COMENTARIOS

Sexo después del divorcio

Revusta FUCSIA

Sexo después del divorcio

Cómo retomar la vida sexual después de una ruptura matrimonial sin volverse víctima del sexo casual ni de los vividores que pululan en las redes sociales.

El divorcio está disparado en todo el mundo. Sólo en Colombia, según datos de la Superintendencia de Notariado y Registro, mientras que en el 2005 se reportaron 3.391 casos, el año pasado la cifra aumentó a 10.618. Y se espera que la ola siga creciendo, pues de acuerdo con especialistas en relaciones de pareja, en el inmediato futuro lo normal serán los enlaces de corta o mediana duración, pues aquello de que “hasta que la muerte los separe” ya no figura en el nuevo ideario de los esposos.

La sociedad vive impactada con este vuelco. Para la muestra, el éxito de los libros, comedias o monólogos teatrales en los que se aborda lo que se ha dado en llamar “entrar a formar parte del mercado del usado”. Esta utilitarista frase, muy de moda, en la cual los seres humanos se rebajan a la categoría de cosas, como carros, alude a rehacer la vida afectiva y sexual después de separarse o divorciarse. Tales obras, en las que las mujeres, por cierto, llevan la peor parte, muestran los fiascos que se experimentan en esa situación, pero detrás de la risa que producen tales chistes, se esconde la triste realidad de que la gente no sabe cómo manejar su vida sexual tras una ruptura, y ello le trae a menudo más problemas.
 
En Estados Unidos, donde surgen especialistas para los más delimitados e insospechados temas todos los días, ya existen no sólo terapeutas especializados en el asunto, sino además best-sellers, páginas Web y hasta centros de atención. Tal es el caso de la doctora Laura Berman, quien tiene en Chicago una clínica dedicada a ayudar a las mujeres a retomar su erotismo. Lo primero que hace esta experta cuando sus pacientes llegan allí, es explicarles cómo su líbido puede verse trastornada por el trance que atraviesan. “Las heridas sin sanar o la rabia pueden afectar la habilidad para involucrarse en una relación satisfactoria”, dice Berman, autora también de For Women Only: A Revolutionary Guide to Overcoming Sexual Dysfunction and Reclaiming Your Sex Life, best-seller editado por The New York Times. Ella y otros expertos coinciden en afirmar que si una persona divorciada no asume el proceso de curarse de los traumas que le dejó su fracaso matrimonial, el sexo después de la separación puede hacerla sentir peor.
 
El divorcio, recuerda Berman, también influye sobre la sexualidad, porque muchas veces conlleva la pérdida de la fe, el idealismo y la confianza en sí mismo. La mujer, en especial, cuando ha sido rechazada por su ex o cambiada por otra, puede experimentar el bloqueo de sus deseos, pues siente que ya no es sexy.
Otro especialista en este tema, el doctor Ian Kerner, expone que también es muy frecuente el caso de las divorciadas que buscan las relaciones íntimas como una manera de retomar el control de sus vidas.
 
Y es ahí cuando se hace propicio hablar de un tema casi inherente a la vida amorosa de tantos divorciados: el sexo causal. El doctor Kener, autor de She Comes First, un best-seller que les enseña a los hombres a complacer a las mujeres, señala que tras un periodo de ausencia total de sexo, no son pocos los que incursionan en las relaciones de una noche o esporádicas, con personas que apenas conocen. Se trata, dice, de una etapa de transición, de la cual pueden salir con una perspectiva más razonable de su sexualidad. Pero Kener les recuerda a las mujeres que esta experiencia no es lo mismo para ellas.
Y no es que este especialista sea machista, sino que sabe que la biología de ellas les hace más difícil ir tras “sólo sexo”. Ello, afirma, porque el orgasmo genera la producción de oxitocina, una hormona que estimula los sentimientos de apego o de cariño especialmente en las mujeres. “Ser amigos con derechos no es tan sencillo. Es fácil caer en la trampa de intentar algo casual que a la final no resulta serlo. Por eso, en general, es mejor no tener sexo con quien no se está seguro de querer una relación”, apunta Laura Berman, quien junto a Kener y a la coach de divorcio Carolyn Ellis, recomiendan los siguientes tips para prepararse a encontrar una nueva pareja.

Diez pasos para reencontrar el sexo
1. Sin prisa
Antes de volver al mundo de las conquistas, date la oportunidad de sanar tus tristezas y reflexionar sobre lo que falló en tu matrimonio. Ello, para evitar caer en un desorden emocional que a la vez te lleve a una nueva relación insegura, insatisfactoria, y que le eche sal a tus heridas.

2. Los tiempos cambian
A quienes estuvieron casadas por largos años, Berman les advierte que a lo mejor se encuentren con que las costumbres amorosas de hoy son muy diferentes a las de sus años mozos. Ahora, hay expectativas de sexo en la primera o primeras citas y el sentido de compromiso es raro. “Tu decides qué expectativas funcionan o no para ti”, dice Berman.

3. La primera relación posdivorcio no es para siempre
La experta señala que cuando la divorciada vuelve al galanteo, debe comprender que el primer amorío no va a ser el definitivo, sino el sanador. Ella ha cambiado desde que se casó y cada persona con la que salga le enseñará más sobre lo que busca ahora en una relación. En ese contexto, para algunos tendrá sentido tener sexo en esa transición. Otros, quizá no escogerán hacerlo con quien las cosas no tienen futuro. “La regla es que no hay reglas. Ahora es el momento de hacer lo que obre en su propio interés”, agrega Carolyn Ellis.

4. Cuídate
Tener sexo con alguien que no se conoce muy bien, puede romperle el corazón y agregarle problemas que no tenía. Redobla tus cuidados cuando ligues por Internet, pues tu nuevo enamorado puede resultar un violador, un vividor o un ladrón.

5. Vence la tentación
La pasión sexual puede ser desfogada con cualquiera, pero una verdadera relación toma tiempo y mucho amor. “Si  quieres algo serio, tener sexo muy pronto puede enturbiar las aguas. Para ser totalmente honestos, es común que el hombre piense: ‘si ella lo hizo de una vez conmigo, ¿con quien más no lo estará haciendo?’. La gente no se siente especial cuando el sexo llega tan pronto. La regla general es no irse a la cama con alguien hasta que realmente lo conozca y tenga claro que él se siente tan atraído por ti como tu por él”, dice Berman.

6. Se creativa 
"No tienes que tener sexo para sentirte sexual con alguien. El sexo es mucho más que el acto mismo. Se trata de sentirse sexy, segura, ardiente, vibrante y dinámica”, recomienda el doctor Kener. Él anima a sus pacientes a ver más crepúsculos con su pareja, oír música, cocinar, caminar tomados de la mano, “que pueden ser momentos muy sensuales si  te sumerges en los sonidos, colores y olores a tu alrededor”.

7. Las cosas claras
Berman afirma que es necesario saber por qué se tiene sexo con alguien. Sentir que no es muy gorda, vieja o fea para ser deseada no es una buena razón, advierte Berman. Ella aconseja que cuando se quiera pasar al siguiente nivel con alguien que le interese mucho, es mejor manifestarle que si tienen sexo eso repercutirá en su corazón. Así, si él no quiere cargar con esa responsabilidad, tendrá la oportunidad de exponérselo antes de ir a la cama.

Hay quienes tienen sexo con su nuevo novio porque descubrieron que tenían muchas incompatibilidades en ese aspecto con sus ex y ahora quieren poner eso a prueba antes de tomarlo en serio. Otras creen que el sexo mejorará su relación con el hombre del que están enamoradas. “Cualquiera que sea la razón –asevera Berman–, asegúrate de que la otra persona la comparte. Mientras haces el amor,  no querrás estar pensando si él te amará mañana”, concluye.

8. Se responsable
La doctora Ellis anota que quedar embarazada puede complicar las cosas. Ella cuenta que ha visto pasar por su consultorio a muchas divorciadas que no usaron ningún método de control natal porque sus amantes les dijeron que se habían practicado la vasectomía y no era cierto. Así, resultaron encinta cuando apenas comenzaba la relación.

9. Sexo saludable
Aquellos que se casaron en sus tempranos 20 y ahora están en sus tempranos 40, quizá no tienen mucha conciencia de la epidemia de VIH/Sida, de modo que no están familiarizados con frases como “el sexo es un riesgo” y el carácter casi obligatorio del uso del condón. Por ello, Berman recomienda a los divorciados informarse sobre esta afección y, en general, de las infecciones de transmisión sexual, que suelen ser traicioneras. El mismo VIH y la sífilis no presentan síntomas por años. Entonces, el hecho de que alguien luzca limpio, no significa que esté sano.

10. Reinventarse después de la ruptura
Los sexólogos y sicólogos que ayudan a reconstruir la vida sexual tras el divorcio creen que ello nunca será gratificante si no tiene un fondo. “Los hombres y las mujeres tienen que redefinirse a sí mismos y reinventar sus vidas”, afirma la doctora Tina Tessina, de Divorce360.com. Además de comprender y perdonarse los errores cometidos en el fallido matrimonio, ella aconseja identificar el tipo de persona con que se quiere compartir y buscar las redes sociales, lugares y actividades donde pueda encontrarla.
El secreto, dice, es cultivar una idea de inspiración zen, como es la de conservar una mente de principiante. “Acepta que todo lo que estás haciendo ahora es nuevo para ti, y disponte a aprender”, recomienda.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.