COMENTARIOS

¿Dónde están las solteras?

Revista FUCSIA

¿Dónde  están las solteras?

Se acaba de estrenar en el país ‘Cómo ser soltera’, una comedia romántica en donde se explora la soltería desde diferentes puntos de vista. La película nos sirvió como excusa para charlar con un grupo de solteras sobre los mitos y realidades de su estado civil.

Alice (Dakota Johnson) se estrena como soltera en Nueva York. Después de una larga relación con su novio de la universidad, pareciera que cada vez que entra a un bar de solteros estuviera explorando Marte. "Tinder", "Happn", "Bumble" son palabras comunes en el léxico de sus amigas, pero para ella son parte de un nuevo lenguaje que tiene que aprender a desentrañar.

De la mano de Robin (Rebel Wilson), una alocada compañera de trabajo que sólo está interesada en sexo ocasional; Meg (Leslie Mann), su exitosa hermana quien, llegando a los 40, comienza a pensar en tratamientos de fertilidad para ser madre soltera, y Lucy (Alison Brie), quien pasa todo su tiempo libre en diferentes sitios de citas on line intentando encontrar el hombre perfecto, Alice se embarcará en la aventura de ser soltera. En el camino saldrá con muchos chicos, tendrá uno que otro romance de una noche y aprenderá por qué no se debe textear el emoji de gato con ojos enamorados después de la primera cita.

Si bien la película Cómo ser soltera muestra las historias de diferentes mujeres que intentan encontrar el amor en Nueva York, una de las ciudades en donde abundan los corazones solitarios, los temas que trata son pan de cada día para cualquier mujer soltera. Citas por internet, apps para conocer gente, sexo ocasional, reflexiones sobre la maternidad y la búsqueda del hombre perfecto son sólo algunas de las cosas que inquietan a quienes no tienen actualmente una pareja.

Hace varias décadas Shakira cantaba: “Las mujeres se casan siempre antes de 30, si no, vestirán santos aunque así no lo quieran”, pero en un mundo en el que a los 30 a duras penas se es adulto, esa figura de la solterona cada vez pierde más vigencia. Las redes sociales ofrecen una plataforma para conocer personas nuevas que antes era imposible imaginar. La presión por una vida profesional realizada es a veces mayor que el anhelo por una vida personal estable y las concepciones antiguas sobre sexualidad femenina han sido desbancadas por el placer y el goce. Cabe preguntarse entonces: ¿Cómo ser soltera en el 2016? FUCSIA contactó un grupo de solteras para que compartan sus tips y anécdotas.

El mito de los romances de una noche

Si fuera por las películas, cada romance de una noche terminaría en una apasionada historia de amor. Es más, muchas personas tienen la idea de que estas aventuras son sólo fantasía, pues es imposible dejar el amor a un lado a la hora de tener sexo. Sin embargo, estas concepciones son rápidamente desbancadas cuando se es soltera.

No tener una pareja estable con quien tener una vida sexual constante permite que se abran escenarios en donde lo único que se busca es una noche divertida en la que se pueda desfogar el estrés. María (36) dice que si tuviera una máquina del tiempo, la usaría para ahorrarse a ella misma una decena de romances de una noche. Recuerda, entre risas, que una vez le dio tanta pereza despertarse al lado de su conquista, que comenzó a aspirar a las 2 de la mañana para que él dejara de dormir y se fuera al instante.

Pilar (33) confiesa que durante sus veintes pensaba que en una de esas noches podría conocer al hombre de su vida, pero que con el tiempo, y por estadística, se ha dado cuenta de que de esas noches a veces sólo queda un mensaje por Whatsapp tipo “¿Cómo te acabó de ir?”, al otro día. Ángela (33) asegura que cuando uno está soltero, este tipo de romances son necesarios para salir de un verano largo y pasar un buen rato.

El extraño mundo de las apps de citas

Tinder tiene 50 millones de usuarios activos alrededor del mundo, lo que prueba que es una de las maneras más efectivas que tienen los solteros hoy en día para conocer gente nueva. Sin embargo, por cada historia de éxito hay decenas de historias en las que la cita es realmente desastrosa. Confiar en una foto de perfil para conocer un potencial candidato a pareja puede ser arriesgado o, en palabras de Pilar: “Cuando las uso me siento escogiendo papas sabaneras”.

Para Luisa (36), aventurarse en Tinder fue una necesidad, ya que al llegar a Colombia después de estudiar en el exterior se sentía desubicada y no sabía muy bien dónde conocer gente nueva. Dio like en la foto de un hombre francés que se veía amable e interesante y después de la primera cita la química continuó fluyendo y hoy llevan ocho meses de relación. Para ella la clave fue no tener muchas expectativas y estar abierta a conocer un tipo de personas distintas a las de su círculo social cercano.

Para Paula (33), las fotos de perfil pueden dar mucha información sobre el candidato: “Doy like a quienes tienen buenas fotos. Esto es que no tengan fotos con la camiseta de la selección Colombia o con medias de aguardiente. Confieso que doy mucho like a las fotos con mascota. Amo mis gatos y creo que alguien con mascotas puede entenderme en este tema”.

Vida profesional vs. Vida personal

En el 2008 las pistas de baile se inundaron con solteras que coreaban el éxito de Beyoncé All the Single Ladies, que celebraba la libertad de posponer una propuesta matrimonial hasta que llegara el momento correcto. Y quién mejor que la señora Knowles para cantar este hit, pues ella primero consolidó su carrera discográfica y luego decidió casarse y conformar una familia con Jay –Z.

Con la llegada del feminismo, las opciones para las mujeres se abrieron de maneras incontables. Si hace medio siglo la única manera de emancipación era por medio del matrimonio, hoy se da por sentado que la educación universitaria y las posibilidades de hacer un posgrado en el exterior son parte de la formación de cada mujer. Entonces, ¿qué lugar ocupan el matrimonio y los hijos en la lista de prioridades?

Paula (33) es muy elocuente frente al tema: “Veo mucha gente casada que está aburrida. Esposos y esposas que comen en restaurantes carísimos mirando al infinito, parejas aburridas detrás de las bicicletas de sus hijos en la ciclovía. Seguramente la sociedad presiona a los solteros a que se casen para que luego se quejen con ellos y vean Sábados Felices para reír con los chistes malos sobre el matrimonio, hablen de la esposa celosa, el marido ebrio, la suegra insoportable. No tengo ningún afán frente a eso”. María, quien recientemente se mudó con su novio, complementa: “Mi familia nunca ha presionado por el matrimonio, de pronto porque no somos una familia religiosa o de pronto porque soy terriblemente consentida y mi papá quiere todo menos perder mi ‘custodia’. Además, siento que una fiesta de matrimonio es demasiado costosa. De todas maneras, debo confesar que soy adicta a los blogs de bodas y que tengo un tablerito secreto en Pinterest con apuntes por si alguna vez pasa”.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.