COMENTARIOS

El rastro del conejo Plié, prendas y accesorios en piel de conejo

Carolina Restrepo supo que la piel de este animal se desperdiciaba en los criaderos y la empezó a usar en prendas y accesorios. Con una técnica ecoamigable ha disminuido el miedo al uso de este material.

Carolina fue una de esas niñas que cada ocho días tenía alguna prenda nueva para estrenar. Su abuela era la encargada de confeccionar su ropa y sus atuendos para las clases de ballet que desde muy pequeña empezó a tomar la futura diseñadora.

Oriunda de la zona cafetera, Carolina Restrepo salió a los 16 años de su natal Pereira para ir a la capital a estudiar finanzas y comercio internacional, pero a su llegada a Bogotá se dio cuenta de que su camino iría por otro lado. A pesar de trabajar un tiempo en la Bolsa de Valores de Colombia, un impulso la hizo dejar todo e irse a perseguir sus sueños. Los Ángeles, California, fue su siguiente parada donde se dedicó a estudiar diseño de modas en el Fashion Institute of Design and Merchandising. Con una visión más internacional, la pereirana regresó a Colombia con la firme tarea de cimentar su propio negocio y tratar de hacer algo por la moda del país.

Fue así como puso sus ojos en un criadero de conejos, donde se enteró de que la piel de estos animales se estaba desperdiciando ante la amplia demanda de su carne. Para contrarrestar esta situación, Carolina decidió utilizar aquella piel sobrante para diseñar accesorios a pesar de la notable negativa de la población de usar piel de animal al momento de vestir. “Lo que me hizo tomar el impulso fue darme cuenta de que los conejos no estaban siendo sacrificados con este fin, pues su carne se distribuye muy bien en los Llanos Orientales y el centro del país, y la piel se estaba perdiendo en los criaderos”, explica Restrepo.

Pasos de gigante

Con una idea de negocio, la joven emprendedora puso todos sus conocimientos para crear una línea de complementos de lujo en la que la materia prima sería la piel de conejo. Así nace Plié, una marca con sello nacional dirigida a las mujeres sofisticadas y cosmopolitas que saben dónde y cuándo usar esta clase de accesorios.

Brazaletes, cuellos, bufandas, ponchos, chaquetas cortas, orejeras y abrigos comenzaron a distribuirse en tiendas independientes sin éxito alguno. Ante esto, Carolina logró que la tienda multimarca Perse 828 accediera a vender sus productos, tras dar el convincente discurso sobre sus accesorios que se elaboran curtiendo las pieles de los conejos, evitando el desperdicio de agua y logrando bajas emisiones de carbono.

Las redes sociales y el voz a voz ayudaron a que rápidamente se diera a conocer la técnica de confección que utiliza Carolina para reutilizar la piel de los conejos que se desecha. Elaborando formas fluidas, sin rigidez, en colores tierra y otros más oscuros para lucir en la noche, la bailarina de ballet que se convirtió en diseñadora, cumplió la meta de darle un rumbo diferente a la moda del país. “Ahora quiero internacionalizar mi marca y llevar el concepto a otros países. Los diseñadores jóvenes y emprendedores debemos aprovechar los beneficios del TLC para ingresar al sector manufacturero colombiano y
llevar nuestras creaciones sin barreras y sin aranceles”, agregó emocionada la diseñadora cafetera.

Como inspiración para sus accesorios, Carolina Restrepo cree en la mujer real, aunque afirma que le encantaría ver a las actrices Scarlett Johansson o inclusive a Natalie Portman usando sus productos en alguna gala de premios. La moda italiana es un claro referente de estilo para la investigación de macrotendencias al momento de pensar en qué situaciones y lugares podrían usarse sus complementos, por eso uno de sus sueños es encontrar un distribuidor en Dubái, un destino en el que, está completamente segura, sus productos serían un éxito rotundo.

Uno de los grandes pasos de Catalina ocurrió tras su participación en la feria Colombiatrade Expo que se celebró en Miami en septiembre pasado, donde llevó sus complementos para impulsarlos en el mercado latino de Estados Unidos. Sin miedo alguno, Carolina logró también ingresar a la nueva red del e-commerce. Tienda FUCSIA le abrió las puertas a Plié para que sus creaciones se vendan también en línea. “Es otra clase de clienta la que compra por Internet, por eso quiero que la gente entienda la piel de conejo como la piel de vaca, que tiene diferentes usos en el sector moda”, afirmó.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.