COMENTARIOS

7 errores que evitan que tengamos un desayuno saludable

Marcela Chacón

7 errores que evitan que tengamos un desayuno saludable

¿Sabías que un buen desayuno favorece la concentración y ayuda a prevenir la obesidad? La nutricionista y dietista Marcela Chacón nos cuenta cuáles son los errores más frecuentes que cometemos al desayunar.

*Por Marcela Chacón / Nutricionista y Dietista

El desayuno es una de las comidas más importantes del día, pues es la primera fuente de energía y de nutrientes que consumimos luego de varias horas de ayuno durante el sueño. Sin embargo, existen tendencias que, sin saberlo, nos llevan a tener malos hábitos en cuanto al consumo del desayuno.

Estos son algunos de los errores que se cometen con frecuencia y evitan que tengamos un desayuno saludable todos los días:

Lee también: Los alimentos claves que debes consumir a cada edad

Omitir el desayuno

Las razón más frecuente para omitir el desayuno es la falta de tiempo y la creencia de que el no desayunar nos ayuda a bajar de peso.

La realidad es que consumir un desayuno adecuado en cantidad y calidad, además de proporcionarnos la energía y los nutrientes necesarios para el funcionamiento del organismo y la realización de las actividades diarias, también nos da la sensación de saciedad y evita la necesidad de comer alimentos con alto contenido de grasas y calorías durante el día.

Consumir desayunos demasiado ligeros

Algunas personas desayunan solo con un café o un poco de fruta. Es necesario incluir durante el desayuno una variedad de alimentos que garantice el cubrimiento de las necesidades de nutrientes durante el día.

Lee también: 10 claves para adelgazar sin sufrir

Ingerir muchos alimentos

Esto puede producir indigestión o hacer que, con el tiempo, el estómago aumente de tamaño y se incremente la demanda de alimentos, favoreciendo así la obesidad.

Tomar el desayuno muy tarde

El desayuno debe consumirse durante la primera hora después de despertar, ya que en ese momento se incrementa la actividad física, las funciones vitales, la actividad cerebral y las respuestas hormonales, lo que lleva a que el cuerpo requiera alimentos. Si no se satisface pronto esta necesidad, se aumenta la producción de ácido en el estómago y esto puede producir dolor y sensación de malestar; además se disminuyen los niveles de azúcar en la sangre.

Exceso de dulces y grasas

Por su aporte de energía, un consumo moderado de azúcares y grasas es necesario dentro de una alimentación balanceada, sin embargo, su exceso puede ocasionar obesidad y enfermedades crónicas como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, entre otras.

No incluir frutas en el desayuno

El consumo de frutas en el desayuno es indispensable por su aporte de fibra, vitaminas y minerales. Incluirlas facilita que se cumpla con la recomendación de cinco porciones de frutas y verduras al día.

No dedicar tiempo suficiente

Desayunar en un ambiente tranquilo y dedicar el tiempo necesario para disfrutar de los alimentos, asegura que mastiquemos de forma correcta y facilita la digestión.

Lee aquí:  ¿Cuáles son los beneficios de frutas y verduras según su color?

Un desayuno saludable debe contener:

  • Un lácteo (leche, yogurt, kumis, queso): los lácteos son importantes en la alimentación ya que aportan principalmente proteína de alta calidad, calcio, vitamina D y fósforo. Hay que tener en cuenta que los lácteos ofrecen la posibilidad de escoger, desde el punto de vista del contenido de grasa, entre lácteos enteros, semidescremados o descremados.
  • Un alimento rico en proteínas (huevo, jamón bajo en grasa): los alimentos que aportan proteína son imprescindibles en la alimentación, ya que este nutriente contribuye a la formación y mantenimiento de la masa muscular.
  • Frutas: por su aporte de vitaminas, minerales y fibra, son infaltables en un desayuno saludable. Una recomendación importante es el consumo de la fruta entera, ya que de esta forma se aprovecha su fibra, además generalmente a los jugos se les adiciona azúcar.
  • Cereal (pan, galletas, tostadas): aportan carbohidratos complejos, que se absorben más lentamente que los azúcares simples, por lo cual ofrecen mayor sensación de saciedad. Son necesarios para obtener de ellos la energía necesaria para el buen funcionamiento de los órganos, principalmente el cerebro y para realizar las actividades diarias. Es preferible consumir cereales integrales por su aporte de fibra y vitaminas del complejo B.

Consumir un desayuno saludable ofrece beneficios como un mejor rendimiento laboral, físico y académico y un mejor estado nutricional.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.