


Signos de alerta

Ayudar, desde los primeros años de vida, a formar una personalidad basada en autoestima y respeto por sí mismos a las niñas y niños son algunas de las claves para evitar que padezcan un trastorno alimenticio a largo plazo, mas no una garantía.

Frases repetitivas como "estoy gorda/o", "si como esto, subiré de peso", además de signos físicos como problemas dentales, debilidad en las uñas, pérdida del pelo, sensibilidad al frío, uso de ropa holgada y ausencia de la menstruación en niñas pueden indicar que algo anormal está sucediendo.

Los cambios de ánimo variables y repentinos, irritabiliadad, rebeldía y depresión también pueden ser señales. Si sospechas que tu hija o hijo es víctima de un trastorno alimenticio acude al diálogo y motívala a visitar a un psicólogo para que reciba asesoría profesional.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.