COMENTARIOS

Guía para vivir Bal Harbour

Guía para vivir Bal Harbour Bal Harbour, Miami.

Este pedacito del sur de Florida es la verdadera joya de la corona en la cadena de destinos turísticos de lujo de la costa este de Estados Unidos.

Bal Harbour Village está localizado en la punta norte de Miami Beach donde siempre se respiran las brisas del Atlántico y de Biscayne Bay. Además, está bordeado de playas blancas, aguas cristalinas, cielos inigualablemente azules y embarcaderos poblados de yates, y como si fuera poco residencias y hoteles de ultralujo, restaurantes finos y tiendas de la alta moda que son el sueño cumplido que gozan de igual manera residentes y turistas.

Un poco de historia
Bal Harbour Village fue concebido desde sus comienzos como un vecindario de gama alta. Sus fundadores, Robert Graham, Carl Fischer y Walter O. Briggs, en asoció con la firma de arquitectos Harland Bartholomew & Associates crearon y delinearon en 1929 el plan de la ciudad, pero la Segunda Guerra Mundial los puso a esperar, mientras la Fuerza Aérea alquiló el terreno por un dólar al año para erigir allí una prisión de guerra. Al final del conflicto, Graham convirtió las barracas en residencias y en 1946 Bal Harbour Village se incorporó como ciudad, gracias a que superaron el mínimo requerido por el estado de 25 residentes hombres.

El nombre del destino de Bal Harbour, que inicialmente fue Bay Harbour, cambió para reflejar mejor la ubicación, mediante un juego lingüístico entre la bahía (bay) y el Atlántico. En el mismo año se construyó el primer hotel, Kenilworth-by-the-Sea, promoviendo el ocio de lujo. Éste fue seguido por otros ocho establecimientos: Sea View, Bal Harbour, Balmoral, Ivanhoe, Colony, Singapore, Beau Rivage y Americana, que atraían clientes ricos y famosos y ayudaron a poner a Bal Harbour en el mapa mundial.

En los años 50, ya se consideraba como La Riviera americana y alojaba celebridades desde realeza hasta famosos músicos como Frank Sinatra, Count Basie, Duke Ellington, Bob Dylan o Guy Lombardo. Stanley Whitman, dueño de Bal Harbour Shops, llegó en 1945 y fue uno de los fundadores del nuevo destino. En 1957 compró el terreno que hoy alberga a Bal Harbour Shops, centro comercial que abrió en 1965. La visión del fundador fue la de crear y mantener el más alto nivel de lujo y elegancia, meta que hasta hoy sigue, para asegurar la singularidad y exclusividad del centro.

Dónde alojarse a todo dar
Este oasis de satisfacciones y privilegios consiente a sus visitantes internacionales con la sofisticación sin precedente del One Bal Harbour, que abrió en marzo de 2008, la serenidad del The Sea View Hotel, uno de los primeros en abrir sus puertas (1948) y con un prometedor St. Regis Hotel & Residences que tiene proyectada su apertura para 2011.

One Bal Harbour
Atemporal y sofisticado. Sus pasillos albergan obras de arte que cualquier museo del mundo quisiera tener. Su estilo se inspira en el arte y la decoración asiática, mientras que su restaurante one Bleu combina lo mejor de la tierra y el mar de Florida. El spa ofrece tranquilidad y lujos únicos en Estados Unidos. Es el primer hotel en su categoría en abrir sus puertas en la exclusiva Bal Harbour Village en los últimos cincuenta años. Detalles como las paredes tapizadas en cuero y pisos de parqué de caoba hacen detenerse hasta al huésped más desprevenido.

The Sea View
Fue el primer hotel construido en Bal Harbour. Tiene historia y carácter con los que atrae desde hace cinco décadas a dignatarios y celebridades con sus suites singulares, cabañas de época a lo largo de la piscina, interiores decorados al estilo europeo y un recientemente renovado restaurante Terrace Room y Emerald Bar. Julio Iglesias encontró recientemente en el The Sea View su casa fuera de casa en una de las bellas suites de la nueva colección.

St. Regis Resort & Residences
Tres torres de cristal, sobre nueve hectáreas de terreno y mil pies de playa, marcarán esta nueva época en la vida de Bal Harbour Village con el sello de St. Regis.

La playa
El patrimonio más importante sigue siendo, sin duda, la playa y el maravilloso clima de sol perpetuo del que goza el sur de Florida. La proximidad del agua y brisas constantes no sólo aseguran un buen clima, sino que proveen de vistas panorámicas maravillosas a todos aquellos que residen o visitan temporalmente a este destino.

Para comprar sin parar Bal Harbour Shops es el centro comercial con mayores ingresos por metro cuadrado del mundo, según la revista de especialidad Women’s Wear Daily. Allí se reúnen cerca de cien tiendas de diseñadores de moda y de objetos de lujo. Además de las dos grandes Casas de Saks Fifth Avenue y Neiman Marcus, es el hogar de una impresionante lista de marcas: Ann Taylor, Chanel, Christian Dior, Escada, Max Mara, Brooks Brothers, Dolce & Gabbana, Gianfranco Ferré, Versace, Giorgio Armani, Ermenegildo Zegna, Lacoste, Prada, Ralph Lauren, Valentino, Yves Saint Laurent Rive Gauche, y muchas más. Reconocido mundialmente, este centro comercial se destaca por su elegancia en diseño, los bellos jardines tropicales, un muy alto nivel de servicio y atención al detalle. Los visitantes disfrutan de privacidad al pasear por los pasillos al aire libre y a una impresionante lista de salones de belleza y restaurantes gourmet. La lista de nombres famosos se completa con otras tiendas de especialidades: Christofle, Lalique, Pratesi; y con la concentración más grande del país de las mejores joyerías: Harry Winston, Graff, Bulgari, Cartier, Chopard, Piaget, Van Clef & Arpels y Tiffany & Co.

Para comer como reyes
Los restaurantes de Bal Harbour Shops están abiertos para desayuno, almuerzo y cena, y ofrecen la posibilidad de disfrutar de los jardines del mall, con sus terrazas al aire libre.

Bal Harbour Bistro
El Bistro es un restaurante con un toque nostálgico, que trae el recuerdo de la vieja Europa tanto en su decoración como en el ecléctico menú.

Carpaccio
Abierto en 1994, Carpaccio es uno de los más exitosos restaurantes italianos en el sur de Florida.

La Goulue
El restaurante fue diseñado al estilo de los más finos bistrós de Francia, con sillones y bancas de cuero, techo de metal repujado, separadores de vidrio tallado, candelabros de cristal y una barra enorme de metal macizo.

Lea’s Tea Room & Bistro
Ofrece una exquisita selección de tes de todo el mundo, pastelería fina hecha en casa por pasteleros llegados de Francia, y un menú completo de ensaladas, sopas, sándwiches y especialidades francesas.

Santa Fe News & Espresso
Esta cafetería argentina es el lugar ideal para un bocado ligero, café con leche y alfajores, sándwiches de miga y milanesas.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.