COMENTARIOS

El por qué de los kilos de más

El por qué de los kilos de más No es casualidad que los índices de obesidad hayan aumentado a medida que la cantidad de fumadores ha disminuido.

A pesar de las dietas, el ejercicio y los sacrificios no logras bajar de peso.

Tratas de comer cosas sanas, consideras que realizas suficiente actividad física, pero aun así, los kilos de más continúan atormentándote y tienes que rezar para que entren los jeans que compraste después de la dieta estricta que hiciste hace seis meses. No todo se reduce a la comida y por eso, los médicos especializados en el tema del sobrepeso, dicen que esos hábitos o comportamientos que la mayoría de las personas no ven, contribuyen indudablemente a alterar la figura.

Excesos de fin de semana
Las personas suelen consumir durante el fin de semana entre 200 y 300 calorías más que entre semana. Sumando la noche del viernes, la gente consume entre 600 y 900 calorías más, la mayoría proveniente de postres, helados, grasas y licor. Lo ideal es convertir el fin de semana en una oportunidad para darse algunos gustos pero no todos a la vez. Por ejemplo, aprovecha para tomar un buen desayuno tipo brunch que incluya huevos, que al ser pura proteína alimentan y te dejan satisfecha por un buen rato. Si decides tomarte unos tragos, no comas postre y más bien opta por entradas livianas con alto contenido de proteínas.

De un vicio al otro
No es casualidad que los índices de obesidad hayan aumentado a medida que la cantidad de fumadores ha disminuido. Se ha comprobado que una persona puede subir hasta 10 kilos cuando decide dejar de fumar debido a la ansiedad que le produce no acercarse a los cigarrillos. La solución no es seguir pegada al filtro. Quienes tengan debilidad por el azúcar deben evitar los chicles para dejar de fumar con sabores demasiado dulces, porque pueden disparar el apetito. El té y los pasabocas bajos en calorías son los mejores amigos de las personas que quieran dejar el cigarrillo sin subir de peso. Los productos sin azúcar como la gelatina o los refrescos sin calorías ayudan bastante.

Dulces sueños
Un estudio de la Universidad de Case Western concluyó que las mujeres que no duermen bien, son 32 por ciento más propensas a ganar hasta 15 kilos al cabo de 15 años. La falta de sueño hace que el metabolismo sea más lento y se alteren los niveles hormonales. La misma investigación mostró que después de una mala noche, las personas tienden a elegir comidas menos nutritivas y con mayor contenido calórico.

Más comida menos pepas
Una de las razones por las que la ansiedad aumenta el deseo por los dulces es que el azúcar reduce los niveles de estrés, pero el exceso en su consumo puede continuar, aun cuando haya desparecido el síntoma. Por si fuera poco, cuando el organismo está tenso, se demora más metabolizando los triglicéridos (forma química de la grasa.) También se elevan los niveles de cortisol, la hormona del estrés, asociada a la acumulación de grasa abdominal.

Bebiendo en forma

No sólo el alcohol. Las bebidas como gaseosas, batidos, bebidas preparadas de café, té, helado etc, son proveedores de una buena cantidad de calorías. Adicionalmente, estas calorías líquidas no satisfacen al cuerpo en lo más mínimo, y por el contrario, las convierten en grasa. Las bebidas alcohólicas tienden a despertar el hambre, por lo que te dan ganas de picar maní, aceitunas, un pedazo de pizza, perro caliente, hamburguesa o cualquier tipo de comida rápida después de tomarse unos tragos.






También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.