COMENTARIOS

Al paso de Carolina Gómez, su nueva faceta en el mundo de la moda

Revista Fucsia

Al paso de Carolina Gómez, su nueva faceta en el mundo de la moda

La actriz y presentadora se estrena como empresaria con su marca de diseño JapyCrafts, que este año se arriesga con una novedosa línea de alpargatas artesanales.

De pequeña, Carolina soñaba con seguir la carrera diplomática, cosa que no es de extrañar... Después de todo, cuenta con la aptitud clave para este oficio: la facilidad de relacionarse con la gente, así como el don de destacar dondequiera que vaya. Aunque la vida le mostró otros caminos, ese ideal siempre estuvo presente y la llevó a decidir que su proyecto de vida era trabajar en pro de la industria artesanal del país, así beneficiaría a miles de personas entregadas a este arte y que han pasado inadvertidas ante una sociedad que favorece la producción masiva.

“Crecer haciendo crecer” es el lema que mueve a la actriz y, por tanto, el de su empresa JapyCrafts, en la que trabaja diariamente y con la que aspira darle un nuevo aire a este oficio. “Buscamos generar empleo y aumentar la productividad de los artesanos de Nariño, La Guajira, Chocó, Putumayo y Bogotá, entre otros, para mantener la tradición y las técnicas artesanales, una riqueza que está a punto de desaparecer por la falta de apoyo”, contó Carolina a FUCSIA.

Este año, la compañía está lanzando un nuevo producto: Jutes, resultado de la unión entre JapyCrafts y la firma Más+Diseño, una colección de zapatos tipo espadrilles elaborados ciento por ciento a mano por artesanos colombianos, con elementos y técnicas amigables con el medio ambiente. “Rescatamos el yute como material por su calidad y bondades. En esta primera colección trabajamos el tejido de las comunidades wayúu de la Alta Guajira y las molas del pueblo indígena gunadule”. Por el momento, son 35 mujeres las que se benefician de esta iniciativa, pero se espera que a futuro sean muchas más las que participen.

Y es que diseñar no es algo que le asuste a la ex virreina universal de la belleza, pues siente que lleva ese instinto en las venas. “Mi mamá es arquitecta y toda la vida tuvo su oficina en la casa, me encantaba acompañarla a las remodelaciones y construcciones. También siempre he sido muy proactiva y curiosa, y me he interesado por las artes y la literatura. Precisamente por eso quiero que JapyCrafts no sea solo una compañía de diseño, sino que tenga un profundo sentido social”.

Aunque Carolina sabe que este es un proyecto ambicioso, no duda de que con su equipo (se trata de una empresa familiar) podrá alcanzar el éxito, pues lleva años preparándose y hoy está orgullosa de ver los primeros resultados de tanto esfuerzo.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.